Legisladores piden al gobierno de EE.UU. no autorizar la vacuna COVID-19

Por Zachary Stieber
20 de Febrero de 2020
Actualizado: 20 de Febrero de 2020

Más de una docena de legisladores pidieron el jueves a la administración de Trump que no autorice ninguna de las vacunas desarrolladas de COVID-19, a la vez que solicitaron requisitos para garantizar que el precio de cualquier vacuna no alcance niveles excesivos.

Los miembros de la Cámara de Representantes dijeron en una carta enviada el 20 de febrero al presidente Donald Trump, que están orgullosos de que Estados Unidos sea un líder en el desarrollo de una nueva vacuna y los tratamientos para el nuevo coronavirus, que causa una enfermedad que ya mató a miles de personas en todo el mundo, principalmente en China. Pero cualquier vacuna o tratamiento financiado con el dinero de los contribuyentes de EE.UU. no debería ser exclusivamente autorizado, escribieron los legisladores.

Tal licencia “podría resultar en una medicina costosa que es inaccesible, malgastando los recursos públicos y poniendo en riesgo la salud pública en los Estados Unidos y en todo el mundo”, escribieron.

Si el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) u otro organismo avanza con tal propuesta, la licencia debería ser limitada e incluir requisitos de precios. El departamento debería poder intervenir si un fabricante pone un precio demasiado alto a la vacuna COVID-19, argumentaron los legisladores.

Una intervención “es particularmente crítica para las vacunas, que son más eficaces cuando la gran mayoría de la población está inmunizada”, explicaron.

Los viajeros llegan a la Terminal Internacional Tom Bradley de LAX con máscaras médicas para protegerse contra el nuevo brote de coronavirus en Los Ángeles, California, el 2 de febrero de 2020. (David McNew/Getty Images)

Mientras que los ensayos clínicos para un tratamiento con COVID-19 ya están en curso en China, los Estados Unidos no esperan para comenzar los ensayos para una vacuna hasta dentro de unos meses. Ese desarrollo solo es posible, dijeron los representantes, debido al financiamiento público y de los contribuyentes de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) para la investigación de los coronavirus, citando un informe de Public Citizen publicado el jueves temprano el cual decía que la agencia federal gastó casi 700 millones de dólares en investigación y desarrollo desde el brote del SARS en 2002.

Las instituciones públicas y sin fines de lucro han apoyado los seis ensayos clínicos sobre coronavirus activos de la industria farmacéutica antes del brote actual y dos tercios de los esfuerzos actuales de vacunas y tratamientos dirigidos a COVID-19, según el informe.

Los legisladores señalaron que el HHS acordó a principios de este mes ampliar la colaboración con Regeneron Pharmaceuticals, una empresa con sede en Nueva York, para desarrollar tratamientos para el nuevo coronavirus. La asociación implica que el HHS pagará el 80 por ciento de la investigación, un subsidio que pone de relieve la necesidad de “barreras de protección” que “para evitar que Regenoren monopolice la medicina y maximice las ganancias”, dijeron los legisladores. La cifra del 80 por ciento no fue citada en los comunicados de prensa de Regeneron o del HHS.

“No deberíamos conceder a ningún fabricante un cheque en blanco para monopolizar una vacuna contra el coronavirus o un tratamiento desarrollado con el apoyo público y de los contribuyentes”, escribieron los legisladores. Temen que si la administración Trump no toma medidas agresivas, los estadounidenses y la gente de algunos otros países no estarán adecuadamente protegidos contra los brotes de coronavirus actuales y futuros.

La Casa Blanca y el HHS no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Los legisladores que firmaron la carta incluyeron al presidente de la judicatura de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler (D-N.Y.), a la presidenta en funciones de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney (D-N.Y.), y al representante Jan Schakowsky (D-Ill.).

Un vendedor callejero iraní vende máscaras protectoras en la capital, Teherán, el 20 de febrero de 2020. (Atta Kernare/AFP a través de Getty Images)

Los funcionarios federales de salud están hablado de desarrollar un tratamiento o una vacuna para el nuevo virus en múltiples ocasiones durante las últimas semanas.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, dijo a un panel la semana pasada que ninguna compañía farmacéutica ha dicho que fabricaría una vacuna para el nuevo virus. Incluso si se da un paso adelante, y la vacuna funciona, pasará al menos un año antes de que la vacuna esté disponible, añadió.

Si las cosas se ponen realmente mal, entonces los funcionarios pueden proceder “en riesgo” al invertir cientos de millones de dólares en los esfuerzos para tratar de acelerarlas, dijo.

Durante el brote del Ebola, una vacuna fabricada por Merck dejó a esa compañía con pocas esperanzas de recuperar los costos después de que el mercado para el producto desapareciera porque los esfuerzos de contención fueron muy exitosos.

“Cuando estábamos haciendo esto con el Ébola, fue una importante compañía de vacunas que se arruinó la que ahora se está retirando de eso”, agregó Fauci. “Va a ser un reto conseguir que una gran compañía haga eso”.

Ese mismo día, Janssen Pharmaceutica, parte de Johnson & Johnson, anunció una asociación con el HHS para desarrollar una vacuna.

“Esta asociación asegurará que la investigación vital se haga posible a una velocidad rápida y subraya la importancia de las asociaciones público-privadas para hacer frente a la epidemia mundial del nuevo coronavirus”, dijo Paul Stoffels, vicepresidente del comité ejecutivo y director científico de Johnson & Johnson, en una declaración.

“También estamos en conversaciones con otros socios, que si tenemos un candidato para una vacuna con potencial, nos proponemos hacerlo accesible para China y a otras partes del mundo”.

Stoffels expresó el mes pasado su confianza en que la compañía pueda crear una vacuna.

El HHS también está trabajando con Janssen y Sanofi Pasteur, la unidad de negocio global de vacunas de Sanofi, para desarrollar tratamientos para el nuevo virus.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber

***

Videos filtrados de China revelan lo que realmente está sucediendo en los hospitales

TE RECOMENDAMOS