Legisladores republicanos exigen a DHS que publique documentos relativos a junta sobre desinformación

Por Naveen Athrappully
24 de Mayo de 2022 5:07 PM Actualizado: 24 de Mayo de 2022 5:07 PM

Un grupo de legisladores republicanos ha escrito una carta al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, exigiendo la publicación inmediata de todos los documentos relevantes relacionados con la Junta de Gobernanza sobre Desinformación.

La carta, enviada el 23 de mayo, está firmada por el senador Josh Hawley (R-Mo.) y otros cinco senadores. Mayorkas había “prometido bajo juramento” poner a disposición los registros de la Junta de Gobernanza sobre Desinformación, decía la carta.

El 4 de mayo, cuando Mayorkas testificó ante la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado sobre la creación de la nueva junta, prometió presentar todos los registros de la junta a la comisión, a menos que exista una prohibición legal para hacerlo.

Sin embargo, “nuestras oficinas aún no han recibido ninguno de estos documentos”, decía la carta. “Por lo tanto, escribimos para exigir el acceso inmediato a todos los registros y comunicaciones relacionados con la Junta de Gobernanza sobre Desinformación”.

Tras afirmar que se alegraban de la decisión del DHS de suspender la junta en respuesta a las preocupaciones que habían planteado, los senadores republicanos insistieron en que un “error” así no debería repetirse.

Los legisladores republicanos exigieron al DHS que fuera transparente sobre su proceso de toma de decisiones para entender por qué pensó alguna vez que crear una junta de desinformación “sería una buena idea”.

La carta pedía al DHS que presentara las comunicaciones grabadas o escritas relacionadas con la formación de la junta, las actas de cualquier reunión durante la formación de la junta, una revisión legal para determinar si las actividades de la junta estarían autorizadas según la constitución estadounidense, cualquier comunicación o registro sobre las personas que servirían en la junta, las comunicaciones relacionadas con el nombramiento del director ejecutivo de la junta y las comunicaciones con la Casa Blanca relacionadas con la formación de la junta y el nombramiento de los funcionarios.

Además, también se ha solicitado cualquier documento que tenga relación con la junta de desinformación pero que no haya sido incluido en la lista anterior.

El anuncio de Mayorkas de la creación de la junta sobre la desinformación el 27 de abril provocó una fuerte reacción, ya que muchos ciudadanos plantearon la preocupación de que la división se convirtiera en una herramienta de censura del gobierno, comparándola con el “Ministerio de la Verdad” de la novela distópica “1984” de George Orwell.

Hawley envió una carta a Mayorkas el 28 de abril en la que decía que la junta de desinformación es “ciertamente inconstitucional”, y añadía que el “único propósito de esta nueva Junta de Gobernanza sobre Desinformación será reunir el poder del gobierno federal para censurar el discurso conservador y disidente”.

En respuesta a la reacción, la junta de desinformación se puso en pausa y se creó un panel para revisarla. Nina Jankowicz, que fue elegida para dirigir la junta, renunció poco después de su nombramiento.

Las críticas a la junta sobre desinformación no solo han venido de los republicanos, sino también de grupos de libertades civiles y derechos humanos, según señaló Jameel Jaffer, director del Instituto Knight de la Primera Enmienda de la Universidad de Columbia, en un tuit del 18 de mayo.

“Había muy buenas razones para cuestionar y criticar la iniciativa del gobierno de Biden. No es cierto que todos los críticos fueran de derecha, o desinformadores, o que actuaran de mala fe”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.