Legisladores republicanos proponen ley que equipara a los cárteles de droga con grupos terroristas

Por Victor Westerkamp
18 de Diciembre de 2019
Actualizado: 18 de Diciembre de 2019

La semana pasada, el 11 de diciembre, dos senadores republicanos, David Perdue de Georgia y Tom Cotton de Arkansas, presentaron una legislación que sometería a organizaciones criminales extranjeras como los cárteles de la droga a sanciones similares a las que se aplican a las Organizaciones Terroristas Extranjeras (FTO, por sus siglas en inglés).

La llamada ley de designación de organizaciones delictivas transnacionales importantes, que sería una enmienda de la ley de inmigración y nacionalidad, entrañaría:

  • Prohibir que los miembros de la organización y sus familiares directos sean admitidos en Estados Unidos.
  • Congelar sus activos.
  • Imponer sanciones civiles y penales contra las personas que proporcionan asistencia material o recursos a la organización.

Los senadores del Partido Republicano, Marsha Blackburn de Tennessee, John Cornyn y Ted Cruz de Texas, Lindsey Graham de Carolina del Sur, Mitt Romney de Utah, Josh Hawley de Missouri y Ben Sasse de Nebraska también patrocinaron el proyecto de ley.

“Las organizaciones criminales y los cárteles de la droga, como el responsable del ataque del mes pasado en México, deben ser tratados como grupos terroristas a los ojos del gobierno de Estados Unidos. Este proyecto de ley ayudaría a detener la violencia de los cárteles al asegurar que estos grupos —y cualquiera que los ayude— enfrenten terribles consecuencias por sus acciones”, dijo el senador Cotton, según el sitio web de Ted Cruz.

La administración Trump utilizó un plan similar para designar a los cárteles de la droga como organizaciones terroristas después del ataque de noviembre, pero el Presidente recientemente dio marcha atrás la política a pedido del Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, reportó la revista Conservative Review.

“Todo el trabajo necesario se ha completado para declarar organizaciones terroristas a los Cárteles Mexicanos”, dijo el presidente en Twitter. “Estatutariamente, estamos listos para hacerlo”. Sin embargo, añadió, detuvo el plan a petición del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a quien llamó “un hombre que me agrada y respeto”.

“Los cárteles son lo peor de la humanidad. Como vimos en el horrendo ataque del mes pasado en México, aterrorizan a familias inocentes y explotan a los niños con el fin de alimentar el tráfico de drogas y otras actividades ilícitas. Estas organizaciones criminales deben enfrentar graves consecuencias financieras por el terror que infligen en Estados Unidos y en todo el mundo. Tenemos que poner a los cárteles fuera del negocio de una vez por todas”, dijo el senador Perdue.

El proyecto de ley también pediría al Presidente que informe los resultados de una investigación del Congreso sobre los atentados del 4 de noviembre en México y que decida si estos atentados cumplirían con los criterios para ser obra de una organización terrorista y si serían tratados en consecuencia.

Después de que al menos nueve estadounidenses murieran durante el atentado de un cártel en el estado fronterizo mexicano de Sonora el 5 de noviembre, el presidente Donald Trump extendió una oferta para ayudar a México a librar una “guerra” para eliminar los cárteles de la droga.

“Si México necesita o solicita ayuda para la limpieza de estos monstruos, Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz de involucrarse y hacer el trabajo de manera rápida y efectiva. El gran nuevo Presidente de México ha hecho de esto un gran asunto, ¡pero los cárteles se han vuelto tan grandes y poderosos que a veces se necesita un ejército para derrotar a un ejército!”. Trump escribió en un tweet el 5 de noviembre.

Unos minutos más tarde, añadió: “Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, haga la GUERRA contra los cárteles de la droga y los borre de la faz de la Tierra. ¡Simplemente esperamos una llamada de su nuevo gran presidente!”

Tres mujeres y seis niños fueron asesinados a tiros, y otros resultaron heridos el 4 de noviembre, cuando miembros de un cártel atacaron sus vehículos en un camino de terracería entre los estados de Chihuahua y Sonora, ambos en la frontera con Estados Unidos. Los muertos pertenecían a la familia LeBaron, una comunidad mormona disidente que se estableció en las colinas y llanuras del norte de México hace décadas.

El reportero del Epoch Times Petr Svab contribuyó a este informe.

A continuación

Casas escondidas: un fenómeno oculto y horrible en la frontera México-EE.UU.

TE RECOMENDAMOS