Zoológico arranca las garras a leona de 14 meses para que los niños puedan jugar con ella

Por Li Yen
25 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Falestine, una joven leona mantenida en cautiverio en el zoológico de Rafah, en el sur de la franja de Gaza, nunca tuvo la oportunidad de ser una cachorra de león normal. En un intento de hacerla amigable con los niños, ella fue mutilada por sus captores en enero de 2019, cuando solo tenía 14 meses de edad.

Después de que le arrancaron brutalmente las garras con un par de tijeras y le cosieron las heridas, a Falestine le dieron el trabajo de jugar con los visitantes, en especial con los niños, con el fin de generar ingresos para el zoológico.

Anas Abdel Raheem, de 12 años, que conoció a Falestine de cerca en el zoológico de Rafah, dijo a AFP: “Estoy contento porque jugué con el león y no me mordió ni me rasgó la ropa. Mis amigos vieron las fotos que publiqué en Facebook y WhatsApp”.

Las imágenes que muestran a Falestina sin garras en el zoológico palestino, así como las que muestran a la gente jugando con la leona después de que le quitaran las garras, provocaron indignación entre los activistas del bienestar animal, que condenan el acto.

Niños palestinos miran a través de los barrotes de una jaula a la leona “Falestine”, sin garras, en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (SAID KHATIB/AFP/©Getty Images)

Los activistas del bienestar animal alegan que la leona fue sometida a un “dolor horrible” cuando le quitaron las garras.

Sin embargo, el dueño del zoológico, Mohammed Jumaa, de 53 años, y el veterinario Fayyaz al-Haddad no sintieron remordimientos de conciencia por haber cometido el acto considerado cruel por los activistas.

Animales en cautiverio
El veterinario palestino Fayyaz al-Haddad sostiene la pata de la leona “Falestina” después de que extraen las garras en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (©Getty Images | SAID KHATIB/AFP)

El dueño del zoológico, Mohammed Jumaa, dijo al noticiero: “Estoy tratando de reducir la agresión de la leona para que pueda ser amigable con los visitantes”.

“Las garras fueron cortadas para que no crecieran rápidamente y los visitantes y los niños pudieran jugar con ella”, dijo Fayez al-Haddad, el veterinario que le extrajo las garras a Falestina. “Queremos llevar sonrisas y felicidad a los niños y al mismo tiempo aumentar el número de visitantes al parque, que tiene altos gastos”.

Fayez al-Haddad dijo que la leona “no pierde su naturaleza innata” porque le han quitado las garras, pero Four Paws, una organización benéfica internacional de bienestar animal, tiene una opinión diferente.

El veterinario palestino Fayyaz al-Haddad sostiene la pata de la leona “Falestina” después de quitar las garras en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (Crédito: SAID KHATIB/AFP/©Getty Images)

Four Paws explicó que quitar las garras es en realidad “un procedimiento particularmente vicioso que causa un daño duradero” para los grandes felinos, dijo en una declaración a MailOnline.

La organización benéfica para el bienestar de los animales llamó a la sustracción de las garras de la leona un trato cruel y horroroso, así como una “mutila[ción] brutal”. Si se realiza en un ser humano, desclavar sería como amputar los dedos de un ser humano hasta los nudillos.

Zoológico
La veterinaria palestina Fayyaz al-Haddad sostiene la pata de la leona “Falestina” mientras inspecciona sus garras en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (SAID KHATIB/AFP/©Getty Images)

Así que imagínate que nos amputaran los dedos hasta los nudillos; nos causaría mucha angustia y dolor después de la operación. No somos diferentes de una persona con discapacidad. Eso es probablemente lo que sintió Falestine después de que sus captores le quitaron las garras.

“El comportamiento natural, como agarrar comida o trepar, es casi imposible sin las garras de un animal. Debido a que la amputación no se realizó en una clínica veterinaria adecuada, la probabilidad de infección es alta”, agregó Four Paws.

Peor aún, “el desclave puede resultar en cojera permanente, artritis y otras complicaciones a largo plazo”, afirma The Paw Project, cuyo objetivo es educar al público sobre por qué el extraer las garras es inhumano, en su sitio web.

El veterinario palestino Fayyaz al-Haddad sostiene la pata de la leona “Falestina” mientras se prepara para quitar las garras en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (©Getty Images | SAID KHATIB/AFP)

Lamentablemente, las advertencias de los activistas del bienestar animal cayeron en saco roto. En marzo, el zoológico de Rafah anunció sus planes de realizar el desclave de dos leones más, si fuera necesario, sin un veterinario.

“Las recientes declaraciones del propietario del zoológico son más que horribles”, dijo el veterinario de Four Paws, el Dr. Amir Khalil, en una declaración. “Sus procedimientos pasados y planeados no son más que crueles mutilaciones bajo las cuales los animales sufrirán toda su vida”.

“Instamos a las autoridades a tomar medidas antes de que más animales tengan que soportar cualquier tipo de tortura dolorosa. Estamos listos para una misión de rescate en cualquier momento si el propietario del zoológico y las autoridades de Gaza acuerdan cerrar el zoológico de forma permanente”, añadió el Dr. Khalil.

Four Paws pide a las autoridades locales que pongan fin a las crueles operaciones de amputación del zoológico de Rafah. También insta a que se cierre el famoso zoológico, inaugurado en 1999, en vista de sus deplorables registros: cuatro leones recién nacidos murieron en enero por las condiciones climáticas de frío debido al deterioro de su recinto.

Animales en cautiverio
Trabajadores palestinos de zoológicos sostienen a la leona “Falestina” en el zoológico de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2019. (SAID KHATIB/AFP/©Getty Images)

Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS