Les prohíben ver a su abuelita en el hospital pero hacen un letrero para que lo vea por la ventana

Por La Gran Época
19 de Abril de 2019 Actualizado: 20 de Abril de 2019

A nadie le gusta ver sufrir a un ser querido. Desafortunadamente, es una parte de la vida que llega en cierto momento y finalmente desaparece. Pero cuando la enfermedad ataca, puede ser fácil sentirse impotente y frustrado. A menudo, todo lo que puedes hacer es proporcionar apoyo emocional y consuelo a través de algunas palabras de aliento.

Eso es exactamente lo que una familia de Delaware Valley hizo por su querida abuela, Sandy Vanderstine, a quien le diagnosticaron cáncer cerebral. Los nietos de Sandy, a quienes ella cariñosamente apodó los “Siete Magníficos”, estaban decididos a apoyar a su Mommom, como la llaman, aunque tuvieran que hacerlo desde lejos.

En febrero, Sandy se sometió a una cirugía de trasplante de células madre en el Jefferson University Hospital de Filadelfia. Como el hospital tiene la política de no permitir que los niños menores de 16 años entren en la habitación de un paciente con un sistema inmunológico debilitado, a los “Siete Magníficos” no se les permitió estar junto a la cama de su abuela. Pero eso no les impidió mostrarle apoyo incondicional y amor cuando más lo necesitaba.

Comprometidos a apoyarla pase lo que pase, le pusieron un cartel que decía: “Te queremos, Mommom”, que Sandy podía ver desde la ventana del hospital. Aparte de su letrero, los niños también fueron vestidos con camisetas hechas a medida que decían: “Nadie pelea solo Mommom”.

Una de las nietas de Sandy, Colette Weidle, de 15 años, dijo que espera que su apoyo ayude en el proceso de curación. “Tratamos que todos mantengan una mentalidad positiva porque ella es la roca de nuestra familia y nos mantiene a todos aquí, todos estamos aquí por ella”, dijo a Fox29. “Así que, al demostrarle cuánto la amamos, es como curarla en cierto sentido porque siempre vamos a estar ahí con ella”.

Según Sandy, el gesto de sus nietos “la hizo llorar”.

“Han sido realmente increíbles, van un paso más allá, una kilómetro más allá”, dijo. “Siempre están buscando cuidarme y me abrazan cuando estoy enferma, han sido maravillosos”.

No es la primera vez que la abuela pasa por esto. De hecho, ha luchado contra la gran C tres veces antes. Y está decidida a seguir luchando.

Nicole Weidle, una de las tres hijas de Sandy, dijo que los “Siete Magníficos” son una gran parte de la razón por la que todavía tiene espíritu de lucha en ella. “Son ellos los que la mantienen luchando y la mantienen en pie”, dijo. “Creo que son tan agradecidos y cariñosos porque ella haría cualquier cosa por ellos”.

Los cariñosos niños también escribieron cartas y citas para su abuela durante su estadía.

Según Fox News, a Sandy le va bien después de recibir un trasplante de células madre y de que le extirpen el tumor cerebral.

En los Estados Unidos, los tumores cerebrales son la décima causa principal de muerte tanto para hombres como para mujeres. En 2019, se estima que alrededor de 10.410 mujeres y 13.410 hombres podrían ser diagnosticados con tumores cancerosos primarios del cerebro y la médula espinal.

Pero eso no quiere decir que sin el tratamiento adecuado, uno no puede vencerlo. Se han realizado estudios sobre las células madre y su capacidad para liberar toxinas que matan el cáncer en el cerebro. Es una batalla cuesta arriba, con la que algunos tienen que lidiar.

Como muchas personas a las que se les ha diagnosticado una enfermedad grave, es el apoyo de sus seres queridos lo que les da la fuerza para seguir luchando. Afortunadamente, Sandy Vanderstine tiene a todo un equipo detrás de ella, apoyándola en cada paso del camino.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS