Liang Yu, virtuosa de la pipa en Shen Yun, habla sobre elegir la justicia a través del arte

Liang Yu, virtuosa de la pipa en Shen Yun, habla sobre elegir la justicia a través del arte

Liang Yu, una virtuosa de la pipa, un antiguo instrumento chino. (Shen Yun Performing Arts)

21 de Marzo de 2022

En el escenario, una emotiva historia ambientada en China continental se representaba a través de la danza. Una joven pareja que practicaba la disciplina espiritual Falun Dafa acababa de dar la bienvenida a su primer bebé. Debería haber sido una historia feliz, pero pronto la pareja fue secuestrada y torturada por las autoridades del régimen, y su recién nacido quedó huérfano.

Cuando Liang, una virtuosa de la pipa, o el laúd chino, se sentaba en el foso de la orquesta, le entraban escalofríos en cuanto empezaba la danza.

“Porque yo misma tuve experiencias similares”, dijo Liang en un video publicado en el nuevo sitio web de Shen Yun Performing Arts, Shen Yun Creations.

“Tuve que ver cómo arrestaban a mi madre”.

Perseguida por su fe

“Lo recuerdo muy claramente”, dijo Liang. Era el otoño de 1999, y ella, su madre y algunas mujeres de su vecindario fueron a un parque local para practicar la meditación juntas.

Estaban practicando Falun Dafa, una disciplina de meditación espiritual que enseña los principios de verdad, benevolencia y tolerancia, así como cinco ejercicios suaves. A principios de la década de 1990, Falun Dafa se extendió rápidamente de boca en boca, atrayendo a unos 70 a 100 millones de practicantes en China continental en menos de una década.

“En ese momento, estaban haciendo el segundo ejercicio”, dijo Liang. Entonces vio algo fuera del parque. “Vi que se acercaban un montón de coches y furgonetas, y los guardias de seguridad locales se abalanzaron sobre nosotros. Estaba aterrorizada. Recuerdo que tiré del codo de mi madre. Le dije: ‘¡Mamá, vienen a arrestarte!'”.

“Todo sucedió delante de mis ojos. Aquellas personas se acercaron cada vez más, y luego se las llevaron a todas arrastrando”.

En 1999, el líder del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, ordenó la erradicación de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong. Casi de la noche a la mañana, los practicantes empezaron a ser acorralados y detenidos, enviados a campos de trabajo forzado y centros de reeducación, y torturados, muchos hasta la muerte.

Como Liang era solo una niña, la policía no la arrestó.

Eventualmente, la madre de Liang fue liberada. Pero en los dos años siguientes, fue encarcelada cuatro veces por su fe.

Como persona de fe viviendo bajo el régimen del Partido, la madre de Liang quería que su hija tuviera un futuro mejor. A lo largo de los años, animó a Liang, una virtuosa de la pipa, a presentarse para formar parte de orquestas.

El destino quiso que una importante compañía de artes escénicas fundada en Estados Unidos necesitara específicamente músicos altamente calificados en instrumentos tradicionales chinos como la pipa.

“Cuando estudiaba en Beijing, mi madre me dijo: ‘¡Tengo buenas noticias! Shen Yun ha aceptado tu solicitud. Ya puedes irte'”, dijo Liang.

Cuando sus padres fueron a despedirla al aeropuerto, Liang sabía que no volvería a verlos en mucho tiempo. Dijeron poco pero intercambiaron mucho en esas últimas miradas y momentos de lágrimas.

“Sentí que ese paso podía ser como un salto a otro mundo–un mundo aparte. Fue muy difícil dar ese paso porque algunas obras de Shen Yun retratan directamente la persecución contra Falun Gong”, dijo Liang.

Para ella, esta fue una razón para unirse a la compañía: utilizar su talento para contar al mundo la verdad sobre la persecución del PCCh contra las personas con creencias espirituales.

Pero esto también puso nuevamente a su familia en cierto nivel de peligro.

“El PCCh tiene innumerables formas de aterrorizar a la gente y hacerles la vida difícil, así que me preocupé mucho por la seguridad de mis padres. Sentí que podría no volver a verlos a menos que la persecución terminara y yo pudiera regresar”, dijo Liang.

En ese momento, Liang sacó lecciones de la cultura tradicional china.

“Muchas personas famosas de la historia, cuando se proponían a hacer algo, nunca se planteaban si tendrían éxito o no. Ellos lo miraban desde una perspectiva moral”, dijo.

“Si eso está moralmente justificado, lo llevarían a cabo. Si es algo que va en contra de su conciencia o su moral, aunque esté lleno de ventajas, no lo harían. Siempre pienso en esto cuando pienso en la persecución”.

Y, por muy angustiosas que fueran sus experiencias en China, Liang dice que profundizaron su comprensión de su arte y su capacidad para interpretar la música.

Liang Yu-pipa
Liang Yu habla sobre su conocimiento de primera mano de la persecución contra Falun Gong en China. (Shen Yun Performing Arts)

El rol de una artista

Fue la madre de Liang quien le allanó el camino para convertirse en música. Un día, siendo una niña, su madre la llevó a una tienda de instrumentos musicales y le dijo que eligiera.

Liang cerró los ojos, giró en círculos y se detuvo señalando el instrumento que tenía delante. Tenía forma de pera, y decidió que era el suyo.

“Le dije a mi madre: ‘Este es el elegido. Si no me dejas aprenderlo, no volveré a aprender nunca más'”, dijo Liang.

Ya en la escuela secundaria, participó en concursos nacionales, y su racha de victorias continuó durante la preparatoria y la universidad.

En aquella época, la música para Liang —como para muchos jóvenes profesionales de hoy— giraba en torno al mundo competitivo. Era como un deporte.

“Competimos por la velocidad, la fuerza y la dificultad”, dijo.

Desde que se incorporó a Shen Yun, su visión ha cambiado.

“El gran arte y la gran música no deberían juzgarse solo por estos criterios. Hay un refrán que dice: ‘Las montañas no necesitan ser altas, pero son famosas si los inmortales viven en ellas. Las aguas no necesitan ser profundas, pero tienen espíritu si los dragones viven allí”, dijo Liang. “Algo es inspirador no por su técnica en la superficie, sino por su sentido interior.

“Esto es algo de lo que me di cuenta gradualmente solo después de entrar en Shen Yun“, dijo. Cuando solía tocar con una mentalidad competitiva, ella sentía que su música era impaciente.

“Si estoy impaciente, la música que toco también sonará impaciente. Pero si puedo mantener un corazón calmado y tranquilo, entonces no importa cómo se toque, seguirá sonando agradable”.

Desde que entró en la compañía de danza clásica china, Liang ha cambiado y madurado como artista y como persona. Ella lo atribuye a la atmósfera de la cultura tradicional y a los valores universales de Shen Yun.

Una misión profunda

El lema de la compañía este año es uno que muchos han calificado de audaz: “China antes del comunismo”. Desde su creación, la misión de la compañía ha sido revivir 5000 años de civilización china, mostrando cada año al público, a través de la música y la danza, la belleza de lo que una vez se llamó el Imperio Celestial. La antigua China era profundamente espiritual y, durante cinco milenios, se centró en el concepto de armonía entre el cielo, la tierra y la humanidad. Tal vez ese empeño haya sido siempre audaz.

“Creo sinceramente que Shen Yun es un grupo único de artistas”, dijo Liang.

“Todo lo que hace Shen Yun, la persistencia, la influencia y el legado de Shen Yun, junto con las historias que cuenta, son la esencia de la cultura tradicional china. Son las partes más bellas de la cultura”.

También ha sido una educación para Liang; ha descubierto muchas cosas sobre su herencia.

“En las danzas de Shen Yun he descubierto muchos valores de la cultura tradicional: el respeto al cielo y a los dioses, la compasión, la integridad, el respeto, la sabiduría, la confianza, la lealtad, la piedad filial, la honestidad, el honor, el valor”, dijo.

“Estos son los valores más básicos que debe tener la gente. A menudo, siento que lo que expresa Shen Yun es como cuando te enfrentas a dificultades en circunstancias imposibles, en medio de dificultades aparentemente insuperables, ¿puedes seguir adelante?”.

“¿Puedes elegir la justicia? ¿Puedes mantener tus principios? Los antiguos tienen un dicho: ‘Deseo vivir y deseo ser virtuoso’. Cuando uno no puede tener ambas cosas, debe ‘renunciar a vivir por la virtud'”.

“Mis experiencias al crecer, y las de los practicantes de Falun Gong, me han mostrado muchos ejemplos de lucha por una causa justa”, dijo. “Al igual que la misión de Shen Yun, al igual que las acciones de mi madre en aquel entonces, todo esto me ha inspirado a mantenerme firme en mi fe, y a perseverar en hacer lo correcto”.

En 2018, Liang y su familia pudieron reunirse en Norteamérica, pero la persecución del PCCh aún continúa.

Después de cada espectáculo, cuando se levanta el telón y Liang mira al público, recuerda su razón para hacer todo lo que hace.

“No importa lo que tenga que sufrir, no importa lo que tenga que soportar, estaría dispuesta a hacerlo”, dijo. “Siento que todo merece la pena”.

The Epoch Times considera a Shen Yun Performing Arts como el evento cultural más importante de nuestro tiempo y ha cubierto los comentarios del público desde la creación de la compañía en 2006.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí