Líder africana anula más de 1500 matrimonios de niñas, los declara ilegales y las envía a la escuela

Por Catherine Bolton - La Gran Época
13 de Junio de 2019 Actualizado: 13 de Junio de 2019

Malawi, en África, es uno de los países más pobres del mundo, y algunas de sus prácticas tribales como el matrimonio infantil y la subyugación de las mujeres, están muy por detrás de los estándares humanitarios establecidos en otros lugares del mundo.

Por fortuna, un distrito regional de la nación del este de África eligió en 2003 a una líder mujer llamada Theresa Kachindamoto. En los 16 años que lleva en el poder, ha logrado mejorar la calidad de vida de la gente ganándose así el respeto del pueblo.

Theresa fue la menor de 12 hermanos. Oriunda de Dedza, ahora  vive cerca del lago Malawi, a lo largo de la frontera entre Malawi y Mozambique.

Después de trabajar como secretaria en una universidad en el sur de Malawi durante 27 años, su pueblo la eligió por su reputación de ser “buena con la gente”. Años más tarde se le informó de su nueva función de liderazgo, sin opción de decir que no. Theresa no tardó mucho en asumir esa responsabilidad; renuente o no, se dedicó a salvar las vidas de miles de niñas en su distrito.

Malawi es una de las regiones del mundo con más tradición de matrimonios infantiles, donde la mitad de las niñas se casan antes de cumplir 18 años, y hasta una cuarta parte de las muertes maternas del país ocurren en casos de embarazos en la adolescencia, lo que puede causar graves complicaciones por las crecientes dificultades de aumentar de peso y obtener la nutrición adecuada.

Theresa utilizó su poder para anular más de 1500 matrimonios infantiles a partir de 2017, y envió de vuelta a la escuela a las niñas que se casaron antes de terminar sus estudios, donde una estadística publicada en 2017 por las Naciones Unidas indicaba que casi el 45 por ciento de las niñas en Malawi no podían asistir a la escuela después del octavo grado.

Pero no se detuvo ahí. Aunque se necesitaron años para cambiar la cultura e influir en los líderes políticos, Theresa marcó el inicio de un sentido de permanencia en la nueva era para las mujeres de Malawi al aprobar leyes para asegurar que las viejas prácticas culturales desaparezcan.

“Le dije a [mi gente]: ‘Te guste o no, quiero que estos matrimonios se terminen'”.

Ayudó a todo el país de Malawi a adoptar una enmienda constitucional que elevó la edad legal para contraer matrimonio de 15 a 18 años, lo que provocó un aumento masivo de las posibilidades de la nación para que las niñas asistan a la escuela. Y aunque las prácticas tribales pueden quedar fuera de las leyes del país, ella ya hizo su parte dentro de su comunidad para educar a las familias sobre por qué les ayuda a largo plazo a poner fin a la práctica de estos matrimonios precoces.

La primera vez que visitó su distrito a principios de la década de 2000, se reunió con niñas y mujeres que ya estaban casadas a los 12 años de edad. Allí descubrió que sus familias permitían los matrimonios no por tradición, sino más bien por necesidad económica, como otra forma de aumentar la fuerza laboral y ayudar a poner comida en la mesa.

Theresa les explicó por qué era importante mantener a sus hijas en la escuela y los animó a lograrlo.

“Cuando las niñas reciben educación, todo es posible”, dijo en la 16ª Ceremonia de entrega del Premio Vital Voices Global Partnership en Washington, D.C.

Ella no solo lo hizo por las mujeres jóvenes. En 2015, explicó que más de 150 de los matrimonios que anuló eran niños padres, no solo niñas esposas, y explicó que sean niños o niñas, ella nunca quiso caminar por su distrito y ver niños que se quedaban en casa sin ir a la escuela sin importar qué.

“No quiero casamientos juveniles, deben ir a la escuela. Ahora establecimos nuestras propias leyes para gobernar a todos en mi área cuando se trata de matrimonios y no dejaremos ninguna vaca sagrada. No se debe encontrar a ningún niño holgazanear en la casa, realizar tareas de jardinería o de hogar durante el horario escolar. Ningún jefe de aldea, GVH o clérigo de la iglesia debe oficiar el matrimonio sin antes examinar las fechas de nacimiento de la pareja”, explicó a Nyasa Times.

El cambio será lento, pero el país ya vio algunos pasos positivos. Malawi se comprometió a cumplir un montón de promesas a las Naciones Unidas que los llevan en la dirección correcta, y es de esperar que, con la legislación que prohíbe la práctica de los matrimonios infantiles a nivel nacional, sea aún más fácil convencer a la gente que las cumpla.

¡Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida!

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS