Líder de Hong Kong defiende poderes que le concede la nueva ley de seguridad nacional de Beijing

Por Frank Fang
23 de Junio de 2020
Actualizado: 23 de Junio de 2020

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, defendió repetidamente la necesidad de la ley de seguridad nacional de Beijing en Hong Kong en su conferencia de prensa semanal del 23 de junio.

Lam tenía un breve mensaje para aquellos que continúan planteando preguntas sobre cómo la ley dañará el modelo de “un país, dos sistemas” de Hong Kong. Dijo que esos críticos probablemente “nunca han tenido una impresión clara [del principio] de ‘un país'”.

El modelo se utiliza actualmente en Hong Kong, ya que la soberanía de la ciudad fue devuelta por Gran Bretaña a China en 1997, con el fin de preservar su autonomía y libertades mientras estaba bajo el dominio de China continental. El territorio continental chino está gobernado por el Partido Comunista Chino (PCCh).

Sin embargo, en los últimos años Beijing ha ido invadiendo poco a poco las libertades y los derechos políticos de Hong Kong, lo que dio lugar a la aparición de protestas masivas que se vienen produciendo desde junio del año pasado.

El 28 de mayo, tras una votación ceremonial, la Asamblea Popular Nacional, la legislatura títere de China, aprobó la ley de seguridad nacional de Hong Kong. Inmediatamente, provocó la reacción de algunos activistas locales y legisladores prodemocracia, que dijeron que la ley del PCCh iba a socavar la autonomía local y reemplazar el modelo actual con “un país, un sistema”.

La ley tipificaría como delito a quienes se dedican a actividades relacionadas con “la subversión, la secesión, el terrorismo y la injerencia extranjera” contra el PCCh. Se aplicará después de que el comité permanente de la APN termine de redactar la ley.

En la conferencia de prensa, Lam desvió las críticas sobre el poder de nombrar jueces que le confiere la ley, prerrogativa que según los críticos socavará la independencia judicial de la ciudad.

Dijo que no seleccionará a los jueces para cada caso de seguridad nacional, sino que nombrará “un grupo de jueces” para manejar los casos de acuerdo con la ley.

Añadió que su nombramiento se basará en las recomendaciones de un órgano judicial local que la asesore en esas designaciones, así como en el asesoramiento del presidente del Tribunal Supremo de la ciudad.

Lam también dijo que la ley no excluye que los jueces extranjeros conozcan los casos de seguridad nacional.

El comentario de Lam sobre su selección de jueces se produjo después de las advertencias hechas por el expresidente del Tribunal Supremo Andrew Li en una declaración a los periódicos locales.

Li dijo que el poder otorgado al jefe del ejecutivo sería “perjudicial para la independencia del poder judicial”, según el South China Morning Post.

Explicó que una nueva comisión de seguridad nacional, que se establecería en virtud de la ley y estaría presidida por el jefe del ejecutivo de la ciudad, “haría inapropiado para él o ella tomar la decisión por su cuenta”.

Li también expresó su preocupación por la forma en que los casos de seguridad nacional podrían ser juzgados en China continental en circunstancias especiales, diciendo que esto “socavaría el poder judicial independiente que nuestros tribunales están autorizados a ejercer en virtud de la Ley Fundamental [de Hong Kong]”.

El 20 de junio, el comité permanente de la APN dio a conocer algunos detalles de la ley. Declaró que Hong Kong tendrá jurisdicción sobre los casos —excepto en “circunstancias específicas”— y que China podría tener jurisdicción sobre un número “extremadamente pequeño” de los llamados casos de seguridad nacional.

Lam dijo que una vez que la ley esté completamente redactada y aprobada por la APN, los funcionarios de China continental —potencialmente funcionarios de la Comisión de Asuntos Legislativos bajo la comisión permanente de la APN— podrían visitar Hong Kong para interpretar la ley de seguridad nacional.

El lunes, el senador Marco Rubio (R-Fla.) y el representante James McGovern (D-Mass.), presidentes de la Comisión Ejecutiva del Congreso de los EE.UU. sobre China (CECC), dijeron que estaban “profundamente preocupados” por los nuevos detalles de la ley.

“Cada detalle es peor que el siguiente y permite a Beijing tomar jurisdicción sobre los casos de seguridad nacional y establecer una oficina de seguridad en #HongKong”, escribieron los dos legisladores en Twitter.

Añadieron: “Escuelas y grupos sociales se enfrentarán a mayores restricciones”.

La Unión Europea también expresó su preocupación el lunes después de la Cumbre UE-China, cuando el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mantuvieron una videoconferencia con el mandatario chino Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang.

Los dos dirigentes europeos expresaron “su grave preocupación por las medidas adoptadas por China” para imponer la ley de seguridad nacional, y dijeron que los límites “no se ajustan a la Ley Básica de Hong Kong ni a los compromisos internacionales de China”, según un comunicado de prensa.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Esto sucede en la zona sin policías CHAZ/CHOP en Seattle, USA | Al descubierto

TE RECOMENDAMOS