Limpiando nuestro templo

Por The Epoch Times
25 de Enero de 2020
Actualizado: 25 de Enero de 2020

¿Por qué Jesús persiguió a los cambistas de dinero del templo? ¿Por qué Giordano describió la escena afuera en lugar de dentro del templo? ¿Y por qué Giordano usó elementos de composición para mantener a Jesús como el punto focal?

Puede que no haya respuestas absolutas a estas preguntas, pero permítame ofrecerle una interpretación. Es necesario primero preguntar: ¿Qué es el templo de Dios?

1 Corintios 3: 16–17 NVI  declara: “¿No saben que ustedes mismos son el templo de Dios y el Espíritu de Dios habita en medio de ustedes? Si alguien destruye el templo de Dios, Dios destruirá a esa persona; porque el templo de Dios es sagrado y ustedes juntos son ese templo”.

Nosotros, los seres humanos, somos el templo de Dios. Como templos, el Espíritu de Dios “habita” en medio de nosotros. Como templos de Dios en los que mora el Espíritu de Dios, los seres humanos somos sagrados. En otras palabras, nuestra existencia es sagrada porque el Espíritu de Dios está con nosotros.

Jesús expulsó a los compradores y vendedores y volcó las mesas que contenían sus productos. Comprar y vender desacralizó el templo. Los cambistas usaron mal la Pascua y la convirtieron en un evento del que podrían beneficiarse en lugar de reconocerlo como un evento sagrado. Solicitar la celebración del Espíritu de Dios para beneficio personal iba demasiado lejos para Jesús.

Podemos ser tentados por los bienes mundanos y las posesiones materiales. Si nos preocupamos demasiado por las cosas materiales, también podemos olvidar que nuestra existencia es sagrada, sagrada por lo que habita en nuestro templo: el Espíritu de Dios.

A veces, tenemos que poder decir cuándo es suficiente. Tenemos que deshacernos de esas cosas que nos impiden ser dignos de ser un lugar donde el Espíritu de Dios pueda morar y ser bienvenido.

Preparar nuestro templo para ser digno del Espíritu de Dios puede requerir cierto grado de agresividad de nuestra parte. Esta agresividad no necesita ser dirigida hacia otros seres humanos sino hacia los estados egoístas y las actitudes destructivas que nos impiden reconocer nuestra propia santidad. En el proceso, lo que volcamos y expulsamos es nuestro egoísmo para que nuestro templo sea una “casa de oración” en lugar de una “guarida de ladrones”.

Amar al prójimo es amar también el templo de Dios y, por lo tanto, amar a Dios. (Crédito: Pixabay/Pexels )

Interpretando a Giordano

¿Giordano describió a Jesús expulsando a los cambistas del exterior del templo en lugar de adentro para reforzar la idea de que los cambistas no deberían hacer negocios en el templo en primer lugar? ¿Sería respetuoso representar la violación real del Espíritu de Dios en el templo? Tal como lo veo, el interior del templo, como morada del Espíritu de Dios, siempre debe estar separado, incluso en una representación, de lo que lo desacralizaría. Al pintar la escena afuera en lugar de dentro del templo, Giordano está reforzando el templo como un espacio sin egoísmo.

Pero, ¿por qué Giordano hace de Jesús un punto focal tan fuerte? ¿Nos está diciendo que solo Jesús importa sobre las tentaciones materiales? Entonces, ¿qué encarna Jesús?

Quizás Mateo nos da una pista. Mateo 22: 36–39 NVI declara: “Maestro, ¿cuál es el mayor mandamiento de la ley? Jesús respondió: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el primer y más grande mandamiento. Y el segundo es así: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Si estamos usando nuestro templo para adquirir egoístamente bienes mundanos, se hace difícil afirmar que amamos a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente; es difícil reconocer la santidad de nuestra existencia. En cambio, nos estamos faltando al respeto al confundir nuestra autoestima con los bienes mundanos. ¿Qué puede estar más lejos de amarnos a nosotros mismos?

Amarse a uno mismo requiere amar a Dios con todo el corazón, el alma y la mente. ¿De qué otra manera se puede ser un templo en el que mora el Espíritu de Dios? ¿De qué otra manera se le da la bienvenida al Espíritu de Dios? Al hacerlo, reconocemos no solo que nuestra propia existencia es sagrada, sino también que nuestro prójimo es un templo en el que mora el Espíritu de Dios. Amar al prójimo es amar también el templo de Dios y, por lo tanto, amar a Dios. Es por eso que el segundo gran mandamiento es “como” el primero.

La pintura de Giordano me recuerda que mantenga el egoísmo alejado de mi templo, para que pueda llegar a una comprensión más profunda de mi propia sacralidad en mi proximidad siempre constante con el Espíritu de Dios. Me recuerda hacer que mi templo sea acogedor y hospitalario con ese Espíritu y expulsar cualquier cosa que haría lo contrario en mi templo; me recuerda amar no solo mi templo sino también los templos de los demás.

El arte tiene una capacidad increíble de señalar lo que no se puede ver para que podamos preguntarnos “¿Qué significa esto para mí y para todos los que lo ven?” “¿Cómo ha influido en el pasado y cómo podría influir en el futuro?” “¿Qué sugiere acerca de la experiencia humana?” Estas son algunas de las preguntas que exploro en mi serie Alcanzando el interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón.

Eric Bess es un artista representativo en ejercicio. Actualmente es estudiante de doctorado en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).

*****

Puede interesarle

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS