Líquenes de Guadalajara se pasean por la Estación Espacial Internacional

05 de Febrero de 2016 Actualizado: 05 de Febrero de 2016

Esta semana dos cosmonautas rusos retiraron del exterior de la Estación Espacial Internacional una plataforma en la que muestras de un liquen ‘vagante’ recogido en Guadalajara llevaban expuestas a la radiación extraterrestre desde 2014. Ahora regresarán de nuevo a la Tierra para ver cómo estos y otros organismos supseraron la prueba. El propósito es conocer su capacidad de resistencia a condiciones espaciales y parecidas a las de Marte.

El paseo espacial que efectuaron este miércoles los cosmonautas Yuri Malenchenko y Sergey Volkov por fuera de la Estación Espacial Internacional (ISS) ha incluido la retirada de la plataforma EXPOSE R2 que, entre otros experimentos, contiene el BIOMEX, en el que participa el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad.

El experimento BIOMEX ha estado expuesto directamente a la radiación extraterrestre (radiación ultravioleta intensa y radiación cósmica) desde noviembre de 2014. Su fin es estudiar la capacidad de resistencia de moléculas orgánicas –como pigmentos y componentes celulares, proteínas y ADN– en el espacio y en condiciones ambientales simuladas de Marte para ver cuál es su máximo nivel de estabilidad en esas condiciones.

“El organismo elegido para el experimento BIOMEX es la especie de liquen ‘vagante’ Circinaria gyrosa, que crece en la provincia de Guadalajara, y que en anteriores experimentos –efectuados en colaboración con el instituto DLR de Berlín– ha demostrado una alta capacidad de supervivencia en el espacio y en condiciones marcianas simuladas”, detalla Rosa de la Torre, investigadora del INTA.

Como propósito secundario, en este proyecto también se identificarán los organismos más resistentes que puedan ser relevantes para sistemas de soporte de vida en el espacio, tanto en naves espaciales como en bases en la Luna o en Marte.

En uno o dos meses, BIOMEX y el resto de experimentos de EXPOSE R2 volverán a la Tierra para que los científicos analicen los resultados. Estos se incluirán en una base de datos universal de biomarcadores, que servirá de premisa para la búsqueda de vida en nuestro sistema solar. Además, futuras misiones como ExoMars-Mission de la Agencia Espacial Europea (ESA) también se beneficiarán de la información.

Los responsables de este proyecto destacan que persigue aportar nuevos conocimientos al origen, evolución y posible transferencia interplanetaria de organismos en el universo. Los resultados de otros experimentos parecidos, como LIFE (Lichens and Fungi Experiment), en el que se usaron otras especies de líquenes recogidas en la Sierra de Gredos y los Alpes y hongos de la Antártida, se publicaron hace poco en la revista Astrobiology.

Artículo parcialmente modificado

TE RECOMENDAMOS