Llaveros con tortugas y salamandras vivas en su interior siguen siendo legales en China

Por Robert Jay Watson
02 de Octubre de 2019 Actualizado: 02 de Octubre de 2019

A primera vista, los llaveros de plástico que se venden en un mercado turístico chino de la ciudad de Xiamen podrían parecer baratijas inocentes: pequeñas bolsas llenas de líquido de colores que contienen cada una lo que parecen pequeños animales de juguete, que van desde lagartijas hasta pequeñas tortugas.

Una inspección más detallada revela una terrible verdad: no son juguetes, sino animales vivos encerrados en su interior, algunos empujando y tratando de salir. Pero estos seres, sin embargo, solo pueden esperar una muerte lenta y agonizante.

Illustration – Shutterstock | PaulWong

Las fotos de estos animales vendidos como llaveros para el entretenimiento de los niños han sorprendido a los observadores internacionales. Los animales pequeños, que incluyen salamandras, peces y tortugas, se colocan dentro de pequeñas bolsas de plástico, que luego se llenan con líquidos de distintos colores y se sellan formando una prisión de pesadilla.

En el mercado de Xiamen, un letrero señala que los animales encerrados no necesitan ser alimentados durante tres meses, según reportó el canal satelital de noticias Star TV. Pero dada la descarada crueldad demostrada, la información no parece tan confiable. Según los expertos en vida marina, el mayor problema es que el agua estancada rápidamente se vuelve inhabitable.

“Puede que haya suficiente oxígeno y comida en la carcasa de plástico, pero los residuos animales de la digestión y la respiración son tóxicos y los matarán”, explicó Sam Walton, profesor de ecohidrología, al diario Straits Times. “Esencialmente se envenenan con amoníaco”.

Illustration – Shutterstock | G A Hannah

Los veranos calurosos de China pueden alcanzar temperaturas entre 30 y 40°C, añadiendo otro componente a los tortuosos y diminutos paquetes. “Los animales acuáticos son muy sensibles a las fluctuaciones de temperatura, así que estar en una bolsa es como estar en un invernadero”, añade Walton.

Otra consideración de crueldad obvia es el trauma físico que sufren estas pequeñas criaturas al ser agitadas y sacudidas con las llaves, golpeando los tableros de los coches, atascadas en bolsos y bolsillos, y arrojadas en los mostradores a capricho de los dueños negligentes. El Dr. Walton señala que “el shock físico de ser sacudido probablemente matará a los animales antes que cualquier otra cosa”.

Illustration – Shutterstock | Yoko Nishimiya

Uno de los principales problemas con los animales atrapados es que se venden por tan poco dinero que los niños y los padres pueden verlos como desechables. Star TV informó que las baratijas en el mercado de Xiamen se vendían por 15-20 yuanes (2,10-2,80 dólares). Como decía un informe de Euronews sobre un vendedor ambulante de Beijing, se vendían por “un poco más caros que unos dulces”.

El problema de hacer ilegal este abuso flagrante es que las leyes de protección animal de China solo se extienden a la “vida silvestre”. Los lagartos, las salamandras, los peces y las tortugas criadas como mascotas no caen dentro de esa categoría. Una parte adicional del atractivo de estas baratijas es que los animales que se venden, especialmente tortugas y peces, aparecen en la mitología, religión y medicina chinas como símbolos de buena suerte.

Illustration – Shutterstock | luna4814

Si bien varias peticiones internacionales online en Change.org han acumulado cientos de miles de firmas contra la venta de estos llaveros, es probable que la única solución sea una nueva legislación sobre los derechos de los animales.

David Neale, director de Bienestar Animal de la Animals Asia Foundation en Hong Kong, dijo a CNN, “Si una ley nacional de protección animal fuera promulgada en China, tales actos de crueldad podrían ser prevenidos, y aquellos que persisten en causar daño y sufrimiento a los animales bajo su cuidado podrían ser procesados”.

*****

¿Sabías?

Después de 20 años, muchos aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado

TE RECOMENDAMOS