Lluvia de meteoros, luna nueva y eclipse penumbral embellecerán los cielos nocturnos en noviembre

Por The Epoch Times
06 de Noviembre de 2020
Actualizado: 06 de Noviembre de 2020

El mes de noviembre trae consigo algunos eventos celestiales magníficos. Prepárese para presenciar lluvias de meteoritos, un eclipse lunar y todas las maravillas que el cielo nocturno puede ofrecer. A medida que los días se acortan y el clima cambia, aún quedan muchas razones para dar las gracias.

Uno de los sucesos más emocionantes en los cielos son las lluvias de meteoritos. A menudo es visible a simple vista, y el cielo salpica rayos de luz que atraviesan el cielo. Durante todo noviembre, hay varios de estos magníficos espectáculos.

Los meteoritos de la lluvia de Táuridas del Sur aparecen en todo el mundo del 23 de septiembre al 19 de noviembre anualmente. Sin embargo, alcanzaron su máximo de aproximadamente 10 por hora el jueves 5 de noviembre, según Space.Com. Esta lluvia se origina de escombros arrojados por el paso periódico del Cometa 2P/Encke.

Las pequeñas y coloridas bolas de fuego serán visibles, donde los escombros son lo suficientemente grandes, y el mejor tiempo de visualización ocurre alrededor de la 1 a.m. en América, desde lo alto del cielo al sur, en la constelación central de Tauro. Sin embargo, una brillante luna abultada menguante podría estropear un poco el espectáculo.

Como habitantes de la Tierra, indudablemente estamos intrigados por los otros planetas dentro de nuestro propio sistema solar. Mercurio, el planeta más cercano al Sol, será particularmente visible a principios de noviembre—para aquellos que estén preparados para levantarse lo suficientemente temprano.

El martes 10 de noviembre, Mercurio logrará la máxima visibilidad para una aparición matutina. Deberá buscar el planeta que se mueve rápidamente y brilla intensamente muy bajo en el cielo al este-sureste entre las 5:30 a.m. y las 6:30 a.m. (hora local). La visibilidad de Mercurio será mejor para los observadores del hemisferio norte.

Los meteoros de la lluvia de Táuridas del Norte aparecen anualmente en todo el mundo desde el 19 de octubre hasta el 10 de diciembre. Ellos alcanzan un máximo de aproximadamente 15 por hora el 12 de noviembre. Nuevamente, espere algunas tomas de luz coloridas.

El mejor horario de visualización es nuevamente alrededor de la 1 a.m. hora local. En el pico de la noche, una creciente luna menguante, que se eleva alrededor de las 4 a.m., mejorará la visualización al dejar más oscuro el cielo posterior a la medianoche.

Imagen ilustrativa (Imagen de Pete Linforth en Pixabay)
Imagen ilustrativa. (Imagen de Boris Štromar/Pixabay)

Nuestra propia luna es quizás la característica más reconocible de cualquier cielo nocturno. Pero su drama y fascinación no disminuyen en modo alguno por su familiaridad. El domingo 15 de noviembre se verá la luna nueva.

La Luna viajará entre la Tierra y el Sol. Dado que la luz solar solo puede llegar a su lado más lejano, la Luna quedará completamente oculta a la vista. Esta luna nueva, que ocurre solo 17 horas después del perigeo (el acercamiento más cercano de la Luna a la Tierra), desencadenará grandes mareas en todo el mundo.

Otra lluvia de meteoritos, Las Leónidas, derivada del material sobrante de los pasajes periódicos del cometa 55P/Tempel-Tuttle, alcanzará su punto máximo alrededor de las 11:00 p.m. GMT del 17 de noviembre, con hasta 20 meteoros por hora. La lluvia de meteoritos sucede anualmente del 5 de noviembre al 3 de diciembre.

Esta brillante bola de fuego Leonid apareció durante la tormenta de 1966 en el cielo sobre Wrightwood, California. Las Leónidas aparecen cada año el 18 de noviembre o alrededor de esa fecha. (Foto de Nasa/Getty Images)

Muchos de los meteoros tendrán colas constantes. Para los observadores en América, los mejores horarios de observación son los martes y miércoles por la mañana antes del amanecer, mirando a lo alto en el cielo del este. La oscuridad del cielo mejorará la experiencia debido a una joven luna creciente.

Este noviembre también alberga, quizás, el evento celeste nocturno más importante de todos: un eclipse lunar.

La luna llena de noviembre se conoce tradicionalmente como Luna del Castor o Luna Gélida. Las lunas llenas que ocurren durante los meses de invierno en América del Norte subirán tan alto en el cielo como el sol del mediodía de verano y proyectarán sombras similares, aunque quizás más inquietantes.

La luna llena durante el eclipse lunar penumbral se ve en Katmandú el 11 de enero de 2020. (PRAKASH MATHEMA/AFP a través de Getty Images)

El 30 de noviembre, la luna llena orbitará hacia la sombra exterior de la Tierra, produciendo un eclipse penumbral, visible en su totalidad en la mayor parte de América del Norte y Central, y el norte de Asia. El eclipse comienza aproximadamente a las 7:30 a.m. GMT, con su máximo a las 9:44 a.m., y aproximadamente el 83 por ciento del disco de la Luna estará dentro de la penumbra sur de la Tierra.

El oscurecimiento sutil de la extremidad derecha (norte) de la Luna será visible solo en unos 30 minutos luego del eclipse máximo. El eclipse termina a las 11:53 a.m. GMT.

América del Sur y el norte de Europa solo verán las primeras etapas, mientras que Australia, el sudeste asiático, China y partes de Rusia solo verán las últimas.

El cielo celeste ofrece una vista maravillosa todas las noches, pero estos eventos son quizás los más importantes del mes.

En el aire fresco del otoño, a simple vista, y en medio de la oscuridad y el silencio de la noche, usted también puede presenciar maravillas con solo mirar al cielo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS