Londres convoca al embajador chino por denuncias de torturas contra empleado

20 de Noviembre de 2019 Actualizado: 20 de Noviembre de 2019

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, informó hoy de que convocó al embajador chino en Londres, Liu Xiaoming, después de que un exempleado del consulado del Reino Unido en Hong Kong denunciase que fue torturado en China.

Simon Cheng, ciudadano de la antigua colonia británica y que trabajó durante dos años para el Gobierno del Reino Unido, fue retenido en China durante 15 días el pasado agosto.

En un largo comunicado publicado en su cuenta de Facebook, Cheng explica que fue detenido en la parte controlada por las autoridades de la China continental de la estación de tren de alta velocidad que une Hong Kong con Shenzhen, al otro lado de la frontera, y llevado a esa ciudad, donde había estado en un viaje de negocios.

El empleado, de 29 años, declaró a la cadena británica BBC que fue “encadenado”, le vendaron los ojos y fue “encapuchado”, además de ser golpeado y forzado a firmar confesiones.

Durante su detención sufrió lesiones en tobillos, muslos, muñecas y rodillas que le dejaron sin poder andar durante días, y asevera que descubrió que otros jóvenes hongkoneses también estaban arrestados junto a él, de los que teme que también sufriesen torturas.

Según su testimonio, las autoridades chinas le acusaron de espiar para el Reino Unido y fomentar las protestas políticas en Hong Kong.

El ministro británico de Exteriores dijo hoy a la BBC que el Gobierno está “sorprendido” y “horrorizado” por el testimonio de Cheng y puntualizó que el trato que recibió “equivale a la tortura”.

“Simon Cheng fue un miembro valioso de nuestro equipo. Convoqué al embajador chino para expresar nuestra indignación por el trato brutal y vergonzoso a Simon, en violación de las obligaciones internacionales de China”, señaló Raab.

“Dejé claro que esperamos que las autoridades chinas investiguen y que los responsables rindan cuentas”, agregó el ministro, que no dijo cuándo se produjo el encuentro.

El empleado explicó que las autoridades chinas lo consideraron un “enemigo del Estado” y “un traidor”, además de querer saber la presunta implicación del Reino Unido en las protestas en el antiguo territorio británico.

“Me preguntaron qué apoyo, dinero y equipo estábamos dando a los manifestantes. Les dije que quería dejar claro al 100 % que el Reino Unido no asignó recursos ni ayudó en las protestas”, afirmó.

Hoy, decenas de jóvenes activistas antigubernamentales permanecen encerrados por cuarto día consecutivo dentro de un campus universitario en Hong Kong, con la policía cercándolos bajo la amenaza de que serán detenidos cuando salgan.

Entre el lunes por la noche y el miércoles por la mañana, unas 800 personas varadas en la Universidad Politécnica abandonaron el campus en el distrito costero de Hung Hom en East Kowloon.

Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

TE RECOMENDAMOS