Lori Loughlin y su esposo enfrentan nuevos cargos por escándalo de sobornos universitarios

Por Katabella Roberts
20 de Noviembre de 2019 Actualizado: 20 de Noviembre de 2019

La actriz Lori Loughlin y su esposo, el diseñador de modas Mossimo Giannulli, están luchando contra cargos en su contra por el escándalo de soborno en admisiones universitarias en el que se les acusa de haber pagado USD 500.000 para que sus dos hijas ingresaran a la Universidad del Sur de California.

Los abogados se declararon inocentes en nombre de la actriz de “Full House” y Giannulli el martes por cargos de conspiración para cometer sobornos del programa federal, informó el Boston Herald.

La pareja, quien confirmó que están compartiendo los mismos abogados, previamente se declaró inocente de los cargos de conspiración para cometer fraude y conspiración para cometer lavado de dinero.

Loughlin y su esposo no comparecieron en la corte federal de Boston para responder a los últimos cargos después de renunciar a su derecho de comparecer a principios de este mes.

Los fiscales agregaron el cargo de soborno para otros 11 padres involucrados en el caso que previamente se habían declarado inocentes, mientras que 19 padres se declararon culpables o aceptaron hacerlo.

Loughlin y su esposo están acusados ​​de pagar USD 500.000 a William “Rick” Singer para que sus dos hijas, Olivia Jade e Isabella Rose, ingresen a la Universidad del Sur de California como reclutas atléticas falsas.

Según CNN, Singer dirigió un negocio de preparación y asesoramiento universitario conocido como The Key y fue el CEO de Key Worldwide Foundation, la organización benéfica conectada a él.

A través de esas organizaciones, se alega que llevó a cabo un esquema para facilitar el engaño en pruebas estandarizadas como el SAT y ACT, y sobornó a entrenadores y administradores universitarios para designar falsamente a los niños como atletas reclutados, incluso si no practicaban deporte.

Según los informes, los padres le pagaron hasta unos USD 25 millones como parte del plan, dijo Andrew Lelling, Fiscal Federal de Massachusetts.

El escándalo, denominado “Operation Varsity Blues”, se descubrió cuando el empresario de Boston Morrie Tobin fue investigado por fraude de valores y ofreció a los investigadores cierta información a cambio de clemencia.

Tobin dijo a los investigadores que el entrenador de fútbol de Yale, Rudolph Meredith, estaba solicitando sobornos a cambio de la admisión a la universidad, y ofreció usar un dispositivo de grabación mientras hablaba con el entrenador. Posteriormente, los investigadores fueron conducidos a Singer.

Mientras tanto, Loughlin fue vista por última vez en la corte para una aparición de 45 minutos en agosto y mantuvo un perfil bajo al deslizarse por la puerta trasera. Ocurrió después de que su comparecencia inicial en la corte en abril causara un frenesí mediático cuando fue recibida por cientos de fanáticos que vinieron a apoyarla.

Si se la encuentra culpable de todos los cargos, Loughlin y su esposo diseñador, cuyas hijas ya no asisten a la USC, podrían enfrentar hasta 45 años de prisión.

La actriz de “Desperate Housewives”, Felicity Huffman, es otra cara de alto perfil involucrada en el escándalo de admisión a la universidad.

Huffman se declaró culpable de cargos de fraude después de que supuestamente disfrazó USD 15.000 como donación caritativa para cambiar los puntajes de SAT de su hija Sophia, y posteriormente pasó un total de 11 días de una condena de dos semanas en prisión. Ella continúa terminando su servicio comunitario.

Descubre a continuación

El Instituto Confucio es “peligroso” y un “centro de espías”, dice un experto

TE RECOMENDAMOS