Niños curiosos levantan un cartel y hallan un pozo oculto con un par de ojos tristes pidiendo ayuda

Por La Gran Época
30 de Enero de 2018 Actualizado: 06 de Febrero de 2019

Cuando dos niños salieron a caminar, se encontraron con un extraño cartel viejo en el suelo. Curiosos, lo voltearon para ver lo que anunciaba y fue entonces cuando descubrieron por qué el letrero estaba allí.

Tyler Price y su primo Eugene estaban paseando y explorando un área abandonada cerca de su casa en Flint, Michigan, cuando vieron un letrero viejo. Después de darle la vuelta, se sorprendieron al encontrar un agujero debajo del cartel, pero lo que les sorprendió más fue ver un par de ojos mirándolos desde adentro.

Resultó que el letrero era utilizado como una cubierta para un drenaje pluvial y alguien había tirado un pit bull dentro y lo cubrió colocando el letrero encima. El pobre perro fue dejado allí para morir.

No se sabe por cuánto tiempo estuvo atrapado el perro dentro del drenaje, pero los dos niños se sorprendieron y decidieron rescatarlo lo más rápido posible.

Tyler le dijo a Life With Dogs,”Lo levanté con mi pie y miré. Todo lo que pude ver fueron sus ojos” y su primer pensamiento fue, “¡Tenemos que sacarlo!”.

Sin embargo,intentaron todo por sacar al perro del desagüe, pero no lo lograron.  Así que Tyler llamó a su padre, George, para que los ayudara, e incluso le dijo que comprara algo de comida para perros con su dinero. Le dijo, “Papá, toma mi billetera, ¿puedes ir a la tienda y traer comida y agua para el perro?”.

El papá de Tyler llegó pronto  y llamó al grupo de rescate de los Streethearts para que los ayudara. El niño tomó la comida para perros que su papá llevó y la dejó caer en el desagüe para el hambriento perro, que se lo tragó por completo enseguida.

En poco tiempo, el grupo de rescate llegó y sacó al perro del desagüe con una cuerda. Aunque el pit bull, ahora llamado Mars, había perdido la mitad del peso que se suponía debía tener, parecía no tener miedo ni resentimiento hacia los humanos.

Tyler explicó, “Pensé que iba a estar enojado o que trataría de morder a la gente”. Pero el cachorro estaba muy agradecido con los humanos.

“¡No puedes acercarte a él sin que te de un beso!”, dijo Terissa Kerr quien adoptó a Marte. “Mi mente no puede comprender por qué alguien querría hacer algo como esto, ¡especialmente a él! Es increíble. Gracias a Dios apareció Tyler”.

Es una suerte que los dos niños hallaran el cartel que terminó siendo la señal y que gracias a ellos, Mars está vivo. Su rápido accionar cambió todo para este adorable cachorro.

Los pastores alemanes son amigos leales y juguetones

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS