Los adultos mayores están considerando una segunda opción sobre dónde vivir

Las consecuencias de la autocuarentena y el aislamiento social están haciendo que muchas personas se replanteen sobre sus años dorados
Por JUDITH GRAHAM
12 de Octubre de 2020
Actualizado: 12 de Octubre de 2020

¿Dónde queremos vivir en los próximos años?

Los adultos mayores se están haciendo esta pregunta de nuevo a la luz del número de víctimas de la pandemia de COVID-19: vidas interrumpidas, aislamiento social y muertes en aumento. Muchos están cambiando de opinión.

Algunas personas que planificaron mudarse a residencias para ancianos ahora están eligiendo vivir de manera independiente en lugar de hacerlo de manera comunitaria. Otros se preguntan si trasladarse a un entorno donde puedan obtener más asistencia podría ser la decisión correcta.

Estas decisiones, bastante difíciles en tiempos normales, están ahora cargadas de incertidumbre a medida que la economía se debilita y las muertes por COVID-19 aumentan, incluyendo decenas de miles en hogares para ancianos y centros de vida asistida.

Teresa Ignacio Gonzalvo y su esposo Jaime, ambos de 68 años, eligieron construir una casa en lugar de mudarse a una comunidad de retiro de cuidado continuo, cuando se muden de Virginia Beach, Virginia, a Indianápolis a fines de este año para estar más cerca de sus hijas.

Habiendo oído hablar de los cierres en todo el país debido a la COVID-19, Gonzalvo dijo: “Nos hemos dado cuenta de que no estamos listos para perder nuestra independencia”.

Alissa Ballot, de 64 años, está planeando dejar su apartamento de 750 pies cuadrados en el centro de Chicago y establecerse en una comunidad de viviendas multigeneracional en la que los vecinos suelen compartir áreas de comedor y recreación y a menudo se ayudan unos a otros.

“Lo que he aprendido durante esta pandemia es que las relaciones personales son lo más importante para mí, no el lugar”, dijo.

Kim Beckman, de 64 años, y su esposo, Mike, estaban listos para dejar de ser propietarios en Victoria, Texas, y unirse a una comunidad de más de 55 años o alquilar un edificio de apartamentos de vida independiente en el norte de Texas desde antes de que la COVID-19 llegara.

Ahora, están considerando comprar una casa aún más grande porque “si vas a estar en la casa todo el tiempo, es mejor que te sientas cómodo”, dijo Beckman.

“Todos los que conozco están hablando de esto”, dijo Wendl Kornfeld, de 71 años, que vive en el Upper West Side de Manhattan. Ella ha pospuesto temporalmente la perspectiva de mudarse a una comunidad de retiro de cuidado continuo que se está construyendo en el Bronx.

“Mi esposo y yo vamos a tocar de oído; queremos ver cómo se desarrollan las cosas” con la pandemia, dijo.

En los círculos de Kornfeld, la gente está más comprometida que nunca a permanecer en sus casas o apartamentos tanto tiempo como sea posible, al menos por el momento. Su temor: si se mudan a una comunidad de ancianos, es más probable que se encuentren con un brote de COVID-19.

“Todos hemos oído hablar de la enorme cantidad de muertes en los geriátricos”, dijo Kornfeld. Pero las personas que se quedan en sus propios hogares pueden tener problemas para encontrar ayuda asequible allí cuando la necesiten, reconoció.

Más de 70,000 residentes y miembros del personal de residencias de ancianos e instituciones de vida asistida murieron a causa de la COVID-19 a mediados de agosto, según el último recuento de la Fundación de la Familia Kaiser (KFF). Este es un recuento insuficiente porque menos de la mitad de los estados reportan datos de la COVID-19 en residencias de ancianos. Tampoco se reportan datos de personas que viven independientemente en viviendas para ancianos. (KHN es un programa editorialmente independiente de KFF).

El nerviosismo sobre la vida de los ancianos se ha extendido como consecuencia, y en julio, el Centro Nacional de Inversión para la Vivienda y el Cuidado de los Ancianos reportó tasas de ocupación más bajas desde que la organización de investigación comenzó a rastrear los datos hace 14 años. La ocupación cayó más en los centros de vida asistida (un descenso del 3,2 % de abril a junio, en comparación con enero a marzo) que en la vida independiente (un descenso del 2,4 %). La organización no recopila datos sobre los asilos para ancianos.

En una encuesta independiente del NIC a prestigiosos ejecutivos de vivienda, en agosto, el 74 % dijo que las familias habían expresado su preocupación sobre mudarse, ya que los casos de COVID aumentaron en muchas partes del país.

Superar el posible aislamiento

La posibilidad de aislamiento social es especialmente preocupante, ya que las instituciones mantienen restricciones a las visitas familiares, a las cenas y a las actividades de grupo. (Si bien los estados han comenzado a permitir las visitas en el exterior de los asilos y centros de vida asistida, la mayoría de los centros aún no permiten las visitas al interior, situación que aumentará la frustración cuando el clima se torne frío).

Beth Burnham Mace, economista jefe del NIC y directora de extensión, enfatizó que los operadores respondieron agresivamente al establecer nuevos protocolos de seguridad y sanidad, trasladando la programación a Internet, ayudando a los residentes a conseguir comestibles y otros suministros esenciales, y comunicándose regularmente sobre la COVID-19, tanto en el lugar como en la comunidad en general, con mucha más regularidad.

Mary Kazlusky, de 76 años, reside en una vida independiente en Heron’s Key, una comunidad de jubilados de cuidado continuo en Gig Harbor, Washington, que está haciendo todo esto y más con una institución hermana, Emerald Heights en Redmond, Washington.

“Todos nos sentimos seguros aquí”, dijo. “Aunque se nos aconseja encarecidamente no entrar en los apartamentos de los demás, al menos podemos vernos en el pasillo, en el lobby y en terrazas. En cuanto al aislamiento, estás aislado aquí con más de 200 personas: Siempre hay alguien alrededor”.

Un miembro del personal de Heron’s Key dio positivo por COVID-19 en agosto, pero se ha recuperado. Veinte residentes y miembros del personal dieron positivo en Emerald Heights. Dos residentes y un miembro del personal murieron.

Colin Milner, director ejecutivo del Consejo Internacional del Envejecimiento Activo, subraya que algunas comunidades están haciendo un mejor trabajo que otras. Su organización publicó recientemente un informe sobre el futuro de la vida de los ancianos a la luz de la pandemia.

En él se pide a los operadores que instituyan una serie de cambios, entre ellos el establecimiento de zonas de visita seguras para las familias tanto en el interior como en el exterior; la prestación de servicios de Internet de alta velocidad en todas las comunidades; y la garantía de un suministro adecuado de mascarillas y otras formas de equipo de protección personal para los residentes y el personal, entre otras recomendaciones.

Algunas familias desean ahora haber hecho arreglos para que sus familiares mayores reciban atención en un entorno más estructurado antes del comienzo de la pandemia. Se están dando cuenta de que los adultos mayores que viven de forma independiente, especialmente los que son frágiles o tienen deficiencias cognitivas leves, están teniendo dificultades para arreglárselas solos.

“Estoy escuchando de mucha gente —en su mayoría hijas mayores—que esperamos demasiado tiempo para trasladar a mamá o papá, teníamos la cabeza en la arena, ¿puede ayudarnos a encontrar un lugar para ellos?”, dijo Allie Mazza, propietaria de Brandywine Concierge Senior Services en Kennett Square, Pennsylvania.

Mientras que muchos operadores instituyeron moratorias de mudanza a principios de la pandemia, la mayoría ahora permiten nuevos residentes siempre y cuando den negativo para COVID-19. También se requieren cuarentenas de hasta dos semanas antes de que la gente pueda circular en la comunidad.

Sin embargo, muchos adultos mayores simplemente no tienen los medios financieros para mudarse. Más de la mitad de los adultos mayores de ingresos medios —cerca de 8 millones de adultos mayores —no pueden permitirse una vida independiente o en comunidades de vida asistida, según un estudio publicado el año pasado. Además, más de 7 millones de ancianos son pobres, según la Encuesta de Pobreza Suplementaria federal, que incluye gastos médicos de bolsillo y otros gastos del ahorro.

Preguntas que hacer

Para aquellos que puedan considerar la vivienda para personas mayores, los expertos sugieren hacer varias preguntas:

  • ¿Cómo se comunica el centro con los residentes y las familias? ¿Han tenido un brote? ¿Están informando sobre casos y muertes? ¿Está compartiendo las últimas pautas de las autoridades de salud pública federales, estatales y locales?
  • ¿Qué protocolos se han instituido para garantizar la seguridad? “Me gustaría saberlo: ¿Tienen un plan para catástrofes, no solo la pandemia, sino también inundaciones, incendios, huracanes, tormentas de nieve?”, Milner dijo. “Y más allá de un plan, ¿tienen suministros en su lugar?”.
  • ¿Cómo involucra la comunidad a los residentes? ¿Se dispone de programas en Internet (clases para hacer ejercicio, conferencias, reuniones de grupos de interés)? ¿Son posibles las interacciones individuales con el personal? ¿El personal está organizando interacciones en Internet a través de FaceTime o Zoom con la familia?
  • ¿Se permiten las visitas de los familiares? “El compromiso social y la estimulación son más importantes que nunca”, dijo David Schless, presidente de la American Seniors Housing Association.
  • ¿Cuál es el estado financiero de la empresa y su tasa de ocupación? “Las propiedades con tasas de ocupación del 90 % o más van a ser capaces de soportar las presiones por COVID-19 significativamente más que las propiedades con una ocupación inferior al 80 %, en mi opinión”, dijo Mace del Centro Nacional de Inversión para la Vivienda y el Cuidado de Ancianos. Una mayor ocupación significa más ingresos, lo que permite a las instituciones afrontar mejor los gastos adicionales asociados a la pandemia”.

“La transparencia es muy importante”, dijo Schless.

Judith Graham es una columnista colaboradora de Kaiser Health News, que originalmente publicó este artículo. La cobertura de KHN de estos temas es apoyada por la Fundación John A. Hartford, la Fundación Gordon y Betty Moore y la Fundación SCAN.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabías esto?

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

Se sentaron a meditar en la principal plaza de Beijing. Su mensaje simple sorprendió a todos y su presencia sin precedentes pronto se convirtió en una noticia internacional.

TE RECOMENDAMOS