Los ánimos se intensifican en reuniones de la Junta Escolar de Florida por libro sexualmente gráfico

"Si la junta escolar hubiera cumplido con la ley (...) esto iría a la oficina del fiscal del estado"
Por Patricia Tolson
23 de Noviembre de 2021
Actualizado: 23 de Noviembre de 2021

BUNNELL, Florida–Los ánimos estallaron en una una jornada de la Junta Escolar del Condado de Flagler el 16 de noviembre, seguido de una polémica reunión de la junta escolar donde las protestas y declaraciones públicas de ambos lados continuaron hasta altas horas de la noche en un debate constante sobre un libro y un informe criminal.

The Epoch Times había informado anteriormente que Jill Woolbright, miembro de la junta escolar del condado de Flagler, presentó una denuncia penal por un libro sexualmente gráfico–que se descubrió en los centros de medios de tres escuelas del condado de Flagler–que cree que viola las leyes estatales sobre obscenidad.

En la jornada del 16 de noviembre, la Directora de Enseñanza y Aprendizaje LaShakia Moore admitió que varios padres habían “planteado diferentes preocupaciones con algunos de los recursos que se estaban utilizando”. Según Moore, si bien la política actual “hace un gran trabajo al delinear los pasos” sobre qué hacer cuando se cuestiona cualquier material educativo, el distrito debe “buscar oportunidades para actualizar esta política específicamente para alinearla con el estatuto estatal”.

Durante la jornada de la junta escolar, la abogada de la junta escolar, Kristy Gavin, admitió que la política de la junta escolar del condado de Flagler no se actualizó cuando se aprobó la ley de obscenidad criminal de Florida en 2017, y agregó que “la mayoría de los distritos escolares del estado tienen políticas obsoletas”.

Gavin dijo además que ella acababa de asistir a una conferencia en la que otros distritos mencionaron “una investigación de los libros mencionados” durante la jornada, y mencionó que los condados de Orange, Lee y Martin también habían cuestionado “estos libros”.

LaShakia Moore, directora de Enseñanza y Aprendizaje del Distrito Escolar del Condado de Flagler (FCSB), brinda información sobre políticas a los miembros de la junta escolar con respecto a los procedimientos para los materiales cuestionados, mientras que el presidente de FCSB, Trevor Tucker, observa un taller en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Moore dijo que cuatro libros se encuentran actualmente en su “proceso de desafío”: “All Boys Aren’t Blue”, “Stamped”, “The Hate You Give” y “Speak”. Para Woolbright, Moore se colocó injustamente en una posición precaria por el hecho de que Gavin no llamó la atención sobre la nueva ley y por no informar a la Junta que la política debía revisarse para cumplir con la nueva ley.

“Hasta donde sé, la junta escolar nunca aprobó que este libro llegue a las escuelas”, le dijo Woolbright a The Epoch Times. “Creo que fue un delito y que fue un delito grave y me aseguraron que se ocuparían de ello.

“El tema tabú es que ha salido en las redes sociales que fui yo quien pidió que se quitaran los otros libros y quiero aclarar las cosas porque hay que decir la verdad”, dijo Woolbright en la jornada del 16 de noviembre. “La verdad es que hablé específicamente de un libro”.

Woolbright también señaló cómo un bloguero local, Pierre Tristam, había escrito un “reportaje exclusivo”, alimentado con información errónea que recibió a través de Gavin y la vicepresidenta de FCSB, Colleen Conklin, un cargo que ninguno de los dos negó.

La vicepresidenta de la Junta Escolar del Condado de Flagler frunce el ceño entre los ataques a su colega Jill Woolbright mientras la abogada de la Junta Escolar Kristy Gavin observa en un taller contencioso en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

A través de frecuentes interrupciones, Conklin mostró su animosidad hacia Woolbright en una exhibición incómoda. Su reprimenda a Woolbright se volvió tan intensa que la miembro de la junta, Janet McDonald, pidió un receso. Mientras que otros hacían esfuerzos para que la reunión volviera al orden, Conklin les gritó, negándose a detener su ataque a Woolbright, incluso cuando el presidente de la junta escolar, Trevor Tucker, le dijo repetidamente que se detuviera.

“Ella está a cargo de [Tucker], está a cargo de Cheryl, está a cargo del superintendente y definitivamente está a cargo de la abogada”, dijo Woolbright a The Epoch Times, “y su comportamiento es incitado por las personas que la apoyan, mientras que al resto de la comunidad le disgusta”.

Incluso después de que se reanudó el orden en la reunión, Conklin promocionó el valor del libro de George Johnson “All Boys Aren’t Blue”, porque había recibido premios, que se tomó el tiempo de catalogar y leer en voz alta, uno por uno. Sin embargo, McDonald notó rápidamente que esos premios, ninguno de los cuales proviene de organizaciones literarias, no reemplazaban la ley de Florida.

Woolbright señaló que había sido contactada por “cientos y cientos y cientos” de residentes y padres del condado de Flagler que estaban “consternados” al descubrir que este libro estaba disponible para sus hijos”.

Cheryl Massaro, miembro de la junta escolar del condado de Flagler, participa en un taller de la junta escolar en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Cheryl Massaro, miembro de la junta escolar, refutó a Woolbright y dijo que tenía “cientos y cientos y cientos y cientos de contactos” que se oponen a la posición de Woolbright. Si bien Massaro admitió que Woolbright siguió el procedimiento existente, sugirió que una resolución “lleva tiempo”. Mientras tanto, los padres del condado de Flagler debían estar sin saber nada.

Massaro también intentó comparar la presencia conocida de un libro sexualmente gráfico en varias bibliotecas escolares en el condado de Flagler con el hecho de que los niños pueden acceder a la pornografía y escuchar música vulgar en sus celulares. Luego reprendió a Woolbright por presentar una denuncia penal ante el departamento del alguacil.

“¿Quién hace eso?”, se burló Massaro y preguntó si alguien más “en todo Estados Unidos” había presentado alguna vez una queja sobre libros vulgares en una escuela.

Como informó The Epoch Times el 2 de agosto, se presentó una demanda contra las Escuelas Públicas del Condado de Broward con respecto al contenido “muy pornográfico” en libros disponibles a través de sus bibliotecas para niños de hasta 4 años.

“Ya sea que las políticas estén desactualizadas o no”, Conklin insistió en que el esfuerzo de Woolbright por exponer el libro no era más que un “drama político” y que “presentar un reporte policial” era de hecho “infringir la política”, independientemente de la nueva ley que hizo obsoleta la política existente.

Conklin luego se quejó de que la noticia expuso el caos en el condado de Flagler y “dejó la impresión” de que “estaban atrasados”. Luego, Conklin acusó a los padres del condado de Flagler que se oponían al vulgar libro de ser parte de una conspiración y seguir “un manual” compartido por grupos marginales con el propósito de “derribar” a los miembros de la junta escolar.

Mientras Conklin y otros intentan describir “All Boys Aren’t Blue” como “un libro galardonado”, McDonald señaló que los premios son por la portada artística y por los problemas que plantea con respecto a ciertos grupos que son tendencia social. Ninguno de los premios se otorgó a la excelencia literaria.

Las fuerzas del orden aseguran la paz durante una protesta frente a un edificio del condado durante una polémica reunión de la junta escolar en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Más tarde, en la reunión de la junta escolar de las 6 p.m., los manifestantes se reunieron fuera del edificio, junto con una presencia notable de las fuerzas del orden. Los estudiantes, organizados por el estudiante del condado de Flagler, Jack Petocz, distribuyeron copias del libro de Johnson. En el interior, la sala de juntas solo tenía espacio para estar de pie. Una multitud desbordada se reunió justo afuera de las puertas.

Solo había lugar para estar de pie en la polémica reunión de la junta escolar del condado de Flagler del 16 de noviembre. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Durante los comentarios públicos, una madre de Flagler quiso abordar lo que ella veía como “un abuso de poder”, reiterando la afirmación de Tristam de que Woolbright quería “prohibir los libros”. Tristam también hizo una afirmación inexacta de que se había “convocado” a un alguacil para que retirara los libros de la escuela.

Las miembros de la junta escolar del condado de Flagler, Cheryl Massaro, Jill Woolbright y Janet McDonald en el estrado en una reunión de la junta escolar en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Otra residente de Flagler intentó leer extractos de otro libro, también lleno de lenguaje vulgar, que descubrió que está disponible para los niños en una de las bibliotecas de las escuelas secundarias del condado de Flagler. Sin embargo, el presidente del FCSB, Tucker, le prohibió hacerlo. La ironía de su razonamiento– de que “había niños en la habitación” y podrían estar viendo la transmisión en vivo–no pasó desapercibida para muchos de los que estaban sentados en la sala.

La maestra del condado de Flagler, Regina Lee, insistió en que a Woolbright “le tendieron una trampa un grupo muy pequeño de personas con una agenda para hacer el trabajo sucio” e insistió en que todo el esfuerzo fue “planeado”. Sin embargo, no identificó quién se suponía estaba a cargo de su presunta conspiración. Lee dijo que la conspiración para prohibir los libros LGBTQ+ había “afectado” a otros condados, como “Brevard, Orange y Volusia”, y fue “en The View” que otros estados también habían prohibido el libro de Johnson. También alegó que a Woolbright se le había “dado” “de alguna manera” una lista de libros “LGBTI+” con “instrucciones” para ver si estaban en la biblioteca.

Lee luego expresó su desdén por la Declaración de Derechos de los Padres de Florida del gobernador Ron DeSantis.

La multitud desbordada espera fuera de la sala de pie, la multitud llena la sala en una reunión de la Junta Escolar del Condado de Flagler en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“Su estatuto 1014 Declaración de Derechos de los Padres elimina totalmente la educación de los niños por parte de profesionales y usted, se la quita a las personas que han estudiado educación y la pone en manos de padres sin educación o educados”, afirmó Lee.

Muchos asistentes movieron su cabeza en desconfianza cuando ella alegó que “la controversia parece ser parte de un intento de QAnon u otro grupo marginal de destruir la capacidad de los negros y LGBT+ de tener representación en los libros”.

El estudiante del condado de Flagler, Jack Petocz, reiteró la narrativa de Tristam de que Woolbright estaba tratando de “prohibir” cuatro libros. Repitió la opinión de Conklin de que los numerosos “elogios” otorgados al libro de Johnson–en el que describe una relación incestual de un niño con un primo adulto y detalles gráficos de actos sexuales–eximieron las memorias de la ley de obscenidad de Florida.

Los padres y los residentes señalan su aplauso silencioso cuando un padre hizo un comentario público oponiéndose a un libro vulgar encontrado en las bibliotecas escolares en una reunión de la Junta Escolar del Condado de Flagler en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

Una residente, Leslie Johnson, felicitó a Woolbright durante la sección de comentarios públicos por “intensificar y hacer lo correcto”. Debido a su supuesta incompetencia en el asunto, Johnson pidió la renuncia de Gavin.

Sin poder dirigirse a los miembros de la junta escolar por su nombre, otra residente, Patricia Hooper, amonestó a la miembro de la junta “sentada justo enfrente” (Conklin) por atacar a Woolbright en las redes sociales acusándola de “no ser una jugadora de equipo”. Hooper respondió: “No quiero ‘una jugadora de equipo’”, sino una miembro de la junta escolar que defendiera a los niños. “Ella expuso su hipocresía”, acusó Hooper. Hooper también pidió la renuncia de Gavin.

Varios padres más agradecieron a Woolbright por sus esfuerzos para proteger a sus hijos. Otro residente pidió la renuncia de Gavin.

En su declaración final, Woolbright criticó a Tristam y su blog, Flagler Live, llamándolo “Flagler Lies” y “noticias falsas”. Ella reiteró la información errónea que él había perpetuado y explicó que todo lo que quería era que se “revisaran” tres de los libros y que se retirara el libro de Johnson porque cree que viola las leyes de obscenidad de Florida.

“Si quieres silenciar a alguien y darle vueltas a la agenda política, asegúrate de que todo el mundo piense que no le agradan los negros ni nadie de la comunidad LGBTQ”, afirmó Woolbright. “Entonces tienes un incendio que se vuelve desenfrenado”.

En contra de las acusaciones que le lanzó su oposición, Woolbright insistió en que no le importaba el color de Johnson o el hecho de que se identificara como “homosexual” con los pronombres de “ellos”. Luego, Woolbright lanzó “un poco” de una bomba que nunca antes había compartido públicamente. La persona que algunos etiquetaron como una “mujer blanca” de “privilegio” había crecido “en un hogar extremadamente abusivo” y fue abusada sexualmente por su propio padre. “Así que no me hables de trauma”, acusó Woolbright a sus críticos, diciendo que ella también “podría escribir un libro que te incomode leerlo”.

Sin embargo, aunque Woolbright dijo que comprende completamente el trauma, los factores desencadenantes y los riesgos de suicidio de quienes sufrieron abuso sexual, no comprende por qué el condado de Flagler tiene “miembros de la junta escolar y una abogada que no quieren seguir la ley”.

“Tengo entendido que la junta escolar y el superintendente se han relajado en la actualización de sus políticas y procedimientos según los requisitos de la ley de Florida”, dijo el alguacil del condado de Flagler, Rick Staly, a The Epoch Times el lunes.

Según explicó Staly, la ley citada por Woolbright en su denuncia es “muy específica”. Para violar esa ley y ser considerado “perjudicial para los niños”, el libro tendría que cumplir con los tres estándares, como se describe en el Estatuto de Florida 847.001 (6):

“Nocivo para menores” significa cualquier reproducción, imitación, caracterización, descripción, exhibición, presentación o representación, de cualquier tipo o forma, que represente desnudez, conducta sexual o excitación sexual cuando:

  • (a) Apela predominantemente a un interés lascivo, vergonzoso o mórbido;
  • (b) Es evidentemente ofensivo para los estándares prevalecientes en la comunidad adulta en su conjunto con respecto a lo que es un material o conducta adecuados para menores; y
  • (c) En su conjunto, carece de valor literario, artístico, político o científico grave para los menores.

“Debido a que no pudimos pasar de la junta escolar que no cumplía con el estatuto, no pudimos seguir adelante”, dijo Staly. “Tengo entendido que la junta escolar, el superintendente y su abogada no han dado instrucciones claras a sus bibliotecarios sobre lo que está autorizado para estar en una biblioteca escolar y ese es uno de los requisitos bajo la ley de Florida. Entonces, debido a que no pudimos pasar de la junta escolar que no cumplía con la estatuto, no pudimos dejar que siga.

“Si la junta escolar hubiera cumplido con la ley, e hicimos esta investigación y nuestros investigadores sintieron que esto era pornografía, entonces la ley dice que iría a la oficina del fiscal estatal”, dijo Staly.

Una madre del condado de Flagler le deja claro el tema de quién está a cargo cuando se trata de los niños mientras observa los procedimientos en una reunión de la junta escolar en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“Así que aquí estamos con una política que no se ha actualizado para incluir el capítulo de obscenidad”, dijo Woolbright a The Epoch Times. “Nuestras políticas se basan en estatutos estatales, por lo que esto es negligencia por parte de la abogada de la junta escolar. Evidentemente, no la actualizó correctamente cuando se aprobó la ley, por lo que fue negligente. Entonces, ¿cómo puede responsabilizar a cualquier empleado por no seguir la política cuando su política es incorrecta? Por eso el alguacil no pudo seguir adelante con nada. Dijo que si nuestra política hubiera sido adecuada, podría haber pasado al siguiente nivel”.

La abogada de la junta escolar, Kristy Gavin, observa como una segunda residente del condado de Flagler pide su renuncia durante los comentarios públicos en una reunión de la junta escolar en Bunnell, Florida, el 16 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“Realmente es culpa de la junta escolar y de la abogada”, dijo Woolbright. “Todo depende de nosotros. Aunque no lo sabía hasta ahora, la responsabilidad vuelve a nosotros. La buena noticia es que la gente de este condado ahora sabe lo que está pasando. Podrían haber barrido esto debajo de la alfombra si no hubiera ido al sheriff”.

“No tengo nada más que empatía y compasión por George Johnson”, expresó Woolbright durante su declaración de clausura en la reunión de la Junta Escolar del 16 de noviembre, cruzando los brazos contra sí misma mientras su voz tranquila se rompía por la emoción. “Ojalá no todo se estropeara tanto y pudiera tener una conversación con él, porque somos más parecidos que diferentes. Pero los medios arruinaron eso. ¿No es cierto?”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS