Los aranceles protegen a las industrias de EE. UU. de las prácticas desleales de China

Parte 1: continúan las prácticas comerciales desleales de China
Por Antonio Graceffo
12 de Septiembre de 2021
Actualizado: 12 de Septiembre de 2021

Análisis

Los aranceles de la era Trump deben seguir vigentes hasta que China se abstenga de realizar prácticas comerciales desleales.

El déficit comercial de EE. UU. con China asciende a algo más de 187,000 millones de dólares en lo que va de año. Desde que Biden asumió el cargo en enero, el déficit comercial aumentó en un 46.4 por ciento en comparación con el mismo período en 2020. Hasta ahora, el presidente Biden no ha desarrollado una política comercial para China. Mientras tanto, las prácticas comerciales desleales de China continúan.

Durante años, algunas empresas de EE. UU. se han quejado del acceso desigual a los mercados chinos. Las empresas estadounidenses tienen vedado el acceso a muchos de los sectores comerciales de China, mientras que las empresas chinas, incluso las estatales, disfrutan de un acceso sin obstáculos a prácticamente todos los sectores de la economía de EE. UU.

La Administración Trump también estaba preocupada por las industrias estadounidenses, como la automovilística y la aeronáutica, que se enfrentaban a un terreno de juego desigual, ya que el Partido Comunista Chino (PCCh) subvenciona estas y otras industrias. Es mucho más difícil para las empresas de EE. UU. obtener beneficios al competir con entidades chinas que reciben continuas subvenciones y préstamos blandos del PCCh y de los bancos estatales. Además, las industrias y empresas favorecidas por el PCCh disfrutan de la protección del gobierno frente a la competencia, tanto en el país como en el extranjero, lo que supone para el régimen unas economías de escala sin precedentes.

WeChat es un ejemplo del tipo de economías de escala que disfrutan las empresas chinas favorecidas. Es casi imposible que una empresa china o una empresa extranjera lance una aplicación de comunicación en China. En consecuencia, WeChat es utilizada por la gran mayoría de los 1400 millones de habitantes de China, lo que la convierte en una de las mayores aplicaciones del mundo.

En respuesta a las prácticas comerciales desleales de China, la Administración Trump impuso aranceles por valor de 550,000 millones de dólares a los productos importados de China. Inicialmente, la secretaria del Tesoro de Biden, Janet Yellen, dijo que los aranceles continuarían. A partir de agosto de 2021, 360,000 millones de dólares de esos aranceles siguen en vigor. En una declaración reciente, Yellen dijo que quiere revisar los aranceles de la era Trump, ya que consideraba que quizá no se habían aplicado de forma que protegieran mejor los intereses de EE. UU.

El viceprimer ministro chino, Liu He, y el presidente estadounidense, Donald Trump, firman un acuerdo comercial entre EE. UU. y China en la Sala Este de la Casa Blanca el 15 de enero de 2020. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

Muchos economistas prominentes, entre ellos los premios Nobel Milton Freedman y Paul Krugman, se han pronunciado sobre la naturaleza destructiva de los aranceles comerciales, pidiendo la derogación de los aranceles de la era Trump. Por otra parte, el New York Times confirmó lo que muchos en la Administración Trump ya sabían, que si bien China estaría agradecida por la derogación de los aranceles, no ha accedido a poner fin a los subsidios a las empresas estatales ni a abstenerse de incurrir en ninguno de los otros comportamientos injustos identificados por la Administración.

Los aranceles son impuestos que se aplican a los productos importados de otros países, normalmente como un porcentaje fijo del valor del producto. Las empresas que importan estos productos pagan los aranceles, que generalmente se trasladan a los consumidores nacionales en forma de precios más altos. Los que apoyan los aranceles argumentan que es mejor que las empresas de EE. UU. paguen este dinero al gobierno de ese país que dárselo a las empresas extranjeras.

Los gobiernos imponen aranceles por una serie de razones, que van desde la obtención de ingresos públicos hasta la protección de las industrias incipientes y las empresas nacionales frente a los competidores extranjeros, pasando por la protección de la seguridad nacional y de las industrias sensibles a la defensa, y la mejora de las condiciones comerciales, o como remedios para las infracciones comerciales percibidas, como las subvenciones injustas y el dumping por parte de un país exportador.

Muchos economistas se oponen a los aranceles porque provocan un aumento de los precios al consumidor en el país nacional, así como represalias por parte de los socios comerciales extranjeros. Otros economistas defienden los aranceles. Además, desde el siglo XVIII, la mayoría de los principales economistas, incluido el padre de la economía moderna Adam Smith, ofrecieron excepciones a la regla, situaciones en las que creían que los aranceles estaban justificados o eran beneficiosos, aunque en general se oponían a los aranceles comerciales. Smith sostenía que los aranceles podían utilizarse para la defensa nacional y, en ocasiones, para establecer mercados más libres. Smith pasó el último año de su vida trabajando como comisario de aduanas, haciendo cumplir los aranceles para la Corona.

En su tratado del siglo XVIII, “El tesoro de Inglaterra a través del comercio exterior”, el economista británico Thomas Mun argumentó que los aranceles podían utilizarse para lograr un “sobreequilibrio comercial“. En 1833, Robert Torrens expuso la teoría del arancel óptimo: una nación que es un gran importador podría trasladar la incidencia de un arancel de importación de los consumidores nacionales a los exportadores extranjeros. En particular, un país con poder de monopsonio, como Estados Unidos, podría obligar a los exportadores a bajar sus precios, lo que, a su vez, les disuadiría de exportar a Estados Unidos, porque podrían ganar más vendiendo sus mercancías en otros lugares. Un beneficio adicional para Estados Unidos como monopsonio es que, mediante la imposición de un arancel a la importación, un monopsonio puede obtener una ventaja al reducir su demanda de un producto, lo que reduciría su déficit comercial.

Los aranceles tienen una larga historia en Estados Unidos. El primer secretario del Tesoro de EE. UU., Alexander Hamilton, abogó por la imposición de aranceles temporales para proteger las industrias incipientes de EE. UU. Uno de los aranceles vigentes más antiguos de Estados Unidos es el del azúcar de 1789. Aunque causó ineficiencias económicas, puede considerarse que tuvo éxito porque cumplió su objetivo de proteger la industria azucarera de EE. UU. El azúcar costaba casi el doble en EE. UU. que en el resto del mercado mundial y, sin embargo, la industria azucarera estadounidense sobrevivió.

Los aranceles al aluminio de la era Trump han salvado a la industria del aluminio de EE. UU. En 2010, había 23 fundiciones de aluminio nacionales. Pero en 2017, solo quedaba una debido a las importaciones baratas. Los aranceles al aluminio de EE. UU. de 2018 revivieron la industria, que ha aumentado la producción nacional, ha creado miles de puestos de trabajo y ha atraído miles de millones de dólares en inversiones.

Algunos de los asesores económicos de la Administración Trump recomendaron imponer aranceles como técnica de negociación. Un ejemplo exitoso de esta política fue que EE. UU. impuso un arancel contra el acero surcoreano. En respuesta, Corea del Sur instituyó voluntariamente una cuota de exportación, que redujo sus exportaciones a Estados Unidos. Otro uso de los aranceles en la Administración Trump fue reducir el volumen total del comercio para reducir el déficit comercial de EE. UU. con determinados países.

Existen amplios precedentes históricos que apoyan el argumento de que los aranceles pueden ser beneficiosos en ciertos casos. Muchos de los agravios de EE. UU. con China coinciden con condiciones como el acceso restringido al mercado, las subvenciones injustas, las malas condiciones comerciales y la seguridad nacional. El aluminio y el acero de EE. UU. son dos claros ejemplos de industrias que son fundamentales para la infraestructura de defensa, por lo que la administración no debe permitir que sean destripadas por importaciones extranjeras más baratas. Y por último, como casi monopsonio, el mayor comprador del planeta, Estados Unidos debe ejercer su poder de mercado para dictar los términos del comercio. Hasta que China acceda a resolver los agravios comerciales de EE. UU., Estados Unidos debe mantener sus aranceles a la importación de China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS