Los ataques a la educación en el hogar cristiano ya no son más sutiles

Por Charlotte Allen
09 de Mayo de 2021
Actualizado: 09 de Mayo de 2021

Opinión

A principios de 2020, Elizabeth Bartholet, profesora de la Facultad de Derecho de Harvard, se hizo famosa por defender una “presunta prohibición” de la enseñanza en el hogar.

El 3 a 4 por ciento de los padres estadounidenses que optaron por educar a sus hijos en casa tendrían que demostrar a las autoridades educativas que “su caso está justificado” y, si no podían hacerlo, tenían que enviar a sus hijos a las escuelas públicas.

Un artículo sobre Bartholet en la revista de exalumnos de Harvard, reiterando una postura que había adoptado en un extenso artículo de revisión de leyes publicado poco antes, provocó furor entre padres y jóvenes, algunos de ellos graduados de Harvard, que habían disfrutado de experiencias exitosas de la enseñanza en el hogar.

Luego vino el bloqueo debido al coronavirus. Luego que las escuelas públicas cerraron sus aulas tradicionales y los sindicatos de maestros prometieron mantenerlas cerradas durante el año escolar 2020-21 y más allá, el porcentaje de hogares que educan en casa aumentó repentinamente, al 5.4 por ciento a fines de abril de 2020 y al 11.1 por ciento para finales de septiembre de 2020. Muchos de los nuevos educadores en el hogar eran residentes urbanos políticamente liberales, y el movimiento contra la enseñanza en el hogar se desvaneció rápidamente como causa progresista.

Pero ahora los oponentes de la enseñanza en el hogar están de regreso, con un enfoque nuevo y más específico: la enseñanza en el hogar cristiano. El ímpetu fue la invasión del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos por partidarios descontentos de Trump. Eso rápidamente se identificó en los medios como “nacionalismo blanco” y luego como “nacionalismo cristiano blanco”, con la premisa de que los cristianos evangélicos blancos eran un importante bloque de votantes a favor de Donald Trump en las elecciones de 2020, y muchos habían asistido a una gran manifestación de Trump en el National Mall ese día. A partir de ahí, fue un salto rápido a las escuelas en el hogar evangélicas.

El 15 de enero, el Huffington Post publicó una crítica mordaz de Abeka Publishing y Bob Jones University Press, los cuales publican libros de texto y otros materiales utilizados por muchos padres evangélicos que educan en casa: “El lenguaje usado en los libros se superpone con la retórica del nacionalismo cristiano, a menudo con tintes de nativismo, militarismo, y racismo”.

Días después, Chrissy Stroop, escritora del sitio web progresista Religion Dispatches, intervino: “Sería negligente de nuestra parte abordar la pregunta de ‘dónde se radicalizaron’ sin abordar cómo el movimiento de enseñanza cristiana y enseñanza en el hogar, junto con muchas iglesias blancas y otras instituciones evangélicas, mormonas, y católicas ‘tradicionales’, fomentaron las subculturas” presuntamente responsables del asalto al Capitolio.

Un artículo del 2 de marzo en Ms. Magazine se centró en los planes de estudio de enseñanza en el hogar “extremistas, supremacistas blancos” como “el producto de una cruzada de décadas para desregular la enseñanza en el hogar y en las escuelas privadas, cuyos frutos son visibles en fenómenos como QAnon, Negacionismo de COVID, los disturbios del Capitolio… ”

El 22 de abril, numerosos medios de comunicación, incluido The Washington Post, publicaron un artículo (ahora eliminado) del Religion News Service del pastor progresista Doug Pagitt declarando que “la enseñanza en el hogar en comunidades evangélicas conservadoras es un canal clave para que las ideas alimenten el nacionalismo cristiano”.

“El sistema de enseñanza evangélico conservador se ha convertido en un conducto de extremismo”, escribió Pagitt.

Anteriormente, el 30 de marzo, Philip Gorski, un profesor de sociología en Yale que estudia las tendencias religiosas estadounidenses, tuiteó: “La enseñanza en el hogar cristiano fue, y es, a menudo, si no siempre, un vector importante del nacionalismo cristiano blanco”. (Desde entonces, Gorski ha hecho que su cuenta de Twitter sea privada).

Nada de esto debería ser una sorpresa. Aunque los oponentes de la enseñanza en el hogar generalmente han planteado inquietudes comprensibles–como si los padres con enseñanza limitada están equipados para enseñar matemáticas y lectura, o si algunos padres mantienen a sus hijos fuera de la escuela como pretexto para abusar de ellos–su animadversión real tal como se expresa en sus escritos casi siempre está dirigido a padres demasiado religiosos para sus gustos. Eso significa cristianos evangélicos y otros cristianos conservadores (que todavía representan la gran mayoría de los educadores en el hogar), junto con los judíos jasídicos que educan a sus hijos en sus propias yeshivas.

En su artículo para Arizona Law Review, por ejemplo, Bartholet se refirió a lo que ella llamó el compromiso ideológico de los padres que educan en el hogar de “aislar a sus hijos de la cultura mayoritaria y adoctrinarlos en puntos de vista y valores que están en serio conflicto con esa cultura”.

Términos como “adoctrinar”, “aislar”, puntos de vista “muy alejados de la corriente principal” y no “exponer” a los niños a “perspectivas alternativas” o enseñarles a “pensar por sí mismos”–son lugares comunes de los escritos académicos de oponentes que educan en casa. Solo para dejar en claro de quién están hablando, estos críticos suelen hacer una referencia sarcástica a la Biblia como “verdad sagrada y absoluta”.

Sin embargo, hasta hace muy poco, los oponentes a la enseñanza en el hogar mantuvieron sus ataques razonablemente sutiles. Es decir, no salieron y dijeron directamente que lo que no les gustaba de la enseñanza en el hogar cristiano era la parte cristiana. Luego, la irrupción del Capitolio el 6 de enero les dio una excusa para hacer exactamente eso, generalmente sin poder respaldar sus ataques con evidencia.

El profesor de Yale Gorski, por ejemplo, admitió en un tuit posterior que no tenía idea de cuán “grande” podría ser realmente la supuesta “superposición entre los nacionalistas cristianos y los educadores en el hogar cristianos”.

Eso ayuda a los críticos porque, por supuesto, ellos y los medios de comunicación han redefinido el “nacionalismo” para que signifique mero patriotismo u orgullo por la historia y civilización de Estados Unidos y “nación cristiana” para significar una teocracia en lugar de un país donde el 65 por ciento de los habitantes de cada etnia se definen a sí mismos como cristianos y mantienen alguna formulación de ideales cristianos.

Por lo tanto, la inquietud por los libros de texto de enseñanza en el hogar de los editores religiosos que enseñan la virtud cívica, afirman que Dios creó el mundo como dice el Libro del Génesis, y tienen una visión negativas de dogmas progresistas como el feminismo, el activismo transgénero, el “Proyecto 1619”, y el alarmismo climático.

La noción de que el gobierno debería prohibir a los padres, cristianos o no, educar a sus hijos en los valores que ellos mismos aprecian–o verse obligados a “exponerlos” a valores que podrían encontrar aborrecibles, pero que definitivamente están en la “corriente principal” liberal secular (abogando por el aborto sin restricciones o el matrimonio entre personas del mismo sexo, por ejemplo)–es el totalitarismo en su forma más cruda. Y ahora que se han quitado los guantes a los anti-educadores en el hogar y sus verdaderos objetivos, también es parte de una guerra muy específica contra un gran número de cristianos.

Charlotte Allen es la editora ejecutiva de Catholic Arts Today y colaboradora frecuente de Quillette. Tiene un doctorado en estudios medievales de la Universidad Católica de América.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS