Los cierres de China están destruyendo su economía

Pero a Xi le aterra ponerles fin y revelar su fallido liderazgo
Por Anders Corr
19 de Mayo de 2022 4:17 PM Actualizado: 19 de Mayo de 2022 4:17 PM

Comentario

En abril no se vendió ni un solo vehículo en Shanghái, según la Asociación de Ventas de Automóviles de Shanghái el 16 de mayo. Este es el resultado directo de los cierres en los que los ciudadanos ya no necesitan sus autos—y no pueden permitírselos de todos modos.

Según la Oficina Nacional de Estadística de China, la producción de las fábricas y el gasto de los consumidores se desplomaron el mes pasado, mientras que la tasa de desempleo del país aumentó bruscamente hasta el 6.1%. El gasto de los consumidores cayó un 11.1% en comparación con abril del año pasado. La producción de automóviles en volumen disminuyó un 43.5%. Para los ciudadanos chinos de entre 16 y 24 años, la tasa de desempleo aumentó hasta el 18.2%.

Stella Yifan Xie, de The Wall Street Journal, que cubrió los últimos datos de China, escribió que se trata de “una prueba más del daño económico desatado por las medidas de contención de la pandemia más estrictas del país en más de dos años”.

Jonathan Moules, del Financial Times, dijo: “Los datos de hoy son un duro recordatorio del daño económico que está causando el enfoque de tolerancia cero de China con respecto al coronavirus, promulgado mediante cierres en toda la ciudad, pruebas masivas y centros de cuarentena”.

La decisión del régimen de mantener los cierres es política y tiene efectos económicos globales. Según Moules, el líder chino Xi Jinping “ha reafirmado su compromiso con la política como herramienta para erradicar el Covid antes de su candidatura a un tercer mandato en el poder a finales de este año, pero se espera que tenga profundas ramificaciones, no solo para China sino para las cadenas de suministro globales”.

Los desastrosos efectos económicos de la estrategia de “cero COVID” y el fracaso del sistema sanitario chino en la lucha contra el COVID-19 de forma eficaz están sometiendo a los ciudadanos chinos a una enorme presión.

Los últimos modelos predicen que 1.6 millones de chinos morirán y 2.7 millones serán ingresados en cuidados intensivos en solo tres meses de verano si se eliminan los cierres. Esto superaría en 15 veces el número de camas de cuidados intensivos.

Sin embargo, continuar con el confinamiento sin aumentar y mejorar la vacunación parece que solo está ralentizando la transmisión en lugar de erradicarla.

Debido a la mutación del coronavirus en formas más contagiosas pero menos letales, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo la semana pasada que la estrategia china de “cero-COVID” era insostenible. Pidió un cambio de enfoque, pero el Partido Comunista Chino (PCCh) censuró sus comentarios.

El obstinado apego de Xi a los cierres está provocando ahora el resentimiento y las protestas de los ciudadanos chinos. Y se puede entender por qué.

En el mayor distrito de Beijing, Chaoyang, el régimen obligó a sus 3.5 millones de residentes a realizar 17 rondas de pruebas de COVID-19 en las últimas tres semanas. Eso es casi una prueba al día por persona.

La gente hace fila para someterse a las pruebas de ácido nucleico de COVID-19 durante una nueva ronda de pruebas de ácido nucleico en medio del resurgimiento de COVID-19 en Beijing, China, el 11 de mayo de 2022. (VGC/VCG vía Getty Images)

Una cultura que debería ser próspera por la inteligencia y la vivacidad de su gente está, en cambio, controlada hasta el punto de la parálisis. Y si no estuviera paralizada, sería canalizada para los fines malignos del PCCh.

Mientras Xi se felicitaba públicamente hace unos meses por el “éxito” de los cierres, una variante previa de COVID estaba mutando en ómicron. El pueblo chino no estaba recibiendo las vacunas de ARNm que resultarían efectivas contra ómicron porque Xi no puede admitir que la tecnología occidental es superior a las vacunas chinas de producción propia basadas en tecnología obsoleta.

Tampoco puede Xi admitir que los cierres están fallando contra ómicron porque quiere un tercer mandato sin precedentes como “Presidente de todo“, el nuevo nombre burlón para este líder ignorante que ha tomado el timón de casi todas las carteras, incluida la economía.

“Desde Mao a Deng y ahora a Xi, el sistema comunista chino ha producido y prolongado niveles asombrosos de ignorancia en los líderes del Partido”, según Yu en el Taipei Times.

“Matar a los gorriones y a los profesores es estúpido; los hornos de acero de patio trasero son una estupidez; construir portaaviones sin capacidad ofensiva es ridículo. Pero en los últimos años, la ignorancia de los líderes chinos no ha hecho más que empeorar”.

Según Yu, el poder absoluto adquirido por el PCCh ha engendrado corrupción, arrogancia e ignorancia, lo que ha conducido a la caída de China. En una palabra, arrogancia.

El primer ministro Li Keqiang, supuestamente orientado al mercado y práctico, está recibiendo más responsabilidad pública sobre la economía. Sin embargo, dejará el cargo este año y, mientras tanto, podría ser el chivo expiatorio que engrase los patines de la futura ascensión de Xi.

Desgraciadamente, el control de Xi sobre el poder y la estrategia de “cero-COVID” parecen tan afianzados como siempre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.