Los cuellos de botella causados por China en el envío de contenedores

Por Antonio Graceffo
17 de Octubre de 2021
Actualizado: 17 de Octubre de 2021

Análisis de noticias

Los problemas de la cadena de suministro global, la escasez de productos terminados y la inflación de precios en Estados Unidos y en todo el mundo se ven agravados por las interrupciones en el transporte marítimo mercante.

Los puertos chinos representan el 40 por ciento del comercio en contenedores del mundo, y las rutas más populares son desde China a la costa oeste de EE.UU. y hasta el norte de Europa. El 7 de octubre, había aproximadamente 386 cargueros y portacontenedores anclados, inactivos, cerca de dos de los puertos más grandes de China: Shanghai, el puerto de contenedores más grande del mundo y Ningbo, el tercero más grande.

Las interrupciones a las cadenas de suministro en Estados Unidos, así como la escasez de productos en los estantes minoristas y la inflación de precios que sienten los consumidores estadounidenses, se ven agravadas por la incapacidad de obtener productos e insumos fuera de China. El flujo de mercancías fuera de China se ve afectado por las restricciones a causa del COVID-19, cortes de energía, escasez de carbón, el tifón Chanthu y retrasos en las fábricas y las instalaciones de envío.

El tiempo de espera -el tiempo que un barco pasa en el puerto- ha aumentado drásticamente en los puertos chinos, incrementando el tiempo de espera para que los productos lleguen a su destino final. Esto provoca escasez de productos, así como retrasos para las empresas y los consumidores. Se trata de un golpe especialmente duro mientras el mundo se prepara simultáneamente para las compras navideñas y trata de recuperarse de los efectos de la pandemia. Los retrasos en las fábricas y puertos chinos están provocando trastornos en los minoristas y puertos de Estados Unidos y Europa.

Para poner el tiempo de espera en perspectiva, puede costar entre USD 25,000 y USD 85,000 operar un buque de carga o de contenedores durante un día. Si un buque permanece parado más de dos semanas, el coste puede ascender a millones. Y estos gastos se trasladan a los consumidores. El aumento del tiempo de permanencia es una de las muchas razones por las que el coste medio del envío de un contenedor desde China a la costa este de Estados Unidos ha aumentado un 500 por ciento en el último año, alcanzando los USD 20,000.

La imposibilidad de entrar en los puertos, descargar o recoger la carga ha dejado a los barcos esperando, dejando varados a unos 100,000 marinos en el océano. Los capitanes han llamado a esto una “crisis de cambio de tripulación”, ya que las tripulaciones fatigadas se ven obligadas a trabajar mucho más allá de los períodos de tiempo contratados, abandonando sus hogares, familias y tiempo en tierra firme. Los barcos mueven alrededor del 90 por ciento del comercio mundial, y una interrupción en la rotación normal de los marineros está agregando más demoras y costos a los envíos globales.

Contenedores en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, el 14 de octubre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Los buques sólo son rentables si funcionan a pleno rendimiento. Para agravar el problema, la ralentización de las mercancías que salen de China ha hecho que algunas compañías navieras operen con menos buques en estas rutas.

El porcentaje de contenedores que no llegaron a la fecha de salida, llamado tasa de vuelco, se ha mantenido alto, lo que indica que los puertos chinos no han encontrado la manera de despejar el exceso de carga. En septiembre, las tasas de renovación en Ningbo fueron del 36 por ciento, mientras que en Hong Kong y Shanghai, las tasas de renovación fueron del 40 y el 37 por ciento, respectivamente. En un mes determinado, Ningbo puede recibir hasta 623 millones de toneladas de carga de producción. Esto significa que 224 millones de toneladas de carga llegan tarde.

Cada paso de la cadena de suministro, aguas arriba y aguas abajo, depende del envío, que ocurre en algún punto intermedio. Cuando el transporte marítimo se ve afectado, las repercusiones se sienten en todas partes, desde las fábricas en China hasta los minoristas en Estados Unidos.

En ocasiones, hasta 40 buques portacontenedores han estado anclados en los puertos de Los Ángeles y Long Beach. Las llegadas a tiempo de los barcos se han reducido a cerca del 40 por ciento. Esto ha provocado almacenes sobrecargados, capacidad de transporte por carretera y ferrocarril sobrecargada y otras pesadillas logísticas en todo Estados Unidos.

Walmart, Lululemon, Ikea y otros grandes minoristas han fletado sus propios portacontenedores, mientras que algunos minoristas como Home Depot están recurriendo al transporte aéreo. Las terminales aéreas han experimentado un fuerte aumento de carga. Algunos aeropuertos grandes de Estados Unidos, como el de Chicago, informan retrasos de hasta dos semanas.

Los retrasos en los envíos de China han afectado a algunas industrias estadounidenses más que a otras. Los fabricantes de automóviles han informado que han tenido que detener la producción porque no podían obtener piezas. La escasez mundial de semiconductores también está reduciendo los volúmenes de producción en las fábricas de automóviles. El acero es un insumo importante para los vehículos y los precios del acero se han disparado, debido en parte al aumento de los costos de los envíos. Algunos fabricantes de automóviles estiman que este y otros baches de suministro y aumento de precios han aumentado el costo de fabricación de automóviles en aproximadamente un 10 por ciento.

Los problemas con el transporte marítimo mundial están afectando a las empresas nacionales de muchas formas, afectaciones que antes no se podrían haber imaginado. Domino’s Pizza informó que tuvo que retrasar la apertura de nuevas tiendas porque el material llegaba con retrasos. Otros minoristas estadounidenses informan pérdidas de ventas como resultado de la falta de mercadería. El ferrocarril de Union Pacific en realidad suspendió el servicio de carga desde la costa oeste hasta el centro de Chicago durante siete días para permitir que los camiones despejen la carga y los contenedores atrasados.

Los problemas de envío de China han causado interrupciones en la cadena de suministro global, escasez de bienes e insumos, retrasos en el transporte e inflación de precios en Estados Unidos y en todo el mundo. No hay indicios de que las cosas vayan a mejorar pronto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS