Los datos no respaldan que las mascarillas de tela reduzcan los riesgos de COVID-19, dice enfermera

Por Meiling Lee
01 de Junio de 2020
Actualizado: 01 de Junio de 2020

Una enfermera pediátrica dijo que se vio obligada a investigar la ciencia sobre los riesgos y beneficios de las mascarillas de tela después de saber que el preescolar de su nieta requeriría que todos los niños mayores de 2 años usaran una mascarilla.

Patricia Neuenschwander, una enfermera titulada con más de 25 años de experiencia, dijo que entiende que el preescolar tenía en mente la seguridad de los niños con su política de mascarillas, pero que le preocupa que llevar una mascarilla todo el día pueda causar algún daño al desarrollo social, mental y emocional de los niños. Su nieta tiene 2 años y 5 meses.

“Los niños no son adultos pequeños, progresan a través de una maduración de desarrollo que se basa en diferentes habilidades”, dijo Neuenschwander a The Epoch Times. “A esa edad, quieren un aumento de la independencia, necesitan tener más confianza en su propia capacidad para sobrevivir en el mundo. Ser demasiado criticado, ser demasiado controlado, no tener la oportunidad de afirmarse, eso puede empezar a ser un problema para los niños a esa edad”.

Neuenschwander dijo que no pudo encontrar datos definitivos que apoyen “que disminuya el riesgo de transmisión o disminuya el riesgo de contraer [el virus del PCCh], usando, en particular, mascarillas de tela”.

Dijo que apoya el uso de mascarillas si las personas están en alto riesgo y quieren protegerse en público. Ella cuestiona la necesidad de que las personas sanas usen mascarillas cuando la evidencia no ha demostrado que el beneficio sea mayor que el riesgo.

También conoce el costo físico y emocional de tener que usar una mascarilla durante mucho tiempo. Tuvo que usar una mascarilla médica durante 12 horas todos los días en el trabajo durante 2 años porque rechazó la vacuna contra la gripe. Notó un “aumento de los dolores de cabeza y las tensiones del cuello” con el uso de la mascarilla.

Recomendaciones contradictorias

El primer gran estudio aleatorio para evaluar las mascarillas de tela en la prevención de infecciones se realizó en 14 hospitales de Vietnam en 2011. El estudio concluyó: “Los resultados advierten sobre el uso de las mascarillas de tela. Este es un hallazgo importante para informar la salud y la seguridad en el trabajo. La retención de la humedad, la reutilización de las mascarillas de tela y la mala filtración pueden aumentar el riesgo de infección. Se necesitan más investigaciones para informar sobre el uso generalizado de las mascarillas de tela en todo el mundo. Sin embargo, como medida de precaución, las mascarillas de tela no deben recomendarse para los HCW [trabajadores de la salud], especialmente en situaciones de alto riesgo, y es necesario actualizar las directrices”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no mencionan este ensayo aleatorio en su recomendación de que las personas usen mascarillas de tela en lugares públicos donde el distanciamiento social es difícil de mantener.

Los CDC citan siete estudios en su página sobre las mascarillas de tela. Neuenschwander dice que ninguno de los estudios habló sobre la seguridad o la eficacia del uso de mascarillas para prevenir la transmisión.

“Todos confirmaron que este virus se transmitía de persona a persona”, dijo Neuenschwander. “Sabíamos que cuando hacíamos distanciamiento social y cerramos lugares, esa gente podía contagiarse entre sí”.

La Organización Mundial de la Salud ha adoptado un enfoque diferente al de los CDC. De acuerdo con su orientación: “Existen pruebas limitadas de que el uso de una mascarilla médica por parte de personas sanas en los hogares o entre los contactos de un paciente enfermo, o entre los asistentes a reuniones masivas puede ser beneficioso como medida preventiva”.

“Sin embargo, actualmente no hay pruebas de que el uso de una mascarilla (ya sea médica o de otro tipo) por personas sanas en el entorno comunitario más amplio, incluso un cubrimiento comunitario universal, pueda prevenir la infección por virus respiratorios, incluido el COVID-19”.

La directriz establece además que el uso de mascarillas puede dar lugar a que se toquen más la cara y “puede crear una falsa sensación de seguridad” en las personas que se olvidan de la distancia social o practican la higiene de las manos. Sin embargo, recomienda que las personas con síntomas usen una mascarilla.

Los comentarios del Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, causaron más confusión a Neuenschwander, quien dijo que se sentía menos segura de apoyar el uso de la mascarilla.

En una entrevista en marzo con “60 Minutos”, se le pidió a Fauci que aclarara la confusión sobre la necesidad de usar mascarillas. “En este momento en Estados Unidos, la gente no debería andar con mascarillas”, dijo.

“Cuando se está en medio de un brote, usar una mascarilla puede hacer que la gente se sienta un poco mejor, e incluso puede bloquear una gota”. Pero no está proporcionando la protección perfecta que la gente cree que es. Y a menudo hay consecuencias imprevistas; la gente sigue jugando con la mascarilla, y siguen tocándose la cara”.

Luego, en una audiencia en el Senado el 12 de mayo, cuando el número de muertos superó los 80,000 en Estados Unidos, Fauci testificó que la práctica del distanciamiento físico y social seguía siendo la mejor medida de protección personal. Pero si la gente necesitaba salir, debían usar “algún tipo de protección”, dijo.

“No queremos llamarlo mascarilla porque en ese entonces nos preocupaba que le quitáramos las mascarillas a los proveedores de atención médica”, dijo Fauci. “Pero algún tipo de cobertura facial similar a una mascarilla, creo que por el momento debería ser una parte muy regular de cómo prevenir la propagación de la infección”.

En una entrevista a la CNN del 27 de mayo, Fauci dijo: “Lo uso por la razón de que creo que es efectivo. No es 100% efectivo. Quiero decir que es una especie de respeto por otra persona y que la otra persona te respete”.

“Quiero protegerme a mí mismo, proteger a los demás, y también porque quiero que sea un símbolo para que la gente vea que ese es el tipo de cosas que deberían hacer”.

Neuenschwander se pregunta por qué la recomendación sigue cambiando. La razón original para que la gente use mascarillas fue para proteger a otras personas, no a ti mismo. “Si las mascarillas eran tan buenas y sabíamos que eso frenaría la propagación, por qué no las recomendaron a fines de febrero o principios de marzo cuando comenzamos el distanciamiento social”, dijo Neuenschwander.

La Asociación Médica Estadounidense, en un artículo de abril publicado en JAMA Network, dice: “Las nuevas directrices establecen que los individuos sanos pueden considerar el uso de mascarillas en lugares públicos, sobre todo cuando el distanciamiento físico es difícil (como en las tiendas de comestibles o las farmacias)”.

“Sin embargo, las mascarillas no médicas [las mascarillas de tela] pueden no ser eficaces para prevenir la infección de la persona que las usa”.

La asociación médica escribe que el distanciamiento social y la higiene de las manos siguen siendo “los métodos más importantes para prevenir la transmisión del virus”.

El Dr. Michael Osterholm, experto en enfermedades infecciosas y salud ambiental de la Universidad de Minnesota, dice que “cada vez hay más datos que respaldan que este virus se transmite en gran medida por medio de aerosoles”, por lo que solo los respiradores N95 son eficaces para bloquear el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como el nuevo coronavirus.

La transmisión de patógenos por aerosoles significa que cuando una persona infectada habla, respira, estornuda o tose, puede emitir pequeñas partículas de agua con el virus, que luego son inhaladas por otra persona.

Osterholm dijo en un seminario: “Las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas de tela que tenemos hoy seguramente impedirán que se introduzcan grandes partículas en la cara…Pero no detienen los aerosoles…el virus va básicamente por los lados de estos huecos abiertos en las mascarillas”.

3 muertes en China

Muchas escuelas en toda China están prohibiendo las mascarillas durante las clases de educación física o cancelando una prueba obligatoria de atletismo después de que dos adolescentes murieran con una semana de diferencia a principios de mayo.

Ambos estudiantes, de China central, tenían 14 años y usaban una mascarilla mientras corrían durante una prueba de gimnasia cuando se desplomaron y murieron, según el canal australiano 7news. La causa de la muerte de uno de los estudiantes fue un paro cardíaco. El informe no indicó la causa de la muerte del otro estudiante.

También en mayo, el pulmón de un corredor de 26 años colapsó después de correr más de dos millas en Wuhan, el epicentro de la pandemia del virus del PCCh, informó el New York Post. El hombre llevaba una mascarilla mientras corría. Después de quejarse de dificultad para respirar, fue llevado al hospital donde fue sometido a una cirugía mayor.

Llevar una mascarilla, especialmente cuando se hace ejercicio, puede disminuir el flujo de oxígeno a los pulmones. “Diferentes mascarillas tienen diferentes niveles de restricción del flujo de aire, dependiendo del grosor del material”, dijo a CNET el Dr. Scott McAfee, especialista en ortopedia y fisioterapia.

“Con menos aire, su cuerpo tiene menos oxígeno disponible para utilizar durante el ejercicio para convertir la glucosa [azúcar] en energía”.

Algunos médicos sugieren que no se deben usar mascarillas cuando se hace ejercicio, mientras que otros dicen que está bien hacerlo. Cualquier persona que use una mascarilla al hacer ejercicio y tenga condiciones respiratorias o cardiovasculares subyacentes, o que no haya hecho ejercicio durante un tiempo, debe tomar precauciones cuando se sienta aturdido, le falte el aliento, se maree o esté entumecido.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Joven arriesga su seguridad para condenar la inacción del PCCh durante la pandemia

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS