Los defensores de las fronteras abiertas utilizan narrativas cambiantes con impunidad, dice experta

Por Charlotte Cuthbertson
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

ANÁLISIS DE NOTICIAS

WASHINGTON–Los cambios extremos de la narrativa sobre lo que está pasando en la frontera sur de los Estados Unidos deberían, en teoría, desacreditar a los narradores, dice Heather Mac Donald, miembro del Instituto de Manhattan y autora de “The War on Cops”.

Pero no lo hacen.

Al final del año pasado, los demócratas y muchos medios de comunicación publicaron una narrativa de que no hay crisis en la frontera de EE.UU., y que la “crisis” era una historia fabricada por el presidente Donald Trump para jugar en sus términos y obtener dinero para su muro: un “proyecto de vanidad”, según la Presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

En junio, la narrativa se inclinó para decir que no solo hay una crisis en la frontera, sino que es tan malo que incluso hay campos de concentración autorizados por el estado.

“Es claramente oportunista. Los demócratas están girando hacia cualquier posición que los ponga en oposición a Trump”, dijo Mac Donald.

“En teoría, las reversiones flagrantes deberían desacreditar a los defensores de esta narrativa que ahora ha llegado al extremo opuesto. Francamente no creo que lo haga. Creo que las personas que simpatizan con las críticas de Trump están dispuestas a aceptar los giros y vueltas que tome la narrativa anti-Trump. Entonces, uno podría decir en teoría que socavaría su posición. Creo que en la batalla de ideologías que compiten, la inconsistencia probablemente no importa”.

Desde enero, la Patrulla Fronteriza ha estado deteniendo a más y más inmigrantes ilegales en la frontera de EE.UU. cada mes. Los agentes advirtieron que el sistema se estaba abrumando: las instalaciones estaban sobrecargadas, los problemas médicos se complicaban y los agentes no podían asegurar la frontera.

El agente de la Patrulla Fronteriza J. Birmingham muestra su equipo médico en la parte trasera de su camioneta luego de realizar un examen médico a 39 extranjeros ilegales que acaban de cruzar el Río Grande desde México a los Estados Unidos cerca de McAllen, Texas, el 18 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Trump lo llamó crisis, en un discurso nacional de la Oficina Oval el 8 de enero, pero los medios de comunicación ya habían preparado a sus audiencias.

El anfitrión de la CNN, Don Lemon, incluso había discutido sobre retrasar el discurso del presidente. “El presidente dirá lo que tiene que decir, la gente lo creerá si los hechos son verdaderos o no… y luego, cuando lleguen las refutaciones, posiblemente ya hayamos promovido la propaganda. A menos que vaya allí y diga la verdad”, dijo.

Después del discurso de Trump, Nicolle Wallace de MSNBC dijo: “La gran estafa de todo el discurso fue que hay una crisis; no hay crisis”.

Jim Acosta, de CNN, subió un video a Twitter dos días después, mientras se encontraba en McAllen, Texas, el sector más ocupado para cruces ilegales en la frontera estadounidense. En el video, Acosta se paró junto a una valla fronteriza y dijo: “Mientras caminamos por aquí, no estamos viendo ningún tipo de peligro inminente, no hay inmigrantes que intenten correr hacia esta valla. (…) No hay señales de la emergencia nacional de la que el presidente estuvo hablando”.

Acosta no mencionó que la gran mayoría de los cruces ilegales en el área de McAllen no ocurren donde él estaba parado. Casi todos los extranjeros ilegales cruzan el Río Grande en un área perteneciente al Servicio de Pesca y Vida Silvestre que está cerrado al público. En enero, casi 18.000 extranjeros ilegales fueron detenidos en el sector del Valle del Río Grande.

Trump agradeció a Acosta al día siguiente por ayudar a promover el caso de que los muros fronterizos ayudan a impedir los cruces ilegales.

Cuando Brandon Judd, presidente del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, se dirigió al cuerpo de prensa de la Casa Blanca en enero, diciendo que los agentes de la Patrulla Fronteriza “les dirán que los muros funcionan”, los anfitriones e invitados de la CNN lo calificaron de “truco”.

La misma evidencia, diferentes conclusiones

El presidente declaró una emergencia nacional el 15 de febrero.

Muchos medios de comunicación y demócratas respondieron nuevamente diciendo que el presidente estaba fabricando una crisis.

“La declaración ilegal del presidente sobre una crisis que no existe es una gran violencia para nuestra Constitución…”, dijo Pelosi y el líder demócrata de la minoría del Senado, Chuck Schumer en una declaración conjunta el 15 de febrero.

Después de visitar la frontera cerca de El Paso, Texas, a principios de febrero, el líder demócrata de la mayoría en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo: “Lo primero y más dramático que encontramos fue que no hay crisis en la frontera”.

Mac Donald sugiere que los compromisos políticos de la gente pueden ser preracionales, lo que permite una visualización selectiva de la evidencia.

Heather Mac Donald, miembro del Instituto Manhattan y autora de “The War on Cops” (Cortesía del Instituto Manhattan).

“Esta es una pregunta muy complicada, de dónde provienen las creencias e inclinaciones políticas de la gente, porque se puede observar que los liberales y los conservadores están viendo evidencia similar, y llegan a explicaciones muy diferentes sobre esa evidencia y diferentes conclusiones al respecto”, dijo. .

“No estoy dispuesta a decir que un lado es más deficiente en capacidad de razonamiento que el otro. Por lo tanto, parece que hay ciertas disposiciones innatas que las personas tienen hacia la importancia del orden, de la autoridad, de la obediencia a la ley y que esas disposiciones psicológicas contribuyen a una cosmovisión política y no son alcanzadas a través de la aplicación de silogismos o un conjunto de razonamiento inductivo o deductivo”.

Números sin contexto

En abril, la Patrulla Fronteriza detuvo a casi 100.000 inmigrantes ilegales y el Departamento de Seguridad Nacional estimó que el año fiscal 2019 vería cerca de 1 millón de inmigrantes ilegales.

Los medios de comunicación informaron constantemente que los números eran mucho más bajos que los niveles récord, lo que apoyaba la narrativa de la “crisis falsa”. Pero el contexto se omitió en el informe.

Si bien se detuvo a 1.6 millones de extranjeros ilegales en el 2000, la gran mayoría eran mexicanos solteros que podían ser devueltos a su país casi de inmediato.

“Los arrestábamos, los enviábamos de vuelta a través de la frontera y luego ellos simplemente regresaban. Es decir, arresté al mismo grupo tres veces en un turno”, dijo Judd el 20 de marzo. “Pero ya no estamos lidiando como algo así”.

Ahora, más del 70 por ciento de los cruces fronterizos ilegales son unidades familiares y menores no acompañados de Centroamérica, ambos grupos requieren una gran cantidad de recursos adicionales mientras están bajo custodia, para luego ser liberados en los Estados Unidos, donde la mayoría permanecerá indefinidamente, a pesar de que cerca del 90 por ciento tiene solicitudes de asilo inválidas.

El entonces comisario de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Kevin McAleenan, advirtió en marzo que la situación era una bomba de tiempo.

“Con 55.000 familias, incluyendo 40.000 niños, que se espera que entren en el proceso este mes, estamos haciendo todo lo posible para simplemente evitar una tragedia en una instalación de la CBP”, dijo McAleenan durante una audiencia en el Congreso el 27 de marzo.

“Pero con estos números, con los tipos de enfermedades que estamos viendo en la frontera, me temo que es solo una cuestión de tiempo”.

El número de detenciones de la Patrulla Fronteriza desde entonces ha aumentado a un promedio de 4500 por día a lo largo de la frontera de EE.UU, y el Departamento de Seguridad Nacional ha construido varias carpas temporales para hacer frente a los crecientes números. En mayo de 2018, el número promedio de aprehensiones fue de menos de 700 por día.

La Patrulla Fronteriza dijo que entre el 40 y el 60 por ciento de sus agentes no pueden concentrarse en la seguridad de la frontera debido a que están vinculados con el procesamiento y el trabajo humanitario.

“Eso significa que nuestra frontera es menos segura de lo que era hace un par de años. Y si la gente no cree que los [cárteles] se están aprovechando de eso, simplemente están equivocados”, dijo el exjefe de ICE Tom Homan el 27 de junio.

“Cuando ves a un grupo de 100, 200, 300 miembros de la familia que vienen todos a la vez a través de un sector, no es por accidente. Están atando los agentes de la Patrulla Fronteriza para que puedan trasladar a las personas malas y el contrabando a través de partes de la frontera sin vigilancia”.

Una gráfica muestra el número de detenciones e inadmisibles a lo largo de la frontera sur. La línea roja es el año fiscal 2019. (CBP)

Cambiando la melodía

El 1 de mayo, la administración de Trump solicitó al Congreso USD 4,5 mil millones en fondos humanitarios de emergencia para ayudar a mitigar el hacinamiento extremo en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza que no fueron diseñadas para alojar a familias y grandes grupos de personas. En algunos sectores, la Patrulla Fronteriza se vio obligada a liberar a las familias en cuestión de horas.

Pasaron dos meses antes de que el Congreso concediera la financiación y, dentro de ese tiempo, la narrativa volvió a oscilar.

A mediados de mayo, Pelosi cambió de postura.

“Nunca hemos dicho que hubo una crisis; hay una crisis humanitaria en la frontera, y en parte provocada por las medidas tomadas por la administración”, dijo el 16 de mayo.

La congresista demócrata Lauren Underwood llegó al extremo de dar a entender que el gobierno está asesinando intencionalmente a niños.

“En este momento, con cinco niños muertos, 5000 niños separados de sus familias, siento que la evidencia es muy clara de que esto es intencional”, dijo Underwood al secretario interino de Seguridad Nacional Kevin McAleenan durante una audiencia en el Congreso el 22 de mayo. “Es intencional Es una elección de política, hecha a propósito por esta administración, y es cruel e inhumana”.

McAleenan dijo que la acusación era “espantosa”, mientras que el congresista republicano Mike Rogers pidió que los comentarios de Underwood se eliminaran del expediente.

Separando familias

La narrativa de “separar a los niños” y “arrancar a los bebés de los brazos de su madre” todavía es desenfrenada.

En mayo de 2018, la administración dijo que tenía la intención de comenzar a procesar a todos los inmigrantes ilegales que cruzaran la frontera, según la ley.

El resultado significó que aquellos que cruzaron ilegalmente con niños fueron separados mientras se llevó a cabo el procesamiento. Después de una gran crítica, Trump emitió una orden ejecutiva el 20 de junio que detuvo el procesamiento de adultos con niños que cruzaban ilegalmente.

Desde entonces, solo existen tres casos en los que la Patrulla Fronteriza separará a los niños: el niño y el adulto no están relacionados, el adulto es un criminal o una amenaza para el niño, o si hay un problema médico.

Underwood, junto con otros demócratas y los medios de comunicación del establecimiento, han seguido centrándose en las separaciones familiares, que Trump eliminó hace un año, mientras ignoraban en gran medida el hecho de que se estaban alquilando a los niños para que los adultos pudieran cruzar la frontera fácilmente.

En 2014, menos del 1 por ciento de todos los hombres detenidos por la Patrulla Fronteriza en el Sector del Valle del Río Grande tenían un hijo con ellos. Ese número ahora se sitúa en el 50 por ciento, según Rodolfo Karisch, agente jefe de la Patrulla Fronteriza para ese sector.

“No se equivoquen al respecto, la noticia se está difundiendo: si eres parte de una familia, si traes un hijo, serás liberado”, dijo Karisch en una audiencia en el Senado el 9 de abril.

Un grupo de extranjeros ilegales es procesado por agentes de la Patrulla Fronteriza luego de cruzar de México a Yuma, Arizona, el 13 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

En el sector de Yuma, Arizona, se descubren un promedio de tres familias falsas cada día.

Una iniciativa iniciada en mayo por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que utiliza pruebas rápidas de ADN, reveló una tasa de fraude del 30 por ciento en las dos áreas en las que se probaron, El Paso y el Valle del Río Grande, en Texas.

Entre mediados de abril y el 10 de mayo, los agentes especiales de las Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE, entrevistaron a 562 unidades familiares, y un 48 por ciento de ellas fueron determinadas como falsas.

“Campos de concentración”

La narrativa más extrema comenzó el 17 de junio cuando la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez dijo durante un post en vivo de Instagram que “Estados Unidos está ejecutando campos de concentración en nuestra frontera sur”.

Ocasio-Cortez reforzó sus comentarios en los días siguientes, provocando ira de ambos lados del partido, pero no la condena absoluta de los líderes demócratas.

“El Partido Republicano ha apoyado la construcción de campos de concentración masiva en la frontera sur. Los niños y las familias se están muriendo.

Ahora quieren más dinero para seguir”, escribió en un tweet el 22 de junio.

Mac Donald dijo que la acusación es “extraordinariamente desmoralizadora” para los agentes fronterizos.

“Estos son agentes que están tratando de defender lo que queda de la ley de inmigración que tenemos, las leyes debidamente promulgadas. Y para ser ridículamente comparados con los guardias de los campos de concentración, es solo una enorme bofetada en la cara”, dijo. “Y su reputación pública es importante para las personas. Así que es más difícil hacer cumplir la ley. Ciertamente hace que sea más difícil reclutar. Y envenena el discurso cuando intentamos establecer orden en la frontera”.

Los demócratas y los principales medios de comunicación incurrieron en dos informes de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional que abordaban los problemas de hacinamiento en las instalaciones fronterizas para culpar a Trump de crear una crisis tan grave, al mismo tiempo que comenzaron a impulsar la despenalización ilegal de la frontera.

Una habitación abarrotada en la estación de Weslaco, Texas, de la Patrulla Fronteriza, el 11 de junio de 2019. (Oficina del Inspector General)

El último informe, publicado el 2 de julio, declaró que los inspectores observaron “un grave hacinamiento y la detención prolongada de niños extranjeros no acompañados, familias y adultos solteros que requieren atención inmediata”.

También mostró que desde 2018 hasta este año, el número de detenciones de unidades familiares en el sector había aumentado en un 269 por ciento, los niños no acompañados en un 62 por ciento y los adultos solteros en un 32 por ciento.

Después de que varios abogados visitaron los centros de detención que tenían niños en Texas, informaron a los medios de comunicación que las condiciones eran pésimas, ya que los niños no se habían duchado durante semanas y tenían un acceso inadecuado a los alimentos.

Los padres en Centroamérica a menudo envían a sus hijos solos con un contrabandista para cruzar a los Estados Unidos, donde luego se los retiene separados de los adultos y se los transfiere a los Servicios de Salud y Humanos (HHS). La Patrulla Fronteriza intenta transferir a los niños dentro de las 72 horas, pero el HHS actualmente tiene sus propios problemas de capacidad.

El 7 de julio, McAleenan apareció en ABC diciendo que las reclamaciones de los abogados eran “sin fundamento” y que las instalaciones en Clint, Texas, son “instalaciones limpias y bien administradas” con alimentos y agua adecuados.

“Sé cuáles son nuestros estándares y sé que se están cumpliendo porque tenemos tremendos niveles de supervisión. Cinco niveles de supervisión”, dijo McAleenan. “Por supuesto que estamos preocupados por eso. Todos en la cadena de mando estamos preocupados por la situación de los niños”.

Dijo que se han construido carpas adicionales para albergar a niños, pero el objetivo aún es trasladarlos a HHS lo antes posible.

La narrativa del abuso infantil

Aaron Hull, agente jefe de la Patrulla Fronteriza de El Paso, Texas, fue interrogado en CNN sobre “brotes” médicos e higiene en las instalaciones.

“Nos encontramos con personas de todo el mundo. Cuando nos encontramos con ellos y cuando reciben su examen médico, a menudo nos encontramos con que tienen sarna, piojos, varicela, gripe. Tratamos a esas personas de inmediato, están en cuarentena y aisladas”, dijo Hull el 8 de julio. “El término ‘brote’ implica que es algo que está ocurriendo o que se está causando en nuestras instalaciones”.

Luego, el periodista preguntó sobre las acusaciones de que los niños no se bañaban, a veces durante semanas.

“Cada dos días, a estos niños se les ofrecen servicios de ducha. Ahora, no podemos obligarlos a que se bañen. Podemos llevarlos a la ducha y ponerlos allí, pero no podemos hacerlo físicamente”, dijo Hull. “Es lo mismo con el cepillado de los dientes: nos encontramos con niños que nunca se han cepillado los dientes. Hemos tenido muchos agentes que les han enseñado higiene básica. No es un secreto que todos estos aspectos (comida, agua, higiene, duchas, lavandería) lo estamos supervisando. Estas cosas están documentadas”.

Pero los políticos y los medios de comunicación están ordeñando la narrativa del abuso infantil.

La presentadora de MSNBC, Rachel Maddow tuvo en su programa al congresista demócrata Jerry Nadler el 1 de julio, para hablar sobre cómo los agentes de seguridad fronteriza deberían ser procesados ​​por abuso infantil.

“Esto es inhumano. Francamente, creo que es criminal. Debería haber procesos penales contra algunos de los agentes por maltrato infantil. Esto es claramente abuso infantil. Viola probablemente media docena de leyes”, dijo Nadler.

El New York Times publicó un artículo de primera plana el 7 de julio, en el que se enfatizaba la afeitadora y que los centros de detención que albergan a los niños son “una pesadilla”.

Pelosi emitió una carta a los colegas demócratas el 8 de julio diciendo: “Debemos dirigir un grito de batalla en todo Estados Unidos para proteger a los niños”.

Abogando por los estadounidenses primero

Mary Ann Mendoza, cuyo hijo fue asesinado por un extranjero ilegal en 2014, dijo que los políticos deberían estar cuidando primero a los niños estadounidenses.

“¿Por qué no está [Pelosi] limpiando su propio estado y luchando por las personas sin hogar y los niños que viven en California?”, dijo Mendoza. “Hay cientos de miles de niños estadounidenses sin hogar. Y ninguno de esos niños les importa. Ellos nunca fueron mencionados, nunca se habló de ellos”.

Ella dijo que la retórica de los medios y los demócratas trata de despertar la simpatía por los extranjeros ilegales, “que no son inmigrantes en absoluto”.

“No han llenado sus papeles. Sinceramente, no les debemos nada. Sin embargo, nuestros políticos están diciendo que les debemos todo. Nadie en Estados Unidos le ha dado permiso al Congreso para gastar la cantidad de dinero que están gastando en nombre de estos extranjeros ilegales”, dijo.

Mary Ann Mendoza, cuyo hijo el Sargento Brandon Mendoza fue asesinado por un extranjero ilegal, se encuentra junto al Río Grande, que es la frontera entre los Estados Unidos y México, en Hidalgo, Texas, el 5 de noviembre de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Mendoza criticó al Congreso por tener “audiencia tras audiencia” sobre cómo ayudar a los inmigrantes ilegales, pero aún no se ha realizado una audiencia para las “familias de ángeles”, que han perdido a seres queridos por delitos cometidos por los inmigrantes ilegales.

“Saber que le quitaron la vida a mi hijo y que él era un oficial de la ley que trataba de defender las leyes en nuestras ciudades y nuestro estado y nuestro país, es muy desalentador para mí”, dijo.

“Nada de lo que hagamos traerá de vuelta a nuestros seres queridos. Nada de lo que digamos lo hará. Pero si solo nos escucharan y entendieran que estas personas no son todas buenas personas que vienen a nuestro país”.

Dos posiciones

Ocasio-Cortez dijo en la New Yorker Radio Hour el 10 de julio que “la crueldad es el objetivo” de Trump con las políticas de inmigración y detención.

“La forma en la que se trata a los inmigrantes en nuestra frontera ha sido de baja calidad, la tortura que ha estado ocurriendo en nuestro país, ha estado empeorando cada vez más”, dijo.

Mac Donald dijo que la izquierda no puede tener dos posiciones.

“No puede, por la mañana, proclamar que Estados Unidos y Occidente son las fuentes de toda opresión en el mundo y son fuentes de racismo y sexismo, y de homofobia e islamofobia. Y luego, en la tarde, también tome la posición de que toda persona de color del Tercer Mundo debería venir a los Estados Unidos”, dijo.

“Son mutuamente contradictorios. Si este es un lugar tan opresivo, las personas de color del Tercer Mundo presumiblemente estarían mucho mejor si no viniesen.

“Pero hay una parte de la izquierda que entiende que llegar a los Estados Unidos es un boleto a la oportunidad y te da libertad frente a la opresión y la violencia del gobierno, no lo contrario. Así que la izquierda también es completamente contradictoria internamente en ese frente”.

Despenalizando la entrada ilegal

Impulsar una gran amnistía para millones de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos, así como la disolución de ICE, han sido temas por más de un año.

El último esfuerzo es despenalizar los cruces fronterizos.

“Una violación de estatus no es una razón para la deportación. No es así “, dijo Pelosi recientemente.

En el primer debate para los candidatos de Demócrata 2020 el 26 de junio, el exsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Julián Castro, dijo que se libraría de la Sección 1325 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que considera que ingresar a los Estados Unidos sin una inspección es un delito.

“Mi plan también incluye deshacerse de la Sección 1325… para volver a la forma en que solíamos tratar esto, cuando alguien cruza la frontera, no para criminalizar la desesperación. Tratar eso como una violación civil”, dijo Castro.

La noche siguiente, durante la segunda parte del debate presidencial demócrata, ocho de los 10 candidatos levantaron la mano cuando se les preguntó si también harían lo mismo.

El agente de la Patrulla Fronteriza Carlos Ruiz detiene a 35 extranjeros ilegales que acaban de cruzar el Río Bravo desde México cerca de McAllen, Texas, el 18 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“Continuar enviando el mensaje de que no hay reglas y no hay límites… ese es el imán más grande que uno puede establecer. Le dice a la gente que vienes y que estás aquí. No hay consecuencias para su comportamiento”, dijo Mac Donald.

“Esa filosofía de fronteras abiertas lleva a esta ola de personas que está simplemente más allá de la capacidad de un gobierno de responder, no importa cuánta buena voluntad tengan. Y, en algún momento, hay un límite para la cantidad de recursos que deben usarse para otros fines en los Estados Unidos para servir como el primer punto de partida para esta inundación de migración”.

Mac Donald dijo que la conversación sobre despenalizar el ingreso ilegal a la frontera es parte de una agenda para “eliminar cualquier impedimento para la inmigración masiva desde el sur de la frontera. Y decir que cualquier intento de hacer cumplir las leyes de inmigración es de alguna manera fascista”.

Ella cree que la izquierda tiene el deseo de un cambio demográfico masivo en los Estados Unidos, originada por una posición política de identidad que postula que cierto perfil demográfico oprime a todos los demás.

“Creo que realmente piensan que un tipo predominante de civilización europea en América es inaceptable, que es la fuente de toda la opresión en el mundo, lo que es, por supuesto, absurdo. Y quieren cambiar esa cultura, esa civilización y esa realidad demográfica”, dijo.

Los inmigrantes poco calificados también tienden a votar por los demócratas, dijo.

“Tienden a respaldar al gran gobierno, a los grandes programas de asistencia social y a los impuestos más altos… una ventaja para el Partido Demócrata”, dijo.

“Solo creo que es una guerra política. Si los demócratas toman la Casa Blanca en 2020 y son fieles a su palabra, van a abrir aún más el sistema de inmigración”.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS