Los demócratas son el partido de China

Por Roger Simon
11 de Diciembre de 2020
Actualizado: 11 de Diciembre de 2020

Opinión

Los demócratas son el partido de China, es decir, del Partido Comunista Chino (PCCh), no del pueblo chino, que parece tener poco interés para ellos.

Ese desinterés incluye no solo a millones de uigures, tibetanos y practicantes de Falun Gong, bien conocidos por haber enfrentado diversas formas de malevolencia extrema, desde campos de concentración hasta trasplantes forzados de órganos, sino a casi cualquier ciudadano del país que muestre una inclinación pública por la democracia.

Los demócratas han sido el partido de esta China durante algún tiempo, incluso antes de la administración Obama, cuando la relación se elevó a un nuevo nivel.

El interminable tema sobre la colusión Trump-Rusia, que comenzó al final de esa administración y se prolongó durante tres años (un tema sobre el que cualquiera con un poco de perspicacia sabía que era una falacia desde el principio), fue un intento de descarrilar a Donald Trump, pero también sirvió como una continua y, al menos en parte, distracción deliberada del problema real en el meollo de la política global.

Esa cuestión es, por supuesto, el deseo de los comunistas chinos por dominar el mundo, algo mucho más amenazador que Rusia, la cual se muestra relativamente más débil, insolvente y con menos población.

Conexión íntima

Muchos de nosotros conocemos o sospechamos de la íntima conexión entre el Partido Demócrata y China durante mucho tiempo. Joe Biden casi lo explicó al principio de la campaña cuando le informó a la “gente” que China “no era el enemigo”, antes de tener que retroceder por el bien de la apariencia.

No es que eso fuera de gran importancia para la senadora Dianne Feinstein (D-Calif.), quien tuvo a un agente chino como chófer durante veinte años y cuyo esposo, Richard Blum, hizo una fortuna en la República Popular. (El expresidente Jiang Zemin fue su invitado de Acción de Gracias).

La conexión entre el Partido Demócrata y China tampoco parece molestarle a Michael Bloomberg (Representante del Partido Demócrata, a veces) quien hizo más que una simple fortuna, hizo una fortuna espectacular, de hecho, debido a su cooperación y amables palabras al régimen totalitario chino, tras negociar sus acciones en el país más poblado del mundo.

Pero estos personajes famosos son probablemente sólo la “punta del iceberg”, en las palabras que Richard Grenell utilizó el miércoles en “Hannity” para describir el último escándalo de conexiones entre los demócratas con China.

El representante Eric Swallwell, congresista demócrata del distrito 15 de California, estuvo implicado en una situación de espionaje tipo “tarro de miel” chino con una espía y agente del Ministerio de Seguridad del Estado de China (MSS), conocida localmente como Christine Fang.

El distrito de Swallwell, como se jacta el congresista en su propio sitio web, tiene más doctorados que cualquier otro distrito en Estados Unidos, lo que subraya lo que William F. Buckley dijo hace años sobre preferir ser gobernado por las primeras 2000 personas en la guía telefónica de Boston que por el profesorado de Harvard.

Swallwell, quien nunca se mostró dispuesto a aparecer en un medio que no lo exaltara, está casado y tiene dos hijos pequeños, se postuló para presidente a principios de 2019 con poco éxito. Ahora parece destinado al olvido, podemos tener esperanza.

Pero, ¿qué pasa con el resto del “iceberg” al que se refiere Grenell? El FBI, después de las elecciones presidenciales ha aislado otros objetivos chinos de la “trampa de miel” entre los funcionarios de California. Aparentemente, las jóvenes espías chinas hicieron del Área de la Bahía, muy liberal y tecnológica, un territorio de especial interés.

Grenell, quien, como se recordará, fue recientemente director interino de Inteligencia Nacional y por lo tanto tuvo acceso a una gran cantidad de información confidencial, tenía mucho más que decir.

“Eric Swalwell hizo exactamente lo que querían los chinos”, le dijo a Sean Hannity el miércoles. “Tenemos que averiguar, ¿hay otros? Y puedo decirles sin revelar demasiada inteligencia, esta es la punta del iceberg cuando se trata de la influencia que China está ejerciendo sobre nuestros políticos. Hay muchos, muchos más”, y agrega: “Hay una variedad de alcaldes, gobernadores y personas de alto perfil”.

El dinero

¿Todo esto es sobre sexo clandestino?

Hasta cierto punto, aparentemente, pero probablemente haya algo más atractivo a largo plazo o, como dijo H.L. Mencken, “cuando alguien dice que no se trata del dinero, se trata del dinero”.

Los chinos lo tienen en abundancia y están dispuestos a usarlo, sabiendo muy bien que todos, bueno, casi todos, tienen su precio, incluso profesores de química de renombre que viajan al Instituto de Tecnología de Wuhan (hablando de Harvard).

Y hablando de dinero, ahora tenemos la revelación, como si lo necesitáramos, nuevamente después de las elecciones, de que Hunter y Jim Biden, hijo y hermano del hombre que los medios de comunicación han apodado el presidente electo, han estado bajo investigación durante mucho tiempo por fraude fiscal y blanqueo de capitales a causa de dinero pagado por los chinos.

En esencia, el Partido Comunista de China está intentando comprar, de hecho ha comprado, una buena parte de Estados Unidos y del resto del mundo por todos los medios necesarios.

Recientemente, me dijeron, hicieron una oferta de 1000 millones de dólares por el puerto de Génova, Italia, supuestamente porque esa ciudad es donde se está construyendo el nuevo centro de cable de Internet para Europa que controlará todas las comunicaciones de ese continente.

Entonces, ¿dónde han estado el FBI y la Agencia Central de Inteligencia en todo esto?

¿Por qué han tardado tanto en filtrar la información, reteniendo tanto como pueden hasta después de las elecciones, como se ha señalado? (Podemos agregar las revelaciones recientes sobre Seth Rich, aunque no específicamente sobre China, en la mezcla de información de mal gusto que es crucial y que ha sido revelada años después, claramente de forma deliberada).

Mi mejor suposición es que partes significativas de la Agencia Central de Inteligencia y la Oficina Federal de Investigaciones se han sumado hace mucho tiempo a China. Es difícil decir si consciente o inconscientemente.

Sin embargo, muchos de ellos deben asumir que el estilo chino es el camino que sigue el mundo y, en algunos casos, ni siquiera se oponen y ni siquiera ayudan.

En todos los casos, ellos, como tantos, quieren beneficiarse del nuevo orden.

La libertad y los derechos humanos son tan solo de 1776.

¿John Locke? ¿Quién es él?

Habiendo visitado países comunistas en varias ocasiones: China, al final de la era de la Banda de los Cuatro (1979), la Unión Soviética dos veces, antes y durante la glasnost, y Cuba, lo primero que noté, más allá de lo obvio de que te espiaban en todas partes, es que el comunismo, por su capacidad de separar a los que tienen de los que no tienen, venció al capitalismo.

Como dijo Mencken, “se trata de dinero”.

Los chinos han reconocido la codicia estadounidense y la están explotando para su propio beneficio en el mundo empresarial, educativo, de medios y en el Partido Demócrata.

En esto, cuentan con la ayuda de consultores de gestión estadounidenses como McKinsey & Company.

Algunos republicanos también están involucrados. ¿Qué son los RINOs y NeverTrumpers si no están dispuestos a ser rehenes del mismo sistema, jugando para llevarse bien (y hacerse ricos) con los chinos?

Esto es lo que ha hecho que las elecciones de 2020 sean las más importantes de la historia.

Si Joe Biden asume el cargo el 20 de enero, seguramente, aunque no muy lentamente, nos convertiremos en un feudo de la China comunista.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora editor general de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “Lo sé mejor: cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra república, si no lo ha hecho ya” (no ficción). Encuéntrelo en Parler@rogerlsimon.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubre

Plataforma de Internet atenta contra la libertad de expresión

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS