Los demócratas y los medios de comunicación siguen siendo los mejores aliados de Rusia

Por Roger Simon
24 de Febrero de 2020
Actualizado: 25 de Febrero de 2020

Comentario

Desde la elección del presidente Donald Trump, o tal vez incluso antes, el Partido Demócrata, asistido o dirigido por los principales medios de comunicación, ha sido el mejor aliado interno de Rusia.

Los demócratas y los medios de comunicación desprecian a Trump de una forma tan extrema que es casi como si no se dieran cuenta o no les importara.

No podría ser más obvio.

El objetivo de la inteligencia rusa, como lo ha sido desde la época de los zares en adelante, ha sido sembrar la discordia mediante la desinformación entre sus adversarios. Es mucho más barato y fácil de hacer que el tedioso juego de espiar. Solo haz que tus oponentes se odien entre sí.

Si no sabe cómo funciona esto, lea “Desinformación” de Ion Pacepa, la figura de inteligencia de mayor rango del Bloque del oriental que desertó de las filas rusas.

Nadie parece trabajar más en nombre de Moscú, consciente o inconscientemente, que el representante Adam Schiff (D-Calif.), cuyas mentiras sin parar sobre la colusión entre Trump y Rusia, seguido del absurdo e interminable episodio del impeachment, lo convertirán en un hubieran convertido en coronel en la KGB (o el FSB, para ser más contemporáneo). En los viejos tiempos, habría ganado la Orden de Lenin, dada en secreto, por supuesto.

La última ronda de esta interminable desinformación, según lo reportó The New York Times, es una supuesta filtración de inteligencia de que los rusos están trabajando, una vez más, saboteando nuestras elecciones, tratando de reelegir a Trump esta vez.

Por alguna razón, debemos creer que prefieren a Trump en vez de a Sanders, cuando fue este último quien tomó su luna de miel en la Unión Soviética. O tal vez le temen a Elizabeth Warren. Ella sonaba feroz en el último debate. Quizás Putin no quiere que ella lo trate en la forma como lo hizo con Michael Bloomberg.

En realidad, es simple. No tienes que ser John LeCarré o Graham Greene para ver qué está pasando aquí. Los demócratas y los medios están tan hambrientos de algo, cualquier cosa, para hostigar a Trump, que los rusos no tienen que hacer mucho de nada.

Es como tirar una carnada a un cardumen de bagres hambrientos. Un par de conversaciones telefónicas fácilmente escuchadas o tal vez un mensaje de texto o dos, y listo.

Putin y compañía deben reírse histéricamente. Apenas pueden creer su suerte. ¿Cuánto tiempo más puede durar esto? (Buena pregunta.) No tienen motivos para detener o probar una nueva táctica mientras los demócratas cooperen.

Y sin duda, lo harán. Dada la forma en que se están formando las elecciones, los demócratas y sus amigos de los medios harán todo lo posible para invalidarla, llorar por la represión de los votantes y demás. El FSB estará listo y dispuesto a cooperar, sin mencionar un grupo de feelancers en Novosibirsk o donde sea.

Y, si creemos en el artículo del New York Times de Adam Goldman del que se ha hablado arriba (¿quién sabe?), el presidente se molestará, temeroso de que los demócratas exploten la situación y den a los rusos aún más de la disensión que desean.

Mi consejo para el presidente de Estados Unidos, si quisiera calmar las cosas y poner fin a que los demócratas sean las “mejores amigas” inadvertidas de los rusos, es que debería relajarse y burlarse de todo este asunto, en lugar de quejarse.

Como algunos lectores recordarán, hace un año o más, algunos comediantes rusos realizaron una llamada telefónica a Schiff que hizo que el congresista de California buscara desesperadamente un inexistente “kompromat” sobre el presidente.

Sigue siendo la mejor, y fácilmente la broma política más divertida de nuestros tiempos. Como una lección de humildad, deberían jugarla una y otra vez frente al Comité de Inteligencia de la Cámara.

Roger L. Simon, columnista político de The Epoch Times, también es un autor galardonado y un guionista nominado al Oscar. Su último libro es “La cabra“.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

Descubre

El régimen comunista en China los mata como animales ¿Qué podemos hacer?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS