Los escritores del Despacho Oval: Presidentes, plumas y papel

Por JEFF MINICK
11 de Junio de 2021
Actualizado: 11 de Junio de 2021

Muchos de nuestros presidentes modernos han escrito libros. Cuando se presentan a las elecciones, suelen publicar manifiestos políticos en los que esbozan su visión de Estados Unidos o autobiografías en las que describen los obstáculos que han superado para llegar a la cima. Al dejar el cargo, invierten este proceso y escriben sobre sus días en la Casa Blanca, las crisis a las que se enfrentaron, la gracia y el valor con los que vencieron la adversidad, los amigos que hicieron y los enemigos que vencieron.

Solo el tiempo dirá si los libros de estos hombres seguirán atrayendo a los lectores en los próximos años o si, por el contrario, acumularán polvo en los estantes de las bibliotecas, estudiados únicamente por historiadores y biógrafos. “¿Dónde está el resto de mí? La autobiografía de Ronald Reagan”, un relato de sus primeros años de vida y su paso por Hollywood, por ejemplo, está agotado. Y aunque ahora es un éxito de ventas, las memorias de Barack Obama sobre su presidencia, “Una tierra prometida”, podrían tener pocos seguidores dentro de 20 años.

Sin embargo, si viajamos en el tiempo uno o dos siglos atrás, descubrimos a varios presidentes cuya prosa tuvo un profundo efecto en el país o cuyo talento literario sigue atrayendo admiradores hoy en día. Entre ellos están Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Ulysses S. Grant y Theodore Roosevelt.

Conocido como el “Retrato de Edgehill”, este cuadro del presidente Thomas Jefferson realizado por Gilbert Stuart fue el resultado de dos sesiones: en 1805 y en 1821. Se adquirió con fondos aportados por los regentes de la Institución Smithsoniana; los fideicomisarios de la Thomas Jefferson Foundation, Inc. y la Enid and Crosby Kemper Foundation. El cuadro es propiedad conjunta de Monticello, Thomas Jefferson Foundation, Inc., Charlottesville, Virginia y la National Portait Gallery. (Dominio público)

El Virginiano

Rodeado de un pelotón de hombres que poseían talento para la oratoria y la escritura persuasiva, Thomas Jefferson se destaca, sin embargo, como el hombre de letras más dotado entre sus contemporáneos. Además de la Declaración de Independencia, que se erige junto a la Constitución como el documento fundacional de Estados Unidos, la obra de Jefferson incluye el libro “Notas sobre el Estado de Virginia”, su borrador del “Estatuto de Libertad Religiosa de Virginia”, que él consideraba uno de los grandes logros de su vida, y numerosas cartas que los historiadores consideran ahora como pequeñas obras maestras sobre la democracia y Estados Unidos.

En su educación y formación, Jefferson acumuló ventajas de las que carecieron muchos de sus herederos presidenciales. Él recibió la mejor educación disponible en su época, sometiéndose a una rigurosa instrucción en los clásicos, el derecho y la oratoria. Estudió en el College of William and Mary, y más tarde “leyó la ley” con el prominente abogado George Wythe. Además, vivió en compañía de hombres y mujeres atentos a la oratoria y la palabra escrita, potenciando su talento para la comunicación.

En 1776, el Congreso creó un “Comité de los Cinco”, que incluía a John Adams, Benjamín Franklin y Thomas Jefferson, para redactar una propuesta de independencia. Aunque muchos en el Congreso Continental querían que Adams escribiera el primer borrador, éste quedó tan impresionado con las habilidades de Jefferson con la pluma y el papel que lo instó a convertirse en el principal arquitecto de lo que sería la Declaración de Independencia.

Las inscripciones de su lápida, escritas por él mismo, demuestran que Jefferson estaba orgulloso de su trabajo como escritor. No menciona su presidencia, sino que describe sus logros como autor de la Declaración de Independencia y del Estatuto de Libertad Religiosa de Virginia, y “Padre de la Universidad de Virginia”.

Aparte de la Constitución, ningún otro documento ha tenido un impacto tan grande en el pueblo estadounidense.

Retrato de Abraham Lincoln en 1860 por George Peter Alexander Healy, creado en 1887 a partir de otros retratos. Regalo del A.W. Mellon Educational and Charitable Trust; National Portrait Gallery. (Dominio público)

El separador de rieles

En lo que respecta a la educación formal, Abraham Lincoln es el opuesto de Jefferson. En gran medida autodidacta, asistió a la escuela durante menos de un año y más tarde aprendió derecho tomando libros prestados y estudiando de manera informal con abogados. Lincoln encontró su aula de composición en la Biblia del Rey Jacobo y en las obras y versos de William Shakespeare.

Vemos los ritmos y cadencias de estas dos influencias literarias a lo largo de los discursos de Lincoln, especialmente en su Discurso de Gettysburg y en su Segundo Discurso Inaugural. A diferencia de muchos de nuestros presidentes del siglo XX, Lincoln escribió estos discursos él mismo, revisándolos y leyéndolos ocasionalmente en voz alta a varios compañeros y miembros del gabinete.

Aunque desgarbado y torpe, Lincoln conquistó a su público y a sus lectores a través de sus palabras. Su discurso “House Divided” —sus oyentes conocían bien el versículo bíblico “Una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse en pie”— pudo costarle su candidatura al Senado en 1858, pero le ayudó más tarde a ganar la presidencia. Su discurso de la Cooper Union de 1860 se convirtió en un panfleto y se imprimió en muchos periódicos. En su primer discurso inaugural, escuchamos la rica retórica que le proporcionó su vida de lectura y escritura:

“No somos enemigos, sino amigos. No debemos ser enemigos. Aunque la pasión se haya tensado, no debe romper nuestros lazos de afecto. Las cuerdas místicas de la memoria, que se extienden desde cada campo de batalla y cada tumba patriótica, hasta cada corazón y cada piedra de la casa, en toda esta amplia tierra, todavía engrosarán el coro de la Unión, cuando vuelvan a ser tocadas, como seguramente lo serán, por los mejores ángeles de nuestra naturaleza”.

El discurso no logró disuadir al Sur de la sucesión, pero es una obra maestra de estilo, pensamiento y persuasión.

Poco después, su “Proclamación de la Emancipación”, el documento que ayudó a componer y que supuso el fin de la esclavitud, cambió el curso de la historia estadounidense.

Retrato de Ulysses S. Grant, alrededor de 1880, por Thomas Le Clear. Regalo de la Sra. Ulysses S. Grant Jr.; National Portrait Gallery. (Dominio público)

El General

A lo largo de mis cursos de historia en la escuela secundaria y en la universidad —me especialicé en esa materia— mis libros de texto y mis profesores inevitablemente describían a Ulysses S. Grant como uno de los peores presidentes de Estados Unidos. Me decían que él era débil y que había sido engañado por sus subordinados, como resultado su presidencia estaba plagada de corrupción.

Aunque estas acusaciones son ciertas, los historiadores han corregido desde entonces algunas de esas impresiones. Reconocen los sobornos y la corrupción practicados por algunos asociados a la administración de Grant, pero también le atribuyen la lucha contra el Ku Klux Klan en el Sur. También intentó resolver los conflictos del Oeste con los nativos americanos —nombró al nativo americano Ely Parker como Comisionado de Asuntos Indios— y reforzó los lazos con Gran Bretaña, en gran parte gracias a la diplomacia de su Secretario de Estado, Hamilton Fish.

Tras ser engañado por un socio comercial al dejar la Casa Blanca, casi arruinado, y cuando los médicos le dijeron que se estaba muriendo de cáncer de garganta, Grant pasó el último año de su vida escribiendo desesperadamente sus memorias de la Guerra Civil para poder mantener a su familia tras su muerte. Con el estímulo y el apoyo de Mark Twain, terminó su obra de dos volúmenes apenas unos días antes de morir. De nuevo con la ayuda de Twain y el generoso pago de derechos de autor, “The Personal Memoirs of Ulysses S. Grant” se convirtió en un éxito de ventas y le aportó seguridad financiera a su esposa, Julia.

El presidente Grant trabajando en sus memorias en junio de 1885, menos de un mes antes de su muerte. División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. (Dominio público)

Esa autobiografía, que se enfoca principalmente en la carrera militar de Grant, hoy en día se considera una de las mejores obras de no ficción de nuestra literatura. La escritura de Grant, su habilidad para describir batallas complicadas y sus comentarios sobre varios líderes siguen siendo valiosos como guía de la Guerra Civil y como modelo de escritura.

Una primera edición de las memorias personales de Ulysses S. Grant de 1885. (David Newmann/Servicio de Parques Nacionales)

Aunque Mark Twain tenía un claro interés en promover las “Memorias personales” de Grant, muchos críticos estarían de acuerdo con su evaluación del libro:

“He comparado las memorias con los ‘Comentarios‘ de César. (…) Pude decir con toda sinceridad que los mismos altos méritos distinguían a ambos libros: claridad en las declaraciones, franqueza, simplicidad, falta de pretensiones, veracidad manifiesta, equidad y justicia hacia amigos y enemigos por igual, franqueza y candor militar, y evitación militar de los discursos floridos. Puse los dos libros uno al lado del otro en el mismo nivel de altura, y sigo pensando que pertenecen a ese nivel”.

Un magnífico elogio de un gran sacerdote de la literatura estadounidense.

Retrato de Theodore Roosevelt, 1967, por Adrian Lamb, según el original de 1908 de Philip Alexius de László. Regalo de la Asociación Theodore Roosevelt; National Portrait Gallery. (Dominio público)

El Dinamismo

De todos nuestros presidentes, Theodore Roosevelt fue tanto escritor como político. Hoy en día, muchos de los que conocen algo de su vida lo señalan como un bibliófilo extraordinario que a menudo leía dos o tres libros al día y que consumió decenas de miles de libros a lo largo de su vida, lo que seguramente lo convierte en la persona que más leyó de nuestros jefes de gobierno.

Sin embargo, además de leer una biblioteca de libros, Roosevelt también fue un autor prolífico.

A lo largo de su vida, Roosevelt escribió y publicó más de 30 libros. El abanico de temas era muy amplio, desde biografías del Lord Protector inglés Oliver Cromwell y del destacado senador estadounidense Thomas Hart Benton hasta obras tan diversas como “La guerra naval de 1812”, “El cazador del desierto”, “Los jinetes rudos”, “Principios progresistas” y “Vacaciones al aire libre de un amante de los libros”.

Quizá la más conocida de sus obras sea “Theodore Roosevelt: Una autobiografía”, publicada varios años después de dejar la Casa Blanca. Estas memorias, que aún se publican y que también se pueden encontrar en Internet, entrelazan incidentes y acontecimientos importantes de la vida de Roosevelt con su filosofía de vida. Al final del “Capítulo II: El vigor de la vida”, por ejemplo, después de haber abordado temas como el “vigor corporal” y el valor, escribe estas frases sobre un hombre que busca ser intrépido:

“Déjenlo soñar con ser un hombre intrépido, y cuanto más sueñe, mejor será, siempre que haga todo lo posible por realizar el sueño en la práctica. Puede hacer su parte honorablemente y bien, siempre y cuando ponga la intrepidez frente a él como un ideal, se eduque a sí mismo para pensar en el peligro simplemente como algo que debe enfrentar y superar, y considere la vida misma como debería considerarla, no como algo que debe desechar, sino como un peón que se debe arriesgar prontamente siempre que el riesgo esté justificado por los intereses más grandes del gran juego en el que todos estamos involucrados”.

La primera edición de la autobiografía de Theodore Roosevelt.

Como atleta, cazador, vaquero, soldado, esposo, padre, político, presidente y escritor —Roosevelt jugó el gran juego y lo hizo excepcionalmente bien.

Roosevelt vestido con su ropa de montar. La imagen apareció en la portada de Harper’s Weekly el 2 de julio de 1904. Regalo de Joanna Sturm; División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. (Dominio público)

Palabras y hechos

Una famosa frase en latín, “Facta non verba”, se traduce al español como “Acciones, no palabras”. En general, este adagio es cierto. Juzgamos a los demás más por lo que hacen y menos por lo que dicen que harán.

Todos estos presidentes eran hombres de acción. El trabajo se lo exigía. Afortunadamente para el resto de nosotros, también poseían el talento de hacer arder las palabras y los pensamientos, y con esos fuegos ayudaron a iluminar el Sueño Americano.

“Den lo que puedan, con lo que tengan, donde estén”, escribió una vez Theodore Roosevelt.

Con su ejemplo y sus palabras, estos cuatro presidentes nos instan a vivir según ese axioma.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust On Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning As I Go” y “Movies Make The Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS