Los esfuerzos de China para prevenir la pandemia traen problemas, no alivio

Por Wang He
05 de Febrero de 2021
Actualizado: 05 de Febrero de 2021

Comentario

Los esfuerzos de prevención de la pandemia del Partido Comunista Chino (PCCh) no han salvado a mucha gente. Por el contrario, han provocado tremendos desastres para la subsistencia de la gente y una crisis para la humanidad. Hace un año, la escritora china Fang Fang recogió en sus escritos el encierro de Wuhan, junto con la tiranía, la barbarie y la crueldad de lo que estaba ocurriendo. En el último año, las tácticas militantes del régimen chino para intentar erradicar la epidemia siguen causando pérdidas en todo el país. A continuación se presentan algunos de los casos conocidos.

Desde el 21 de enero, la ciudad de Tonghua, en la provincia de Jilin, ha aplicado estrictas medidas para sellar sus comunidades. No se permite a los residentes salir y todos los suministros se entregan en las puertas de la gente. Los ciudadanos denunciaron que el gobierno local era incompetente y que la distribución de alimentos no era equitativa. Algunas personas recibieron una gran variedad de verduras, mientras que otras solo recibieron fideos instantáneos.

El 25 de enero, el alcalde de Tonghua, Li Ping, admitió públicamente en la televisión estatal que los 110,000 residentes del distrito de Dongchang de la ciudad estaban bajo encierro y que el 34% de ellos no habían recibido ningún suministro. Este repentino cierre ha puesto a los residentes locales en una situación desesperada.

Recientemente, el PCCh ha anunciado 10 zonas de alto riesgo y más de 60 de riesgo medio en todo el país, y todas ellas han adoptado un modo de “tiempo de guerra”. Los casos mencionados no son incidentes aislados. El caos que demuestran se ha convertido en algo habitual en China durante la pandemia.

Como todos sabemos, las medidas “antiepidemia” del PCCh prefieren los cierres y un “enfoque de tiempo de guerra”. Estas decisiones no se basan en fundamentos científicos rigurosos, sino que son medidas que satisfacen las demandas perpetuas de poder del PCCh, encarnadas por una filosofía de “la política primero, la estabilidad después”. El mandato del PCCh de aislar a las poblaciones se hace a menudo sin previo aviso, sin planes para que la gente mantenga sus sustentos, sin el correspondiente diagnóstico rápido y tratamiento médico para los residentes infectados, y sin una infraestructura que garantice el suministro de las necesidades básicas de manera oportuna. Todo el mundo está abandonado a su suerte. El PCCh ha llamado descaradamente a sus violentas medidas “tomando en cuenta la situación general”.

De hecho, estas medidas probablemente solo existen en China. No son “antiepidemia”, sino que son perjudiciales. Por ejemplo, las puertas soldadas (para los que son encerrados), las largas filas y las instalaciones improvisadas de mala calidad que el PCCh impone, en realidad aumentan el riesgo de infección cruzada. El PCCh está matando gente “en nombre de la lucha contra la epidemia”.

En cuanto a la falsa propaganda y los falsos argumentos que adoptan los esfuerzos “antiepidemia” del PCCh, consideremos el siguiente caso.

Un anciano de apellido Cao salió a comprar cigarrillos en el pueblo de Nanying, distrito de Gaocheng, ciudad de Shijiazhuang, provincia de Hebei. Bajo la dirección de Yan Mou, el secretario del Partido del pueblo, dos trabajadores de los “chalecos rojos” (voluntarios que hacen cumplir las normas antiepidemia en la comunidad) empujaron al anciano hacia atrás y le ataron los brazos a un árbol. Los chalecos rojos le gritaron: “Átalo bien” y “Si vuelves a salir, te mataré”.

Hasta ahora, no sabemos cuántas personas han muerto durante los 76 días que Wuhan estuvo bajo encierro el año pasado. Y no sabemos cuántas personas están suplicando desesperadamente ayuda debido a las políticas draconianas de “modo de tiempo de guerra” en todo el país. Puede que nunca sepamos la verdad.

Sin embargo, hay algo que aprender de la historia.

Todo el mundo sabe que la campaña del Gran Salto Adelante que comenzó en 1958 provocó una enorme hambruna en todo el país. Decenas de millones de personas murieron de hambre. ¿Cómo lo hizo el PCCh? Bloquearon la información e impidieron que la gente saliera de su zona. Veamos lo que ocurrió en la ciudad de Xinyang, provincia de Henan.

En aquella época, la gente se moría de hambre en toda la zona de Xinyang. Hubo 200 casos de canibalismo registrados oficialmente en el condado de Gushi. Se temía que, si la gente huía de la zona, se produjeran más casos de canibalismo. Por ello, el Comité del Partido de Xinyang dio instrucciones a todos los condados y ciudades para que establecieran guardias e impidieran la huida de los residentes. Las milicias de los pueblos colocaron guardias en los cruces, controlaron estrictamente los cruces del río Huai, interceptaron a los fugitivos y arrestaron a la gente a voluntad. Se confiscaba todo el dinero y la ropa, y se golpeaba duramente a quienes intentaban huir.

Muchas personas murieron de hambre, de enfermedad o a golpes. En noviembre de 1959, el secretario del Partido de Xinyang, Lu Xianwen, no hizo caso de los cadáveres que había junto a las carreteras, de la gente que se acercaba al auto para pedir comida o de los niños abandonados que encontró en su camino a Xinyang. Siguió exigiendo a los departamentos de policía locales que “eliminaran la salida de personas en un plazo determinado”; dio instrucciones a los cuadros y milicias de las comunas y brigadas para que bloquearan las aldeas; exigió a todas las agencias, fábricas y empresas urbanas que no admitieran a personas del campo; y que no permitieran que se vieran mendigos en las calles o en las intersecciones principales. Luego, a cada miembro del Comité Permanente del Partido se le asignaron determinadas zonas de la ciudad. Debían asegurarse de que toda la ciudad estuviera fuertemente vigilada y controlada. Incluso se confiscó el correo —hasta 12,000 cartas— y se criticó brutalmente a los remitentes.

Mire las catástrofes de la historia del PCCh, y luego mire la actualidad. La Gran Hambruna y la gran plaga pueden ser diferentes, pero las respuestas del PCCh a ambas son notablemente similares.

Wang He tiene una maestría en derecho e historia y ha estudiado el movimiento comunista internacional. Fue profesor universitario y ejecutivo de una gran empresa privada en China. Wang ahora vive en América del Norte y ha publicado comentarios sobre la actualidad y la política de China desde 2017.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS