Los estados deben recordarle a la nación estadounidense los males del comunismo

Por Christopher Holton
06 de Julio de 2021
Actualizado: 07 de Julio de 2021

Opinión

Desde 1947 hasta 1991, Estados Unidos libró una lucha civilizatoria contra el comunismo que llegó a conocerse como la Guerra Fría.

En aquellos días se consideraba malo ser comunista. La principal doctrina de la amenaza del enemigo estudiada por nuestro ejército y nuestra inteligencia fue el “Manifiesto Comunista” de Karl Marx. La tóxica doctrina económica y política construida en base a Marx por Lenin, Stalin y Mao también fue considerada como fundamento ideológico del enemigo. En nombre del comunismo, estos hombres se convertirían en los mayores asesinos en masa de la historia de la humanidad.

Estados Unidos libró guerras en Corea, Vietnam y otros puntos calientes del mundo para contener la marea del creciente comunismo. Ganó algunas y perdió otras, pero finalmente, nuestros esfuerzos económicos, políticos y militares desacreditaron al comunismo y derrocaron a la Unión Soviética. Los únicos puestos de avanzada del comunismo que quedaban eran China, Corea del Norte y Cuba.

Durante la Guerra Fría, no solo se les enseñó a los escolares estadounidenses que el comunismo era nefasto, sino que los nuevos reclutas del ejército, que habían viajado a países comunistas, tenían que dar una explicación completa del motivo de su visita. A veces se les negaba la autorización de seguridad si sus explicaciones no eran satisfactorias.

Pero en el mundo posterior a la Guerra Fría, Estados Unidos se ha vuelto blando, especialmente blando con el comunismo. Uno de cada tres millennials les dice a los encuestadores que apoyan el comunismo. El 30 por ciento de la Generación Z hace lo mismo. No es ninguna sorpresa. El adoctrinamiento cada vez más antiamericano se lleva a cabo para los estudiantes desde la escuela primaria, y los estudiantes se alimentan a la fuerza con conceptos del marxismo cultural como la teoría crítica de la raza.

Durante generaciones se nos enseñó que el marxismo era malo. Y lo era y lo es. Las ideas tóxicas de Marx fueron responsables de la mayor miseria humana y de más muertes que cualquier ideología política en la historia de la civilización occidental. Hoy en día, a los escolares y estudiantes universitarios se les enseña la doctrina comunista y, a menudo, ni siquiera son conscientes de que esto es lo que se les está enseñando.

Horriblemente, nuestros líderes militares ahora también están instruyendo forzosamente a los soldados bajo su mando con estas mismas doctrinas, no como cuando estudiaron el comunismo para derrotarlo, sino para emularlo.

Pensamos que habíamos dejado el comunismo en el basurero de la historia. Desafortunadamente, ese no es el caso. De hecho, los principios fundamentales de la ideología comunista abundan ahora en la sociedad y la cultura estadounidenses, desde nuestras universidades y escuelas, los medios de comunicación y las empresas estadounidenses, hasta la industria del entretenimiento en Hollywood y la izquierda política. Las turbas comunistas en forma de Antifa y Black Lives Matter están causando estragos en las calles de nuestras ciudades.

Afortunadamente, hay un rayo de esperanza gracias al trabajo de los funcionarios electos a nivel estatal.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulgó recientemente una legislación que exige que se enseñe a los estudiantes de las escuelas de Florida que el comunismo es un sistema totalitario que entra en conflicto con los principios fundacionales de Estados Unidos. En otras palabras, Florida está trabajando para restaurar los puntos de vista que se enseñaron habitualmente en las escuelas de todo Estados Unidos durante décadas.

Poco después de que el proyecto de ley de Florida se convirtiera en ley, la Cámara de Representantes de Arizona aprobó una legislación similar que requiere que las escuelas proporcionen a los estudiantes anécdotas sobre la brutalidad del comunismo, anécdotas transmitidas por las muchas personas que huyeron de la opresión comunista. Ese proyecto de ley ahora pasó al senado de Arizona.

Todos los estados de Estados Unidos deben exigir que nuestros jóvenes ciudadanos aprendan sobre los males del comunismo. El comunismo debe considerarse de la misma manera que el nazismo. La hoz y el martillo deben considerarse con el mismo desprecio que la esvástica nazi. Aquellos que usarían camisetas y exhibirían carteles que retratan a Mao y al Che Guevara deberían ser vistos con el mismo disgusto que aquellos que elogiarían a Hitler.

Desafortunadamente, no podemos depender de Washington, D.C. para tomar la iniciativa. El marxismo cultural se ha incrustado en nuestras burocracias federales e incluso en el ejército. Los estados deben liderar y los estadounidenses deben alentar a sus funcionarios estatales a hacer lo correcto.

Después de la segunda guerra púnica en la antigua Roma, se pensaba que Cartago, el archienemigo de Roma, había sido derrotado de manera decisiva. Pero el venerado político Catón sabía más y terminaba cada discurso, sin importar el tema, con las mismas palabras, “Carthago delenda est”: Carthago debe ser destruido.

Estados Unidos alguna vez creyó que había derrotado a su mayor enemigo. Estuvimos equivocados.

El comunismo delenda est.

Christopher Holton es analista sénior y directivo en el Center for Security Policy.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS