Los hospitales infantiles son en parte responsables de que las superbacterias ataquen a los niños

El uso inadecuado de antibióticos sigue siendo generalizado y ahora existe la amenaza de inutilizarlos a medida que los gérmenes desarrollan resistencia
Por LAURA UNGAR
16 de Enero de 2021
Actualizado: 16 de Enero de 2021

Un recuerdo persigue a Christina Fuhrman: la imagen de su pequeña Pearl yaciendo pálida y apática en una cama de hospital, atada a una intravenosa para mantenerla hidratada mientras luchaba contra una infección provocada por una superbacteria.

“Ella sobrevivió por la gracia de Dios”, dijo Fuhrman de su hija mayor en esta ciudad central de Missouri hace casi cinco años. “Ella pudo haberse puesto séptica rápidamente. Su condición era bastante crítica”.

Pearl estaba luchando contra el Clostridium difficile, o C. diff, un tipo de bacteria resistente a los antibióticos conocida como superbacteria. Un creciente conjunto de investigaciones muestra que el uso excesivo y el mal uso de antibióticos en los hospitales infantiles ―que los expertos en salud y los pacientes dicen que deberían conocer mejor― ayuda a impulsar estas peligrosas bacterias que atacan a los adultos y, cada vez más, a los niños. A los médicos les preocupa que la pandemia de COVID-19 solo conduzca a un mayor exceso de prescripciones.

Un estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases en enero encontró que a 1 de cada 4 niños que reciben antibióticos en los hospitales infantiles de EE.UU. se les prescriben los medicamentos de manera inapropiada ―los tipos equivocados, o durante demasiado tiempo, o cuando no son necesarios.

El Dr. Jason Newland, profesor de pediatría de la Universidad de Washington en San Luis, que fue coautor del estudio, dijo que probablemente sea una subestimación porque en la investigación participaron 32 hospitales infantiles que ya estaban trabajando juntos en el uso adecuado de los antibióticos. Newland dijo que los más de 250 hospitales infantiles del país necesitan mejorar.

“Es irresponsable”, dijo Fuhrman. Junto con los padres rogando por antibióticos en los consultorios de los pediatras, es “solo crear un monstruo”.

Usar antibióticos cuando no se necesitan es un problema de larga data, y la pandemia “ha arrojado un poco de gas al fuego”, dijo el Dr. Mark Schleiss, profesor de pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Minnesota.

Aunque el temor a COVID-19 significa que menos padres están llevando a sus hijos a los consultorios médicos y que algunos se han saltado las visitas de rutina para sus hijos, los niños siguen recibiendo antibióticos a través de consultas de telemedicina que no permiten exámenes en persona. Y las investigaciones muestran que más de 5000 niños infectados con COVID-19 fueron hospitalizados entre finales de mayo y los últimos días de septiembre. Si los síntomas apuntan a una infección bacteriana además del coronavirus, dijo Schleiss, los médicos a veces recetan antibióticos, que no funcionan con los virus, hasta que las pruebas descartan las bacterias.

Al mismo tiempo, dijo Newland, las exigencias de atender a los pacientes de COVID restan tiempo a lo que se conoce como programas de “administración” destinados a medir y mejorar la forma en que se prescriben los antibióticos. A menudo estos esfuerzos implican cursos de educación continua para los profesionales de la salud sobre cómo usar los antibióticos de manera segura, pero la pandemia ha hecho que sean más difíciles de recibir.

“No hay duda: hemos visto un uso extra de antibióticos”, dijo Newland. “El impacto de la pandemia en el uso de antibióticos será significativo”.

Los hábitos impulsan el crecimiento de las superbacterias

Las bacterias más susceptibles a un antibiótico mueren rápidamente, pero los gérmenes que sobreviven pueden transmitir características resistentes y luego propagarse. Así es como se desarrolla la resistencia a los antibióticos. El proceso es impulsado por los hábitos de prescripción que conducen a altos niveles de uso de antibióticos.

Un estudio realizado en marzo en la revista Infection Control & Hospital Epidemiology descubrió que los índices de uso de antibióticos en los pacientes de 51 hospitales infantiles oscilaban entre el 22 y el 52 por ciento. Algunos de esos medicamentos trataban infecciones bacterianas reales, pero otros se administraban con la esperanza de prevenir infecciones o cuando los médicos no sabían qué estaba causando un problema.

“Escucho mucho sobre el uso de antibióticos para los escenarios de ‘por si acaso'”, dijo el Dr. Joshua Watson, director del programa de administración de antimicrobianos del Hospital Infantil Nationwide de Ohio. “Subestimamos los inconvenientes”.

Newland dijo que cada especialidad de la medicina tiene su propia cultura en torno al uso de antibióticos. Muchos cirujanos, por ejemplo, usan antibióticos de forma rutinaria para prevenir infecciones después de las operaciones.

Fuera de los hospitales, los médicos han sido criticados durante mucho tiempo por prescribir antibióticos con demasiada frecuencia para padecimientos como las infecciones de oído, que a veces pueden desaparecer por sí mismas o pueden ser causadas por virus que los antibióticos no contrarrestan.

La Dra. Shannon Ross, profesora asociada de pediatría y microbiología en la Universidad de Alabama en Birmingham, dijo que no todos los médicos han aprendido a usar correctamente los antibióticos.

“Muchos de nosotros no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo”, dijo sobre el uso excesivo. “Es como no saber lo que estás haciendo hasta que alguien te lo dice”.

Todo esto impulsa el crecimiento de numerosas superbacterias en la misma población atendida por estos hospitales. Numerosos estudios, incluyendo uno publicado en el Journal of Pediatrics en marzo, citan el aumento entre los niños de C. diff, que causa problemas gastrointestinales. Un estudio realizado en 2017 en el Journal of the Pediatric Infectious Diseases Society descubrió que los casos de un cierto tipo de Enterobacteriaceae resistente a múltiples fármacos aumentaron un 700 por ciento en los niños estadounidenses en solo ocho años. Y un flujo constante de investigaciones apunta a la persistente prevalencia en los niños del más conocido MRSA, o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

Las infecciones por superbacterias pueden ser extremadamente difíciles ―y a veces imposibles― de tratar. Los médicos a menudo deben recurrir a medicamentos fuertes con efectos secundarios o administrar drogas por vía intravenosa.

“Cada vez es más preocupante”, dijo Ross. “Hemos tenido pacientes que no hemos podido tratar porque no teníamos antibióticos disponibles” que pudieran matar los gérmenes.

Los médicos dicen que el mundo se está acercando a una “era postantibiótica”, cuando los antibióticos ya no funcionan y las infecciones comunes pueden matar.

Un monstruo desatado

Las superbacterias producidas por el uso excesivo de antibióticos ponen a todos en peligro.

Al igual que su hija, Fuhrman también sufrió una infección por C. diff, enfermándose después de tomar antibióticos tras un tratamiento de conducto en 2012. Mientras matan los gérmenes dañinos, los antibióticos también pueden destruir los que protegen contra la infección. Fuhrman entró y salió del hospital durante meses. Cuando finalmente mejoró, trató de evitar el uso de antibióticos y nunca se los dio a su hija.

Eso se debe a que los antibióticos afectan a su microbioma al eliminar los gérmenes malos y los gérmenes buenos que protegen su cuerpo contra las infecciones.

Los primeros síntomas de Pearl de C. diff surgieron unos tres años después, cuando la pequeña tenía 20 meses. Fuhrman notó que su hija estaba teniendo muchas evacuaciones intestinales. La madre finalmente encontró pus y sangre en las heces de su hija. Un día, Pearl estaba tan pálida y débil que Fuhrman la llevó a la sala de emergencias. Fue dada de alta, luego le subió la fiebre y regresó al hospital.

Los médicos trataron a Pearl con Flagyl, un antibiótico de amplio espectro. Pero dos días después de la última dosis, se fue cuesta abajo. La infección había vuelto. Se recuperó solo después de ir a la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, para un transplante de microbiota fecal, en el que recibió de su padre donante heces saludables a través de una colonoscopia.

Desde la terrible experiencia de su familia, Fuhrman ha tratado de concientizar sobre las superbacterias y el uso excesivo de antibióticos. Forma parte de la junta de la Fundación Peggy Lillis, una organización de educación y defensa de C. diff, y ha testificado ante un comité asesor presidencial en Washington, D.C., sobre superbacterias y la administración de antibióticos.

En marzo, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid comenzaron a exigir a todos los hospitales que documenten que tienen programas de administración de antibióticos.

Un enfoque, dijo Schleiss, es restringir los antibióticos “guardando nuestras balas mágicas para las situaciones más desesperadas”. Otro es detener los antibióticos, digamos, a las 72 horas, después de reevaluar si los pacientes los necesitan. Mientras tanto, los médicos piden más investigación sobre el uso de antibióticos en los niños.

Fuhrman dijo que los hospitales deben hacer todo lo posible para detener las infecciones de superbacterias. hay mucho en juego, dijo, señalando a Pearl, ahora una niña de 7 años de edad de primer grado a la que le gusta llevar un moño de pelo rosa y pintarse sus diminutas uñas con un arco iris de colores pastel.

“Los antibióticos son geniales, pero hay que usarlos con prudencia”, dijo Fuhrman. “El problema de las superbacterias está aquí. Está en nuestro patio trasero ahora, y está empeorando”.

Laura Ungar es la editora/corresponsal del medio oeste y cubre los temas de salud desde la oficina de Kaiser Health News en St. Louis. Este artículo fue publicado originalmente en Kaiser Health News.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS