Los jardines delanteros podrían reducir el estrés fisiológico y psicológico

Un estudio revela que los huertos delanteros se asocian a un descenso significativo de los niveles de estrés declarados y a otros beneficios añadidos
Por LAURIANE SUYIN CHALMIN-PUI
25 de Marzo de 2021 11:05 PM Actualizado: 26 de Marzo de 2021 8:17 AM

Existe una creciente evidencia de que estar en espacios naturales tiene un efecto positivo en la salud mental. Estar en la naturaleza también está relacionado con una mejor función cognitiva, una mayor relajación, un mejo manejo del trauma y el alivio de ciertos síntomas del trastorno por déficit de atención en los niños.

Sin embargo, la mayoría de estos estudios han analizado específicamente el efecto de los espacios verdes públicos, en lugar de los jardines privados. Durante una época en la que muchas personas están en casa debido a las restricciones de COVID-19, los espacios de jardín privados han sido los espacios verdes más accesibles para quienes los tienen. Pero, ¿estos pequeños espacios verdes tienen los mismos beneficios para nuestra salud mental?

Aunque se realizó antes de la pandemia actual, mi estudio publicado recientemente demostró que tener plantas en los jardines frontales domésticos (patios delanteros) se asocia con menores signos de estrés. Dado que los desarrolladores están pavimentando cada vez más los jardines frontales, queríamos analizar los jardines frontales específicamente para comprender cuál es su valor e impacto mental, social y cultural. Los jardines frontales también son un puente entre la vida pública y privada.

Debido a que son visibles para los vecinos y transeúntes, también pueden contribuir al bienestar de la comunidad.

Nuestro experimento evaluó los niveles de estrés fisiológico y psicológico antes y después de agregar plantas a jardines frontales previamente desnudos en Salford, Greater Manchester. Tomamos medidas de las concentraciones de cortisol de los participantes (a veces denominadas “la hormona del estrés”) en su saliva, así como el estrés percibido por ellos mismos. Los participantes tenían entre 21 y 86 años, y el 64 por ciento eran mujeres.

Agregamos dos jardineras con plantas ornamentales, que incluyen petunias, violas, romero, lavanda, azaleas, clemátides y un árbol Amelanchier (nevado Mespilus) o un árbol de enebro enano. Estos fueron elegidos por su facilidad de mantenimiento y familiaridad para la mayoría de las personas en el Reino Unido.

También proporcionamos a los 42 residentes abono, recipientes de riego automático, una regadera y un enrejado. El equipo de investigación hizo toda la plantación para asegurarse de que todos los jardines fueran similares. A los participantes se les dio consejos sobre cómo mantener y regar sus plantas y se les permitió agregar más plantas o características. Las nuevas incorporaciones requirieron el menor mantenimiento posible.

Menor estrés

Durante un período de un año, encontramos que tener plantas en jardines frontales previamente desnudos se asoció con una caída del 6 por ciento en los niveles de estrés percibido por los residentes. Esta escala mide el grado en que las situaciones de la vida se consideran estresantes al tener en cuenta los sentimientos de control y la capacidad para hacer frente a los factores estresantes.

También encontramos cambios estadísticamente significativos en los patrones de cortisol salival de los participantes. El cortisol es la principal hormona de respuesta al estrés del cuerpo, que puede activar nuestra respuesta de “lucha o huida” y puede regular el sueño y los niveles de energía. Necesitamos cortisol todos los días para estar saludables y, por lo general, las concentraciones alcanzan su punto máximo cuando nos despertamos y disminuyen a su nivel más bajo por la noche. Las alteraciones de este patrón indican que nuestros cuerpos están bajo estrés. Descubrimos que el 24 por ciento de los residentes tenían un patrón de cortisol diario saludable al comienzo del estudio. Esto aumentó al 53 por ciento tres meses después de agregar las plantas, lo que sugiere una mejor salud mental en estos participantes.

Las petunias fueron solo uno de los tipos de plantas que se agregaron a los jardines frontales de los participantes. (Christine-clair en Pexels)

Las razones de estos cambios pueden explicarse por lo que los participantes nos dijeron durante las entrevistas. Los residentes encontraron que los jardines tenían una influencia positiva en su perspectiva de la vida, con temas fuertes que se desarrollaban en torno a actitudes más positivas en general, un sentido de orgullo y una mayor motivación para mejorar el medio ambiente local. Los jardines también fueron valorados como un lugar para relajarse.

Una pequeña adición de algunas plantas en el jardín delantero fue un cambio positivo en el entorno de su hogar y la calle.

Se entiende que todos estos beneficios para el bienestar de los espacios verdes se basan en dos teorías de psicología ambiental: la teoría de la restauración de la atención y la teoría de la reducción del estrés. Ambas teorías se basan en la hipótesis de la biofilia de Wilson de que los seres humanos tienen una afinidad innata con el entorno natural.

La teoría de la restauración de la atención propone que la exposición a entornos naturales restaura nuestra capacidad de concentrarnos en tareas que requieren esfuerzo y atención dirigida. Pasar tiempo en entornos naturales exige menos “capacidad cerebral”, por así decirlo, ya que no necesitamos centrarnos tanto en estímulos o tareas específicas ni en suprimir las distracciones. La naturaleza también nos brinda oportunidades para la reflexión. La teoría de la reducción del estrés propone que los entornos naturales provocan respuestas emocionales instantáneas y menos sentimientos negativos que los entornos no naturales.

Los resultados de nuestro estudio mostraron la importancia de, incluso los espacios verdes pequeños, para reducir el estrés, y pueden ser consideraciones importantes en la planificación local, el desarrollo urbano y la atención sanitaria y social. Es necesario un pensamiento integrado entre los sectores del medio ambiente construido, el medio ambiente y la salud.

Los hallazgos de este proyecto también apoyan el caso social de más jardines y espacios verdes que dan a la calle. Por ejemplo, los estándares de construcción biofílicalas estrategias urbanas centradas en el medio ambiente y las iniciativas de calles transitables podrían ser formas importantes de lograr esto. Es importante destacar que para los arquitectos paisajistas y otros profesionales que trabajan con espacios verdes diseñados, existe un margen para un impacto considerable en las percepciones humanas, la salud y el bienestar.

Para los residentes que tienen un espacio en el jardín delantero, los diseños de plantación pueden requerir poco mantenimiento sin ocupar demasiado espacioLas plantaciones en macetas pueden resultar más atractivas para los inquilinos. Pero para aquellos que no tienen acceso a un espacio al aire libre, existe cierta evidencia de que las plantas de interior también brindan beneficios para la salud mental.

Lauriane Suyin Chalmin-Pui es becaria postdoctoral de bienestar en la Royal Horticultural Society, Universidad de Sheffield en el Reino Unido. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.