Los marxistas están ganando la guerra por la educación

Por Rodney A. Clifton
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Comentario

Durante los últimos 60 años aproximadamente, se ha desatado una fuerte y tormentosa controversia sobre la educación pública en Canadá. Esto ha causado enfrentamientos de algunos educadores, a menudo llamados “tradicionalistas”, con otros a menudo llamados “progresistas”, lo cual ha estado afectando la forma en que se educa a los niños en las escuelas públicas.

El desacuerdo puede verse claramente en la forma en que la gente responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Debería el plan de estudios ser estandarizado para todos los estudiantes?
  • ¿Deberían las escuelas implementar exámenes estandarizados?
  • ¿Deberían los padres tener la última palabra en las escuelas a las que asisten sus hijos?

Si respondió “sí” a estas preguntas, no hay duda de que es un “tradicionalista”. Si respondió “no”, es un “progresista”.

Los programas para educar maestros han estado entrenando a los candidatos en métodos progresistas radicales y los sindicatos de maestros han estado negociando, e incluso haciendo huelgas, para obtener beneficios consagrados en la ideología progresista.

La perspectiva progresista se deriva de los escritos de Karl Marx y sus seguidores. Hoy en día, esta perspectiva se llama “teoría crítica”, “teoría crítica de la raza”, “teoría crítica del género”, o más ampliamente “constructivismo”. Esta teoría se basa en la idea de Marx de que la gente en las sociedades capitalistas, como Canadá y Estados Unidos, pertenece a una de dos clases: la burguesía o el proletariado. La burguesía oprime y explota al proletariado.

En la educación, el argumento es un poco más complejo. Los educadores progresistas ven la democracia como fundamental para la enseñanza y el aprendizaje, y para liberar a los estudiantes de la servidumbre, las aulas deben organizarse democráticamente. Los progresistas creen que los estudiantes necesitan experimentar la democracia para poder ayudar a transformar Canadá en una verdadera democracia donde todas las personas sean iguales.

Para llegar a este resultado, cada profesor debe ser un “guía al costado” en lugar de un “sabio en el escenario”, como la mayoría de los maestros han sido en el pasado. Luego, los estudiantes tienen una voz y voto mucho mayor en lo que sucede en las aulas. De hecho, en algunas aulas, los maestros quedan relegados al margen a medida que los estudiantes diseñan su propio plan de estudios, se enseñan a sí mismos el material que les interesa y determinan las calificaciones que reciben en sus transcripciones. Cada vez más, el contenido del plan de estudios ya no está siendo estipulado por los departamentos de educación, pero incluso si es estipulado, a menudo no se enseña.

Los estudiantes de las escuelas públicas aprenden cada vez más que son miembros de grupos basados en la medida de opresión que experimentan. Esta es una idea tomada del libro de jugadas neomarxista llamado “interseccionalidad”. En esta concepción, hay una jerarquía de grupos oprimidos dependiendo del número de características que los estudiantes atribuyen a sus “identidades”. Los estudiantes que unen tres características son más oprimidos que los que unen una o dos características.

En esta jerarquía, las mujeres están más oprimidas que los hombres, los negros están más oprimidos que los blancos y las lesbianas negras están más oprimidas que la mayoría de los estudiantes.

Los estudiantes que tienen más características que representan la opresión ligada a sus identidades son más merecedores de atención, privilegio y derecho a expresar su opinión. De acuerdo con el “valor de etiqueta” de cada individuo, los miembros de los grupos oprimidos se elevan mientras que los miembros de los grupos opresores se devalúan.

Además, se supone que los estudiantes tienen conocimientos derivados de sus experiencias vividas como miembros de grupos específicos y estos conocimientos, que presuntamente reflejan la “verdad”, no son compartidos por los estudiantes que pertenecen a otros grupos. Por lo tanto, esta verdad pasa a depender de la pertenencia al grupo de la persona.

En pocas palabras, se cree que los estudiantes viven en silos autónomos aislados de los demás estudiantes y por lo tanto, pueden obtener conocimientos verídicos del mundo que es inaccesible para otros estudiantes. Es por eso que a menudo escuchamos a los estudiantes de secundaria que preceden sus afirmaciones verbales con “Como una mujer negra…” o “Como una mujer indígena de dos espíritus…”

Tales afirmaciones son una forma de que los estudiantes declaren su posición ideológica en la jerarquía de los oprimidos y, más importante aún, de que afirmen su superioridad sobre los demás.

Obviamente, el avance de un argumento con un prefacio así confluye la identidad del orador con la sustancia de su argumento. Tales argumentos se convierten en declaraciones ad hominem de la verdad: “Esta es mi verdad y tiene un significado especial porque soy miembro de un grupo oprimido”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Es prácticamente imposible para los estudiantes (o profesores) refutar las afirmaciones hechas de esta manera, incluyendo las declaraciones falsas, hechas por los estudiantes de los grupos altamente oprimidos. Cuestionar las afirmaciones de estos estudiantes es cuestionar sus identidades, lo que ahora se ve como un juicio que roza la violencia. Nadie quiere parecer “violento” o “crítico”.

Pero incluso si alguien se atreve a corregir un error obvio en lo que dice una persona “oprimida”, la mayoría de las veces la respuesta de la persona es que está siendo violentamente oprimida por personas que no comparten su identidad racial, de género o interseccional. En consecuencia, el orador piensa que su identidad, su “verdad”, está siendo denigrada.

Queda claro, por lo tanto, que la verdad ya no es un concepto universal en las escuelas canadienses, algo que todo el mundo está de acuerdo en que es un valor fundamental para una sociedad civilizada. Cada vez más, la verdad se ve como algo específico de un grupo y no de todos los estudiantes.

De hecho, la educación pública canadiense ha sacrificado una concepción universal de la verdad por la afirmación ideológica de que los grupos tienen sus propias verdades y el grado de veracidad depende de la pertenencia al grupo de los estudiantes.

Algunos ejemplos de un artículo de tres páginas del 21 de marzo de Winnipeg Free Press de entrevistas con estudiantes, profesores y padres pueden ayudar a aclarar esta afirmación bastante abstracta.

  • La autora del artículo, Maggie Macintosh, informó que la educación está llena de “palabras y frases populares de moda que incluyen ‘investigación’, ‘aprendizaje basado en proyectos’, ‘voz y elección del estudiante’ y ‘charla sobre matemáticas'”.
  • “La educación estaba más dirigida por los maestros, pero ahora está más dirigida por los estudiantes. Eso es lo que hace la investigación; los niños hacen las preguntas y nosotros ayudamos a guiarlos hacia las respuestas”, declaró Kelly McLure, maestra de primer grado en la escuela Dawson Trail en Lorette, Manitoba.
  • “Es importante mirar las estructuras, costumbres, políticas de la escuela para ver quién está siendo escuchado y reflejado”, señaló Bobbie-Jo Leclair, un consultor de educación indígena de la Escuela Louis Riel. Macintosh reportó que Leclair ha “visto durante sus 17 años como educadora cómo las escuelas adoptan lentamente las ideologías educativas de las Primeras Naciones”.
  • Geret Coates, profesora de 11º grado en el St. James Collegiate de Winnipeg, declaró a Macintosh que “en lugar de estudiar a Shakespeare este año, sus alumnos están hojeando las páginas de la novela de suspenso ‘Matando al Sr. Griffin’, una narración en primera persona ‘El diario absolutamente verdadero de un indio a tiempo parcial’ y ‘Stepping Stones: El viaje de una familia de refugiados’

Estos ejemplos revelan que los estudiantes tienen el control y los profesores responden a sus intereses específicos. Ya no se considera a los maestros como expertos en las materias que enseñan, el plan de estudios no está estrictamente ordenado por el departamento de educación y ya no se vigila a los maestros para asegurar que enseñen el plan de estudios proscrito.

Esta tendencia de 60 años hacia el progresismo en la educación pública plantea al menos tres cuestiones importantes:

  • ¿Cómo puede llamarse educación a este proceso si hay pocas, o ninguna, expectativas curriculares estándar para los estudiantes? ¿No sería mejor llamar al proceso “auto-realización”?
  • ¿Cómo pueden las escuelas informar honestamente de que los estudiantes están listos para ocupar un lugar en el mundo laboral o en las instituciones post-secundarias si no han dominado un conjunto de requisitos previos necesarios?
  • ¿Por qué deberían los contribuyentes apoyar este proceso de “auto-realización”?

Durante demasiado tiempo, los educadores progresistas han estado ganando la guerra por la educación en las escuelas públicas canadienses. Los tradicionalistas que piensan que la educación debe ser estandarizada, que los estudiantes deben ser evaluados formalmente, y que si los estudiantes no comprenden el plan de estudios no deben ser promovidos, han estado perdiendo batallas.

Para ellos, la educación ha sido degradada y la autoridad de los maestros ha sido socavada.

Los educadores tradicionales creen que ha llegado el momento de restablecer la sustancia del programa de estudios, la evaluación oficial de los estudiantes, la autoridad profesional de los maestros y la responsabilidad de los departamentos de educación. Pero estos educadores no pueden hacerlo solos: necesitan el apoyo de los contribuyentes, los empleadores, las instituciones postsecundarias y el público en general. Esperemos que los ciudadanos se den cuenta de la guerra por la educación y se unan a ella. El futuro de nuestros estudiantes y de nuestro país está en juego.

Rodney A. Clifton es profesor emérito de la Universidad de Manitoba y miembro senior del Centro Fronterizo de Políticas Públicas. (rodney.clifton@umanitoba.ca)

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS