Los moai de Isla de Pascua cumplían funciones agrícolas tal como decían las leyendas, muestran evidencias

Por Anastasia Gubin
20 de Diciembre de 2019 Actualizado: 20 de Diciembre de 2019

El pueblo de Rapa Nui probablemente construyó los grandes moai, monolitos característicos de la Isla de Pascua, para ayudar a que los alimentos crezcan mejor, reveló un estudio publicado en la Revista de Ciencias de la Arqueología.

Durante cientos de años estos enigmáticos moai han vigilado el paisaje de la isla y su significado había permanecido en el misterio y en el debate de numerosas hipótesis.

Las nuevas evidencias científicas indican que su realización cumplía funciones agrícolas dice la investigación liderada por Jo Anne Van Tilburg, directora del Proyecto de Estatuas de la Isla de Pascua, presentó, según un reporte de la Universidad de California en Los Ángeles, el 12 de diciembre.

Esto corrobora la creencia de la comunidad local de que las estatuas eran capaces de producir fertilidad agrícola y, por lo tanto, suministros de los alimentos más necesarios.

Van Tilburg, su equipo y la geoarqueóloga especialista en suelos, Sarah Sherwood, hizo su estudio en dos moai excavados durante cinco años en la cantera de Rano Raraku en el lado este de la isla polinesia y el laboratorio reveló que en el suelo de la misma zona se cultivaban alimentos como el plátano, el taro y la batata.

La cantera de Rano Raraku es donde está el origen del 95 por ciento de los más de 1000 moai de la isla.

Un pascuense participa en un triatlón tradicional, durante el cual debe correr alrededor del lago del volcán Rano Raraku llevando una mano de plátanos, durante el tradicional festival Tapati del folclore Rapanu, en la Isla de Pascua, Chile, el 4 de febrero de 2005. (MARTIN BERNETTI/AFP vía Getty Images)

Su análisis demostró que además de servir como cantera, el lugar de tallado de estatuas también era el sitio de una zona agrícola muy productiva.

Rano Raraku cuenta con una fuente de agua dulce. Sus suelos son ricos en arcilla creada por la erosión de la toba de lapilli, el lecho de roca local, que se formó cuando los trabajadores excavaron la roca más profunda y esculpieron los moai.

(MARTIN BERNETTI/AFP via Getty Images)

Esta práctica en sí misma es la que ayudó a aumentar la fertilidad del suelo y la producción de alimentos en el entorno inmediato, dijo Sherwood, quien es profesora de sistemas de tierra y medio ambiente en la Universidad del Sur en Sewanee, Tennessee.

La especialista se unió al Proyecto Isla de Pascua después de conocer a otro miembro del equipo de Van Tilburg en una conferencia de geología.

La investigadora dijo que originalmente no buscaba la fertilidad del suelo, pero por curiosidad y hábito de investigación, hizo algunas pruebas a escala fina de las muestras traídas de la cantera.

“Cuando recibimos los resultados de la química, hice una doble toma”, dijo Sherwood, según el informe de UCLA.

“Había niveles realmente altos de cosas que nunca hubiera pensado que existirían, como el calcio y el fósforo”, explicó la especialista. “Habían altos niveles de elementos que son claves para el crecimiento de las plantas y esenciales para los altos rendimientos”.

Los suelos de Rano Raraku son probablemente los más ricos de la isla, al menos a largo plazo, señaló.

Según el informe de los investigadores, en todas partes de la isla el suelo se estaba desgastando rápidamente, erosionándose, quedando solo restos de elementos que alimentan a las plantas, “pero en la cantera, con su constante nuevo influjo de pequeños fragmentos del lecho rocoso generados por el proceso de extracción, hay un perfecto sistema de retroalimentación de agua, fertilizante natural y nutrientes”.

Además sostuvo que al parecer los antiguos indígenas de Rapanui eran muy intuitivos sobre qué cultivar, plantando múltiples cultivos en la misma zona, lo que puede ayudar a mantener la fertilidad del suelo.

Los moai, que el equipo excavó fueron descubiertos en posición vertical, uno en un pedestal y el otro en un profundo agujero, “lo que indicaba que estaban destinados a permanecer allí”.

“Este estudio altera radicalmente la idea de que todas las estatuas en pie en Rano Raraku estaban simplemente esperando ser transportadas fuera de la cantera”, destacó Van Tilburg, según el reporte de la universidad.

“Es decir, estos y probablemente otros moai verticales de Rano Raraku se mantuvieron en su lugar para asegurar la naturaleza sagrada de la cantera en sí. Los moai eran fundamentales para la idea de la fertilidad, y en la creencia de Rapanui su presencia aquí estimulaba la producción agrícola de alimentos”, concluyó.

Siete enormes moais , las únicas que miran al mar, en el Ahu Akivi de la Isla de Pascua, a 3700 km de la costa de Chile. (Martin Bernetti/AFP vía Getty Images)

Los investigadores del proyecto estimaron que las estatuas de la cantera interior fueron levantadas alrededor o antes del período de años comprendido entre 1510 y 1645.

“La actividad en esta parte de la cantera probablemente comenzó en 1455”, señala agregando que esta producción de moai “cesó a principios del siglo XVIII debido al contacto con el oeste”.

“Nuestra excavación amplía nuestra perspectiva del moai y nos anima a darnos cuenta de que nada, por muy obvio que sea, es siempre exactamente lo que parece. Creo que nuestro nuevo análisis humaniza el proceso de producción del moai”, dijo Van Tilburg, según la universidad.

Van Tilburg ha estado trabajando en Rapa Nui por más de tres décadas. Su proyecto de la estatua de la Isla de Pascua es apoyado en parte por el Instituto de Arqueología Cotsen de la UCLA. La investigadora también es director del Archivo de Arte Rupestre de la UCLA.

En asociación con miembros de la comunidad local, ha estado dirigiendo las primeras excavaciones legalmente permitidas de moai en Rano Raraku desde 1955. Cristián Arévalo Pakarati, un destacado artista rapanui, es el codirector del proyecto.

***

A continuación

“”Tenemos que sacar a la luz lo que está sucediendo para que el mundo se entere””

TE RECOMENDAMOS