Los países “frugales” ganan en el Fondo Europeo de Recuperación

Por Daniel Lacalle
23 de Julio de 2020
Actualizado: 23 de Julio de 2020

Comentario

No hay solidaridad sin responsabilidad. El Fondo de Recuperación de la Unión Europea no puede usarse como una excusa para perpetuar el gasto político inflado y crear una unión basada en transferencias, donde los gobiernos usen el dinero de los contribuyentes para aumentar la burocracia, porque sería el final del proyecto europeo.

Una unión basada en gastos excesivos, deudas y políticas extractivas sería destruido en unos pocos años. La fuerza de un grupo unificado de países proviene de la diversidad y la responsabilidad.

Los líderes de la Unión Europea han firmado un acuerdo que demuestra que, a pesar de las críticas, Europa responde y lo hace de manera responsable.

El acuerdo alcanzado tendrá condicionalidad, estará sujeto a reformas estructurales, tiene una cantidad menor de subsidios de lo anunciado inicialmente, y también incorpora una cláusula de control (veto) por parte de los estados miembros.

No solo es positivo por su cuantía y por estar sujeto a reformas y condiciones, sino porque es un muro de contención que evita las contrarreformas de la izquierda radical, gracias al llamado “freno de emergencia”.

El acuerdo de 750,000 millones de euros (USD 869,000 millones) es importante, pero no debemos creer que la recuperación de la Unión Europea dependerá de este programa. Ya tenemos las experiencias del Plan de Crecimiento y Empleo 2009 y el Plan Juncker. Ambos tuvieron un efecto positivo muy bajo sobre el PIB. Ayuda a salir de la crisis, pero no lo garantiza.

Los subsidios se han reducido a 390,000 millones de euros (USD 452,000 millones) de los 500,000 millones de euros (USD 579,000 millones) anunciados inicialmente, mientras que la porción del préstamo aumenta en 110,000 millones de euros (USD 127,000 millones) a 360,000 millones de euros (USD 417,000 millones). Estos préstamos baratos se pagarán durante un largo período, entre 2027 y 2058. En realidad, es como un problema de deuda perpetua, y el costo será bajo porque cuenta con el apoyo de la Comisión Europea.

El plan debe ser aprobado por el Parlamento Europeo y los parlamentos de los estados miembros, pero se considera un paso diplomático que tendrá pocos obstáculos.

Para recibir el dinero, los países deberán presentar proyectos serios y rentables que fortalezcan la competitividad. Estos no son cheques en blanco para nada. Esto significa que las reformas y los ajustes son inevitables. El Consejo Europeo supervisará la ayuda y su uso. Los fondos deberán ser aprobados por una mayoría calificada. Los pagos serán aprobados por mayoría en el Comité Económico y Financiero, y pueden ser rechazados y devueltos para su revisión por uno o más estados miembros, si el uso apropiado de los fondos es dudoso.

Nadie niega los desafíos creados por la crisis de COVID-19, pero hay países que han usado la excusa de la pandemia para inflar el gasto político y ahora demandan dinero gratis.

España

El gobierno español ha duplicado el costo del gobierno, mantuvo todo el gasto que aumentó durante el período de crecimiento y aumentó el número de escaños y asesores ministeriales, a pesar de la crisis. Además, el gobierno aprobó un plan de ingresos básicos que no tenía presupuesto ni espacio fiscal. No se ha administrado ningún costo para permitir espacio presupuestario para estabilizadores automáticos, salud y costos de desempleo.

Un gobierno, que aumentó el déficit en 2019 en un 24 por ciento (en un año de crecimiento del PIB del 2 por ciento y de ingresos fiscales récord) ha duplicado el costo del gobierno en la crisis y ahora no quiere condiciones ni escrutinio de otros estados miembros.

¿Por qué un gobierno serio se opondría a un escrutinio detallado de los fondos recibidos?, por el contrario, debería darle la bienvenida. ¿Por qué un gobierno que se llama a sí mismo reformista y declara su compromiso con la estabilidad presupuestaria rechazaría cualquier reforma estructural propuesta por otros estados miembros? Deberían estar implementándola ahora. Además, ¿por qué un gobierno que habla de una emergencia sin precedentes preferiría recibir menos fondos que aceptar el monitoreo de las subvenciones por parte de los estados miembros? Uno podría sospechar que no tienen como objetivo utilizar los fondos de la manera más efectiva.

Esta crisis no puede resolverse si los gobiernos usan el dinero de un fondo de recuperación para perpetuar los desequilibrios y malgastar recursos con fines políticos. Si queremos que la UE sobreviva, solo puede hacerlo en la competitividad, la confianza y, sobre todo, la responsabilidad crediticia.

Si queremos una Europa unida, debemos escuchar más a los países más dinámicos y dejar de usar la aplanadora burocrática para convertir a todos los estados miembros en satélites intervencionistas.

La Unión Europea se enfrenta a una profunda crisis. No debe entrar en una depresión por el uso de fondos importantes, que deberían impulsar la competitividad y fortalecer la recuperación, para financiar planes masivos de transferencia política que sirvan como una herramienta política para mantener la administración y los presupuestos políticos inflados.

Errores

El gobierno español ha cometido serios errores en su objetivo de obtener subvenciones masivas sin condicionalidad.

El primer error es que no daba estimaciones serias de un límite máximo de gasto, déficit y deuda para 2020 y no proporcionaba ninguno para 2021 cuando ya había probado la paciencia de la Comisión Europea en 2019, al no cumplir un objetivo de déficit, ya revisado, en un período de ingresos fiscales récord.

El segundo error fue asumir que los socios europeos de España iban a aceptar cosas que el propio gobierno español no habría aceptado en diferentes circunstancias. Todos saben que el gobierno de España habría rechazado un fondo incondicional si hubiera sido solo para otro país, ya que significaría una mayor contribución al presupuesto de la UE y un mayor déficit para España. Sabemos esto porque era exactamente la posición del gobierno español en la crisis griega, cuando el primer ministro, Rodríguez Zapatero, declaró que los partidos de oposición griegos deberían acordar la agenda de reformas para recibir fondos de rescate (La Vanguardia, 24 de junio de 2011). Es fácil exigir solidaridad cuando se es beneficiario de esta.

Tercer error: No es conveniente exigir dinero gratis a los países más responsables cuando el gobierno acude a la mesa de negociaciones por haber incumplido el objetivo de déficit de 2019, en un año de ingresos fiscales récord, siendo el único déficit más grande en la eurozona en 2020. Además, ser el único país que no ha reducido los gastos no esenciales para acomodar el aumento del gasto en salud, y con el gobierno más caro, con más ministros y altos funcionarios en cuatro décadas.

El cuarto error: Tampoco es fácil convencer a otros para que proporcionen decenas de miles de millones de euros, incondicionalmente y con un mayor peso de los subsidios, cuando España tiene en la coalición gubernamental un partido que ha votado en Europa a favor de romper el euro y cuyos líderes, incluido un vicepresidente y dos ministros, defendieron un incumplimiento masivo de la deuda.

Podemos e Izquierda Unida votaron el 14 de diciembre de 2015 a favor de una enmienda, proponiendo “facilitar mecanismos de retirada” de la unión monetaria y “un plan alternativo para una ruptura ordenada de la zona del euro” y nunca la han retirado o modificado.

El último y quinto error: El gobierno español repite constantemente que la economía se está recuperando en forma de V y que no reducirá ningún gasto bajo ninguna circunstancia, solo implementará aumentos de impuestos masivos que erosionarán la competitividad, el crecimiento, la creación de empleo, los ingresos fiscales y aumentarán el déficit y la deuda futura. Al mismo tiempo que exigen donaciones sin condiciones.

Compromiso con las reformas

Muchos ciudadanos españoles y europeos, como yo, estamos más que felices de comprometernos con un sólido conjunto de reformas para mejorar la competitividad e impulsar el crecimiento económico y el empleo. No queremos despilfarrar fondos en gastos políticos.

El hecho de que no se apruebe un fondo de recuperación sin subvenciones sin condiciones no es un fracaso europeo. Es la confirmación de que el proyecto europeo solo se fortalecerá si se convierte en una unión donde la solidaridad se da con responsabilidad, y donde la fortaleza proviene de la gestión prudente de los llamados líderes “frugales”, o más bien responsables.

El Fondo de Recuperación es importante, tiene condiciones fuertes y esto puede prevenir el atracón de la mala inversión. Sin embargo, el Fondo de Recuperación no es la solución para los problemas estructurales de muchos estados europeos. Deben adoptarse reformas estructurales para resolver los desequilibrios a largo plazo de las economías europeas y la condicionalidad debe verse como algo positivo, no como algo negativo. Si los países quieren mostrar al mundo que son socios confiables comprometidos con la estabilidad presupuestaria, las reformas deben ser aceptadas, no rechazadas.

El Plan de Recuperación de la Unión Europea no será un milagro ni aumentará el crecimiento potencial. Tiene muchos elementos difusos. Lo importante es que disipe el riesgo de contrarreformas de la izquierda radical y que describa una unión entre los países miembros centrada en la responsabilidad crediticia y la prudencia. Ahora, la Comisión debe asegurarse de que no sea una herramienta para gastar en elefantes blancos y en proyectos inútiles.

Daniel Lacalle, Ph.D., es economista jefe del fondo de cobertura Tressis y autor de “Freedom or Equality”, “Escape from the Central Bank Trap” y “Life in the Financial Markets”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el comunismo corrompió el pensamiento humano

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS