Sin maltrato ni soledad: en este país no hay perros sin hogar, un reto que todo el mundo debería asumir

Por Blanca Téllez - La Gran Época
15 de Julio de 2019 Actualizado: 15 de Julio de 2019

En este país no verás perros callejeros que para sobrevivir vagan en busca de comida y cobijo, sufriendo maltrato y mala vida. ¿Qué hicieron para que los perros no sean abandonados ni deambulen sin dueño por las calles?

Holanda es el país donde todos los perros son mascotas protegidas y apreciadas, y donde múltiples organizaciones se encargan de su cuidado cuando sus dueños ya no pueden atenderlos. Inclusive perros de países vecinos pueden ser ayudados y recibidos para poder sobrevivir o conseguir una mejor vida.

El cuidado de los perros es importante para los habitantes de este país. Pero la atención a estos animalitos domésticos no es un invento contemporáneo, ya que en el siglo XIX comenzó su protección cuando en 1864 surgió la primera organización protectora de animales, seguida en 1877 del primer asilo canino.

Aunque los animales aún sufren en los Países Bajos, como indica Hondenbescherming, el sitio web de la Agencia Real Holandesa de Protección Canina, las múltiples actividades de agencias como esta tienen como propósito prevenir y combatir el sufrimiento de estos animales desde 1912.

“Debido a la ignorancia, muchas personas compran un perro sin poder cuidar bien al animal. O compran uno de los más de cien mil cachorros que se intercambian anualmente en los crueles criaderos caninos. De esta manera, sin saberlo, mantienen esta industria adversa para los animales”, alerta la agencia holandesa.

Aunque el abuso animal y la negligencia existen en todo el mundo, ¿cómo hacen realidad lo que para otros países parece una hazaña imposible?

Por un lado es la importancia del perro en la sociedad holandesa y por otro la participación de voluntarios, donadores y adoptantes para garantizar su cuidado.

“El perro ocupa un lugar muy importante en nuestra sociedad”, reconoce la asociación protectora de perros, y también la función social que cumplen: “Las investigaciones muestran que las personas que tienen perros tienen menos síntomas relacionados con el estrés que las personas que no tienen perros”.

Y con este reconocimiento social, mediante la información, la investigación y la atención de agencias y voluntarios interesados en el bienestar de estos leales amigos del hombre, los perros que deben ser reubicados de sus hogares pueden ser adoptados o encontrar asilo y continuar llevando una vida feliz.

Uno de los programas es el de adopción de perros mayores o Senior care. Cuando los peludos envejecen y no pueden ser cuidados más por sus dueños, pueden tener un nuevo hogar donde disfrutarán el final de su vida en grupos o con la nueva familia que los adopte.

Cuando viven en grupo, son atendidos en la guardería de perros ancianos por personas voluntarias que les dan de comer, los sacan a pasear, juegan con ellos y les dan afecto y cuidado hasta el fin de sus días.

Otro de los programas para la protección canina es el Dutch Cell Dogs. A través de este programa con el lema “ayudar a que las personas y los perros tengan un futuro mejor”, la fundación protectora de animales apoya el entrenamiento de perros difíciles con la ayuda de prisioneros.

El beneficio es doble: los perros de asilo tienen un refugio temporal en el que son preparados para su vida futura y los presos adquieren habilidades que les serán útiles en su reinserción social.

“Los presos aprenden juguetonamente el comportamiento social y demuestran dedicación para trabajar en sus objetivos personales de aprendizaje. La recompensa por esto es un perro feliz que, con habilidades renovadas, tiene más posibilidades de volver a ubicarse en una familia”, declaró Wesley, quien trabaja con detenidos y perros de asilo.

Esta importante tarea ha sido reconocida internacionalmente con el premio  Redemption & Justice en 2015 que busca reducir la delincuencia y su reincidencia.

Ver esta publicación en Instagram

♥️♥️

Una publicación compartida por Dutch Cell Dogs (@dutchcelldogs) el

‘El concepto de Dutch Cell Dogs es innovador y de diseño relativamente simple, pero tiene un gran impacto tanto en perros como en detenidos”, expresó el Arzobispo de Inglaterra al premiar a las fundadoras del programa, Betty Buijtels y Marlies de Bats, quienes agradecieron al Ministerio de Justicia de su país por el apoyo para entrenar perros de asilo en prisión.

Así que aquí está el secreto para evitar que los perros vaguen sin dueño por las calles. Darles su debido lugar en la sociedad y cuidar de ellos hasta el fin de sus días, esperando recibir a cambio la lealtad y el cariño de estos amistoso animalitos.

¿Crees que esto se pueda lograr también en tu país?

¡Mira estos lindos animales!

Si te gustó este artículo te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Gracias!

TE RECOMENDAMOS