Los políticos no dejan que la crisis del coronavirus se desperdicie

Por La Gran Época
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

Análisis

Con el fin de controlar la propagación del nuevo coronavirus, los líderes del gobierno están operando sobre el principio de que todo el mundo es contagioso. El 25 de marzo, 12 estados estaban promulgado órdenes restringiendo dónde pueden ir los residentes y cómo se reúnen.

Es difícil argumentar en contra de algo llamado “quédense en casa, permanezcan seguros”. Pero no se equivoquen, estas órdenes son draconianas y envían un mensaje ominoso a todas las empresas y sus empleados. Tales edictos de amplio alcance causarán un daño económico generalizado y no hay ninguna promesa de que mantengan al público a salvo.

De hecho, no está claro cuán extendido está o llegará a estar el coronavirus. De 353,120 pruebas administradas y reportadas hasta el 25 de marzo, 299,928 o el 85 por ciento habían resultado negativas, según el Proyecto de Seguimiento Covid. A excepción de los lugares más importantes como Nueva York y Seattle y algunas áreas rurales, todo lo que se habla de que todos los hospitales están a punto de estallar y que los pacientes hacen cola para recibir oxígeno, no lo hemos visto.

Lo que estamos viendo es pánico. Los ahorros de jubilación han caído en picado. Las escuelas e iglesias han cerrado sus puertas. Los estantes de las tiendas están vacíos. Los aviones están en tierra. Eventos deportivos, graduaciones, bodas y funerales han sido cancelados. Estamos teniendo un panorama de la Unión Soviética de hace décadas.

Es hora de poner la crisis en perspectiva. En un artículo de opinión del 13 de marzo, Heather MacDonald, del Instituto de Manhattan, señala que las muertes por coronavirus han representado el 0,000012 por ciento de la población. Más gente muere por accidentes de tráfico, gripe, sobredosis de opiáceos y homicidios.

El estadístico William Briggs se pregunta si el nivel de “hiper preocupación” está justificado. Briggs observó la semana que terminó el 25 de enero en Estados Unidos y contabilizó 19 millones de casos de enfermedad, 180,000 hospitalizaciones y 10,000 muertes. Las enfermedades, los traumatismos y las dolencias abarcan toda la gama. Lo único que les falta es un denominador común, como un virus villano que pueda llevar al país a un pánico frenético.

Es difícil no pensar que hay algo más en juego que la protección del público.

El exalcalde de Chicago y asesor del expresidente Obama, Rahm Emanuel, dijo una vez, nunca dejes que una crisis grave se desperdicie. Los cierres masivos, sin final a la vista, han planteado serias cuestiones de libertad y están amenazando nuestro sustento.

Tomemos algunas de las órdenes estatales que prohíben a los residentes salir de sus casas. La orden ejecutiva “Quédate en casa, mantente a salvo” de Michigan, firmada por la gobernadora Gretchen Whitmer, fue enviada por correo electrónico a todas las empresas autorizadas del estado y estará en vigor durante al menos tres semanas y tiene la enorme extensión de 13 páginas.

“Todos los negocios y operaciones de Michigan deben suspender temporalmente las operaciones en persona que no sean necesarias para sostener o proteger la vida”, dice la orden. En otras palabras, se aplica a casi todos los negocios que no venden comestibles, comidas preparadas, medicamentos, combustible para vehículos o cuidado veterinario para mascotas.

La ley prohíbe a la gente invitar a sus amigos a sus casas. La recreación al aire libre está permitida siempre y cuando la gente se mantenga a seis pies de distancia. Los infractores están sujetos a cargos criminales por delitos menores.

Hay algunas excepciones, como “trabajadores de infraestructuras críticas” y centros de “suministro y distribución” que los atienden, pero puedes apostar que los abogados de la compañía están mirando el lenguaje muy cuidadosamente para que los proveedores que “abusen de su autoridad de designación queden sujetos a sanciones en toda la extensión de la ley”.

Será imposible hacer cumplir esto de manera universal y amplia. Prepárense para que algunos se enfrenten a la ley y otros no. Michigan ni siquiera se considera la zona cero de contaminación. Cuando la orden de Whitmer llegó, Michigan tenía 1035 resultados positivos en pruebas de coronavirus y ocho muertes, la mayoría en una parte específica del estado.

Whitmer, que está ganando prominencia en el partido demócrata, dijo el domingo en el programa “This Week” de la ABC que “se perderán vidas porque no estábamos preparados”. Es difícil imaginar a quién está visualizando. Una queja ha sido el bajo suministro de respiradores, pero cuando Whitmer hizo ese comentario, no había informes de pacientes de Michigan en la cola para los respiradores.

Whitmer y otros demócratas han usado el coronavirus para atacar a la administración Trump. Una pregunta para Whitmer y los otros 12 gobernadores que han cerrado sus estados es ¿por qué se les ha pillado con las manos vacías por no tener equipos y suministros para manejar una emergencia? No es que la posibilidad de una pandemia no exista.

Uno de los problemas han sido las anticuadas leyes del certificado de necesidad (CON). Las leyes CON someten cualquier expansión de camas de hospital, equipos o servicios de salud a la aprobación de una junta CON no elegible. Estas leyes protegen los intereses especiales manteniendo a los competidores fuera. Si se permitiera que el libre mercado funcionara en estos estados, los gobernadores no se quejarían de la falta de camas y respiradores, que de alguna manera, sienten que es responsabilidad del gobierno federal.

El coronavirus es una situación seria y nadie quiere que la gente sufra y muera. Pero la solución no es forzar la mano dura del gobierno, frenar la economía y arreglar el daño arrojando casi 2000 millones de dólares de impuestos. Este enfoque crea pánico, destruye la economía y deshace los cimientos de nuestra libertad y prosperidad. Los estadounidenses, cuando se les pida, darán un paso adelante sin la amenaza de un castigo penal. Los individuos pueden decidir cómo protegerse mejor sin que el gobierno sea el médico nacional.

AnneMarie Schieber (amschieber@heartland.org) es investigadora del Instituto Heartland.

***

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS