Los precios de la gasolina están subiendo. ¿Quién provocó eso?

Por Nathan Worcester
23 de Noviembre de 2021
Actualizado: 23 de Noviembre de 2021

Análisis de noticias

Hay pegatinas muy exitosas.

En una de ellas el presidente Joe Biden señala al frente con sus dedos y debajo de él, en negrita, hay un texto que dice: “¡Yo hice eso!” o una frase parecida.

Las pegatinas con este diseño están colocadas en una bomba de gasolina junto a la pantalla del indicador de precio, las pegatinas cuentan una historia simple y poderosa: los precios de la gasolina de hoy, los más altos en años, son cortesía del comandante en jefe.

Biden, dice esta historia, ha seguido una agenda que socava la producción de petróleo y gas y la independencia energética de EE.UU., al tiempo que aumenta los costos de la gasolina y de otras fuentes de energía: Detiene la construcción del oleoducto Keystone XL, detiene el arrendamiento de petróleo y gas en tierras públicas y suspende los arrendamientos de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico de Alaska, entre otras medidas.

El proyecto de ley de gastos de USD 2 billones de su administración, que fue aprobado en la Cámara el 19 de noviembre, aumentaría aún más los costos de producción de energía al bloquear nuevas perforaciones en alta mar a lo largo de las costas del Pacífico y Atlántico y en el Golfo de México, imponiendo una nueva tasa de emisiones de metano a las empresas de petróleo y gas natural, y aplicando otras medidas que podrían interferir en la producción nacional de minerales e hidrocarburos.

El proyecto de ley de gastos aún debe aprobarse en el Senado, donde el senador John Barrasso (R-Wyo.) ha prometido que dicho proyecto se “encontrará una sierra circular de resistencia”, en gran parte debido al potencial impacto en los precios de la gasolina y de la energía en general.

Pero, ¿es cierta la historia? ¿Es Biden realmente el culpable de los altos precios de la gasolina?

No hay duda de que la gasolina es mucho más cara de lo que era antes de que Biden asumiera el cargo. La Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA) informa que el precio promedio de la gasolina regular en Estados Unidos el 18 de noviembre fue de USD 3.41, en comparación con los USD 2.11 hace un año. En octubre, esos precios eran tan altos como lo fueron en septiembre de 2014, según la Administración de Información de Energía (EIA).

En algunas partes del país, los precios promedio de la gasolina son de USD 5.00 o incluso más. En el condado rural de Mono, California, por ejemplo, la AAA informa que la gasolina cuesta USD 5.54 el galón.

Sin embargo, algunos argumentan que las tendencias actuales en los precios de la gasolina son en gran parte o totalmente una función de factores económicos sobre los cuales el presidente tiene poco o ningún control.

Una calcomanía anti-Biden en la parada One9, en Wildwood, Georgia, el 18 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

“Realmente desearía que los idiotas que publican ‘Yo hice eso’ con calcomanías de Biden en las bombas de gasolina entendieran la oferta y la demanda y cómo [sic] las importaciones y exportaciones funcionan”, escribió un usuario anónimo en Twitter.

Además, según algunos verificadores de hechos en los medios corporativos, la afirmación de que Biden tiene algo que ver con el aumento de los precios de la gasolina es simplemente “falsa”.

Sin embargo, otros ven la situación de manera diferente. Mike Sommers, del Instituto Americano de Petróleo (API), un grupo comercial de la industria del petróleo y el gas natural, ha argumentado que las políticas de la administración Biden, destinadas a reducir la producción de energía en Estados Unidos, son “uno de los factores clave” detrás del aumento de los precios de la energía.

¿Quién o qué es responsable del aumento de los precios de la gasolina? ¿Podemos esperar que la gasolina sea más barata en el corto plazo?

Compartiendo la culpa

En una audiencia reciente del Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, Stephen Nalley de la EIA testificó sobre las causas fundamentales del aumento de los precios de la energía en Estados Unidos.

Hablando en nombre de su agencia, vinculó el aumento de los precios de la gasolina con la recuperación económica mundial del COVID-19, que elevó la demanda de petróleo crudo antes de que la oferta pudiera ponerse al día.

Nalley predijo que la producción de petróleo crudo de Estados Unidos “crecerá significativamente en 2022, pero aún no alcanzará el nivel récord de 2019”. Continuó prediciendo que los precios de la gasolina en EE.UU. caerán “más cerca de los USD 3 por galón a fines de este año y continuarán disminuyendo gradualmente a lo largo de 2022”.

En su testimonio escrito, Nalley afirmó que los inventarios históricamente bajos de gasolina y diésel de EE.UU. pueden estar impulsando una mayor demanda y ganancias para las refinerías. Proyectó que el aumento de la producción mundial de petróleo hará que haya más petróleo crudo disponible, lo que reducirá los precios y, en última instancia, reducirá el costo de la gasolina en Estados Unidos.

El economista y columnista del New York Times, Paul Krugman, también ha enfatizado el alcance global de la dinámica del precio de la gasolina, argumentando que “Biden no tiene control” sobre el aumento de los precios de la gasolina.

Sin embargo, como señaló el sitio web Pluralist, Krugman había afirmado en abril de 2020 que las acciones del entonces presidente Trump sobre las naciones productoras de petróleo significaban que estaba “desesperado por aumentar los precios del petróleo.” Dado que los precios del crudo influyen en gran medida en los costes de la gasolina, esto sugiere que Krugman creía que Trump tenía cierta capacidad para afectar a los precios de la gasolina.

Gabriela Chirinos bombea gasolina a su vehículo en una estación Shell, en Miami, el 22 de noviembre de 2021. (Joe Raedle/Getty Images)

Dos titulares recientes en CNN de Julia Horowitz, parecen capturar perfectamente el razonamiento motivado en lo que respecta a los precios de la gasolina en la administración actual:

El 8 de noviembre publicaron: “Por qué Joe Biden no puede hacer mucho para mejorar los precios de la gasolina”. Y solo una semana después, el 19 de noviembre publicaron: “Los precios del petróleo finalmente están cayendo. Gracias a China y a Joe Biden”.

Biden, por su parte, ha tomado medidas para aumentar la producción de petróleo fuera de Estados Unidos, intentando infructuosamente persuadir a la OPEP (con miembros como Irán y Venezuela) y Rusia para que aumenten su producción.

El 17 de noviembre, Biden centró su atención en las empresas de energía de EE.UU. y pidió a la Comisión Federal de Comercio (FTC) que investigara una posible “conducta ilegal” o comportamiento anticompetitivo.

La carta generó el rechazo contundente en Twitter de Mike Pompeo, el secretario de estado durante el mandato del presidente Trump, quien acusó a Biden de “influir en las opiniones de las personas sobre los precios de la gasolina” para que aceptaran su accionar.

La API etiquetó la carta de Biden como una “distracción”.

“Un impacto adicional en el desequilibrio lo generan las decisiones de la administración Biden que buscan restringir el acceso al suministro de energía de Estados Unidos y cancelar importantes proyectos de infraestructura”, dijo Frank Macchiarola de API, en un comentario que aparentemente también se refería a las acciones de la administración Biden contra el oleoducto Keystone XL y contra las perforaciones en alta mar.

Sin embargo, ese mismo día, poco antes de que la Cámara aprobara el proyecto de ley de gastos de 2 billones de dólares que podría prohibir los nuevos arrendamientos en el extranjero, y poco después de la conclusión de la cumbre sobre el cambio climático COP26 en Glasgow, la Oficina de Gestión Oceánica celebró una gran venta de arrendamiento de tierras en alta mar: Después de las elecciones del 2 de noviembre, y con las encuestas que sugieren que los republicanos pueden barrer las elecciones intermedias de 2022, la presión política inmediata para entregar energía más barata puede haber superado toda la retórica de John Kerry en Glasgow.

Unas tuberías sin usar, preparadas para el entonces propuesto oleoducto Keystone XL, en un lote el 14 de octubre de 2014 en las afueras de Gascoyne, Dakota del Norte. (Andrew Burton/Getty Images)

El experto en energía Robert Bryce, que testificó en la misma audiencia del Senado que Nalley, advirtió que las políticas de estilo europeo destinadas a reducir rápidamente el uso de petróleo, gasolina y carbón en EE.UU. y aumentar su dependencia de la energía solar y eólica podrían conducir a resultados financieros desastrosos para los consumidores.

“Allí donde el uso de las energías renovables se ha incrementado, como en Europa y California, los precios de la energía se han disparado”, comentó Bryce en su testimonio escrito.

“Las llamadas ‘políticas climáticas’, políticas de eliminación de combustibles fósiles, tienen la responsabilidad fundamental por los altos precios de los combustibles en la actualidad”, dijo el experto en energía, Alex Epstein, a The Epoch Times.

“Al restringir fuertemente la producción y el transporte de combustibles fósiles, las ‘políticas climáticas’ han limitado radicalmente el suministro de energía de combustibles fósiles en el mercado, incluida su capacidad para aumentar rápidamente ante el aumento de la demanda. Parte del fundamento de estas “políticas climáticas” fue que la energía solar y eólica, poco fiables, podrían reemplazar la energía de combustibles fósiles que las “políticas climáticas” destruyeron. Esto nunca tuvo ningún sentido, y ahora, dolorosamente, se está comprobando que es falso”, agregó.

Es preocupante que los precios de la gasolina estén aumentando junto con una mayor inflación.

Mark Thornton, economista del Instituto Ludwig von Mises, le dijo a The Epoch Times que se puede esperar que las políticas gubernamentales que restringen la producción de energía doméstica hagan que la gasolina sea más costosa.

“Las restricciones en el suministro harán subir los precios de la energía y contribuirán a que los precios al consumidor sean más altos en general, y esto es particularmente agudo y preocupante cuando la Fed ha estado imprimiendo dinero como un marinero borracho durante mucho tiempo. Las restricciones también reducen el PNB [producto nacional bruto] potencial y los salarios”, dijo.

La inflación monetaria en curso, argumentó Thornton, “calienta la economía y los precios del petróleo y los precios del petróleo se traducen aproximadamente en precios más altos de la gasolina”.

“Cuando el gasto y la deuda del gobierno exploten y la Fed imprima toneladas de dinero por billones, se producirán precios más altos… Entonces pronto verán a los políticos y sus alcahuetes poniendo chivos expiatorios como las compañías petroleras, los intermediarios, el clima, los habitantes de Oriente Medio, los sindicatos, los monopolios, etc.”

Los precios de la gasolina en una gasolinera de Los Ángeles, California, el 15 de noviembre de 2021. (Mario Tama/Getty Images)

¿Subida de precios premeditada?

Cuando se trata del aumento de los precios de la gasolina, los demócratas y sus aliados de izquierda pueden estar hablando de frente de una manera y por la espalda de otra.

Los economistas y otros expertos en políticas que están ampliamente alineadas con el presidente o su partido han argumentado durante mucho tiempo que los costos ambientales del cambio climático y la contaminación deberían incorporarse en los precios de la gasolina. Esto requeriría mayores precios en los surtidores.

El antiguo columnista de Bloomberg Opinion, Noah Smith, ejemplifica esta opinión.

“Estados Unidos, como un país petrolero, se ha vuelto política y socialmente adicto a los bajos precios de la gasolina. La única manera de romper la adicción es hacer una rápida transición a los coches eléctricos”, escribió Smith en Twitter.

De hecho, la administración Biden ha emitido una orden ejecutiva que tiene como objetivo garantizar que “el 50 por ciento de todos los automóviles de pasajeros y camiones ligeros nuevos vendidos en 2030 sean vehículos de cero emisiones”, en parte instruyendo al secretario de Transporte, Pete Buttigieg, que desarrolle estándares de emisiones más estrictos para esos y otros vehículos.

Hace más de media década, Cass Sunstein, un profesor de derecho de Harvard que dirigió la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios de la Casa Blanca durante la presidencia de Barack Obama, argumentó que los estadounidenses deberían pagar tanto un impuesto mensual a la energía como un impuesto a la gasolina para frenar las emisiones de efecto invernadero.

Puede que muchos en este bando incluso piensen (silenciosamente) que los altos precios actuales son todavía demasiado bajos: En 2006, cuando los precios medios de la gasolina en EE.UU. estaban en alza antes de alcanzar un pico de más de 4 dólares por galón en 2008, el economista de la Universidad Washington & Lee, James F. Casey, escribió una carta a The Economists’ Voice titulada: “Lo creas o no, lo que necesitamos ahora es una gasolina con precios más altos”.

Por lo tanto, no debería sorprendernos que muchos miembros actuales o futuros de la administración actual hayan tenido problemas para parecer molestos por los altos precios del combustible.

Esta misma semana, Saule Omarova, la nominada de Biden para liderar la Oficina del Contralor del Departamento del Tesoro, titubeó cuando el senador Bill Haggerty (R.-Tenn.) le preguntó si los precios más altos de la gasolina son malos para Estados Unidos y al parecer Omarova dijo que esa pregunta era una “cuestión delicada”.

Omarova había sido criticada por un video de febrero en el que decía: “Queremos que quiebren” las pequeñas empresas de petróleo y gas.

El 12 de noviembre, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó que el aumento de los precios de la gasolina “refuerza aún más la necesidad de redoblar nuestra inversión y de centrarnos en las opciones de energía limpia para no depender de las fluctuaciones y de la OPEP”.

Los participantes asisten a la sesión de apertura del 15º Foro Internacional de la Energía en Argel el 27 de septiembre de 2016. (Ryad Kramdi/AFP vía Getty Images)

Quizás lo más notorio es que a principios de noviembre, la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, se burló cuando un reportero de Bloomberg le preguntó cómo pensaba aumentar la producción de petróleo de Estados Unidos. Luego le dijo al reportero que el petróleo “está controlado por un cartel”, la OPEP.

El productor estadounidense de esquisto, Occidental Petroleum, le dijo a CNBC que la administración debería haber pedido a las empresas nacionales que impulsaran la producción en lugar de recurrir a la OPEP.

Nalley, de la EIA, señaló que “históricamente nuestras refinerías han sido diseñadas para funcionar bien con el petróleo pesado disponible en los mercados internacionales”, lo que significa que “en lugar de desplazar las importaciones, nuestra mayor producción ha tendido a exportarse”.

Incluso cuando la administración Biden ha presionado sin éxito a los países extranjeros para que produzcan más petróleo y ha instado a la Comisión Federal de Comercio a tomar medidas enérgicas contra los productores estadounidenses, ha optado por vender grandes cantidades de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo.

Según un informe de Bloomberg, la administración batió un récord mensual en octubre al vender 1.6 millones de barriles de petróleo, incluidos varios buques cisterna con destino a Asia.

La reserva estratégica de petróleo de EE.UU., que tiene una capacidad de almacenamiento autorizada de 714 millones de barriles de petróleo, se encuentra actualmente en 606.1 millones de barriles, frente a más de 656 millones de barriles en julio de 2020.

Bombas de petróleo operan al anochecer en Willow Springs Park, en Long Beach, California, el 21 de abril de 2020. (APU GOMES/AFP a través de Getty Images)

“Yo no hice eso”

No sería correcto atribuir a Biden todos los factores generales detrás del aumento de los precios de la gasolina. Sin embargo, cualquier explicación sería incompleta si ignora las políticas de la administración sobre petróleo, gas y otros hidrocarburos, o que pretenda que muchos demócratas, de hecho, no piensan que los precios de la gasolina deben subir a alturas vertiginosas.

Después de todo, si la alta demanda y la baja oferta en el mercado mundial del petróleo han afectado a los precios de la gasolina en EE.UU., seguramente también tendrán un impacto las restricciones a la producción de petróleo en EE.UU., como la congelación de la administración actual en el arrendamiento de tierras federales para la extracción de petróleo y gas o la propuesta de prohibición de la perforación en alta mar en la versión de la Cámara de Representantes del proyecto de ley de gastos.

Si bien los políticos demócratas pueden no admitir que quieren volver a encarecer la gasolina, sus acciones mientras están en el poder muestran que los combustibles fósiles más caros son para ellos un objetivo, no un error.

Si la EIA está en lo cierto, los precios de la gasolina deberían bajar pronto y los estadounidenses experimentarán cierto alivio, al menos a corto plazo. Sin embargo, los consumidores tendrán que prepararse para sufrir más en los próximos años.

Las pegatinas virales “¡Yo hice eso!” podrían tener que ser reescritas, esta vez en lenguaje del pantano de D.C:

“Yo no hice eso, pero me alegro de que ocurra”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS