Los profetas y las sibilas del techo de la Sixtina reflexionan sobre el mensaje del cielo

Por Yvonne Marcotte
31 de Marzo de 2022 10:36 AM Actualizado: 31 de Marzo de 2022 10:36 AM

El olor a humedad del yeso llena el aire justo bajo el techo de la capilla. El artista trabaja rápidamente en cada sección del fresco mientras está de pie en una plataforma de andamio a 68 pies sobre el suelo.

A lo largo del perímetro de la alta bóveda de cañón de la Capilla Sixtina, el artista renacentista Miguel Ángel Buonarroti pinta 12 figuras proféticas: siete masculinas y cinco femeninas. El artista representa a las figuras sumidas en sus pensamientos, o leyendo, escribiendo y escuchando a Dios hablándoles.

Los visitantes de hoy que estiran el cuello al inclinar la cabeza hacia atrás para mirar las figuras pueden preguntarse si los profetas tienen un mensaje para nuestro tiempo.

Antiguos videntes

Miguel Ángel seleccionó algunos profetas masculinos del Antiguo Testamento: Jonás, Jeremías, Ezequiel, Joel, Zacarías, Isaías y Daniel. Sus historias nos resultan familiares en la Biblia. Jonás temía dar malas noticias a la gente y trató de huir, pero fue tragado por un gran pez. Se dice que Jeremías lloró cuando predijo la destrucción de Jerusalén. Ezequiel también profetizó sobre la destrucción de Jerusalén, pero dijo que Israel sería restaurado. Joel amonestó a la gente para que se arrepintiera. Zacarías profetizó que Jesús entraría en Jerusalén. Isaías habló del sufrimiento de Jesús. Daniel era conocido por interpretar sueños y sobrevivió cuando fue arrojado al foso de los leones.

Daniel, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)
Daniel, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)

No son tan célebres las mujeres videntes, conocidas como sibilas: La persa, la eritrea, la délfica, la cumana y la libia. La sibila eritrea profetizaba en el Oráculo de Apolo de Eritrea, en Jonia, en la costa occidental de Turquía. La sibila persa, en el norte de África, predijo las hazañas de Alejandro Magno. La sibila libia profetizaba en el oráculo de Zeus-Amón, en el desierto de Libia. La sibila de Cumas presidía el oráculo de Apolo en Cumas, cerca de Nápoles (Italia). La sibila de Delfos realizaba adivinaciones en el famoso oráculo de Delfos (Grecia). Miguel Ángel incluyó a las sibilas del mundo clásico para decir que el mensaje profético no se dirige solo a los creyentes religiosos, sino a toda la humanidad.

Composición equilibrada

Se dice que Miguel Ángel no permitía que sus ayudantes trabajaran en el techo con él porque no tenían suficiente habilidad, así que él hizo todo el trabajo. Tardó cuatro años y se terminó en 1512. Cada poderosa figura se muestra dentro de un recinto de mármol pintado. Consciente de la altura desde la que debía verse una figura, utilizó la técnica “di sotto in sù” (“vista desde abajo”), que cambia la forma de ver las figuras desde la distancia.

Ezequiel, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)
Ezequiel, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)

El artista planificó con cuidado la colocación de cada figura. Colocó a Jeremías, que profetizó el sufrimiento de Jesús, al frente de la composición, y a Jonás, cuya vida predijo la resurrección de Jesús, en el otro extremo. A lo largo de los extremos, cada profeta está situado frente a una sibila. Las figuras están sentadas en tronos monumentales mientras leen manuscritos, libros o pergaminos. Cada figura tiene su nombre en latín, debajo en una placa pintada.

Sibila de Delfos, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)
Sibila de Delfos, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)

Algunos son retratados como jóvenes y vigorosos; otros tienen el pelo blanco y arrugas, pero son de constitución fuerte. Tanto los hombres como las mujeres tienen cuerpos bien musculados. Las túnicas y los vestidos están llenos de color y se muestran en profundidad. La técnica pictórica realista del artista muestra las sombras cuando las túnicas azotan, se arremolinan y se doblan alrededor de las figuras.

Las figuras parecen alertas y ansiosas mientras absorben el mensaje, pero lo que leen las anima. Tal vez estén preocupados por la humanidad porque se les ha dicho lo que sucederá. Reflexionan, consideran y piensan sobre lo que deben decir a la humanidad. Dan vueltas y vueltas mientras reflexionan sobre los mensajes de Dios.

La Sibila de Libia pone de manifiesto el dominio de Miguel Ángel sobre el cuerpo humano. Un boceto preliminar en tiza muestra cómo el artista representó la estructura muscular del cuerpo. “Su compleja pose en el fresco, que evidentemente requirió el estudio de numerosos dibujos, juega con el movimiento detenido de su bajada del trono, mientras sostiene un enorme libro de profecías abierto que está a punto de cerrar”, como se afirma en un análisis del Museo Metropolitano. Podemos ver cómo el cuerpo mantiene su equilibrio en el dedo gordo del pie bellamente extendido mientras la figura se tuerce.

Sibila de Libia, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)
Sibila de Libia, 1508-1512, de Miguel Ángel Buonarroti. Fresco; 155 5/8 pulgadas por 149 5/8 pulgadas. Capilla Sixtina, Roma. (Dominio público)

Las figuras responden a las voces, como muestra la imagen de Ezequiel. Como si fuera consciente de que Dios le habla, levanta la cabeza y mira hacia fuera. Una brisa invisible agita su manto mientras se incorpora, alerta.

Estudios para la Sibila de Libia, 1510-1511, de Miguel Ángel Buonarroti. Tiza roja y blanca; 11 3/8 pulgadas por 8 7/16 pulgadas. Legado de Joseph Pulitzer, Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)
Estudios para la Sibila de Libia, 1510-1511, de Miguel Ángel Buonarroti. Tiza roja y blanca; 11 3/8 pulgadas por 8 7/16 pulgadas. Legado de Joseph Pulitzer, Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

Las figuras principales de cada recinto no están solas. El artista colocó dos putti, o muchachos jóvenes, para servir a cada profeta; algunos encienden velas y otros sostienen manuscritos. Alrededor de cada recinto de mármol hay desnudos masculinos, que Miguel Ángel llamó “ignudi”, pero su propósito no está claro.

El proyecto agotó al artista, que en aquella época estaba en la cima de su carrera y era muy solicitado. Se dice que aseguró: “Me sentía tan viejo y cansado como Jeremías. Sólo tenía 37 años, pero los amigos no reconocían al anciano en que me había convertido”.

Mensaje de esperanza

En la hora más oscura, cuando el mal invade todos los aspectos de la vida, los profetas instan a la gente a ajustar su brújula moral, abrazar la virtud y arrepentirse de sus pecados. Cuando los profetas dan advertencias nefastas para que la gente cambie su forma de actuar, realmente incomodan a la gente. Eugene H. Peterson dijo: “La tarea del profeta no es suavizar las cosas, sino enderezarlas”.

Durante milenios, la gente ha esperado al Elegido que liberará a la humanidad de las fuerzas del mal. Los que se orientan hacia el bien pueden estar tranquilos cuando miran las majestuosas figuras del techo de la Capilla Sixtina. Su mensaje da la esperanza de que lo mejor está por llegar.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.