Los repartidores de Shanghai se convierten en nuevos indigentes

Por Mary Hong
20 de Mayo de 2022 5:13 PM Actualizado: 20 de Mayo de 2022 5:13 PM

Después de casi 2 meses de estricto confinamiento bajo la política de cero COVID, las calles de Shanghai tienen una nueva característica: Tiendas de campaña. Pertenecen a quienes están temporalmente en la calle debido al confinamiento; muchos son repartidores que no pueden regresar a sus casas.

La policía de Shanghai no tolera la imagen indecorosa de las tiendas y sus propietarios, además, maltrata a los repartidores que ayudan a evitar que los residentes locales se mueran de hambre.

La edición china de The Epoch Times se enteró recientemente de tres repartidores que padecen fuertemente la actual situación en Shanghai.

Los nuevos vagabundos

Yan Dong (seudónimo), un repartidor de la vecina provincia de Anhui, dijo que durante el confinamiento, las calles están bloqueadas, rodeadas de malla de alambre, para llegar a cualquier complejo residencial se requieren kilómetros de desvío, y las aplicaciones de navegación se han vuelto completamente inútiles.

Ha estado viviendo en la calle durante al menos 20 días, “No puedo volver a mi departamento porque temen que traiga el virus conmigo”, dijo Yan.

Al describir cómo se quedó sin hogar durante el encierro, Yan dijo: “La gente me llamó porque se quedaron sin comida, es realmente miserable. Algunos incluso estaban enfermos y no podían conseguir medicamentos, así que pensé en ofrecerles las pastillas que tenía en casa”.

El personal de su comunidad le dijo: “No vuelvas una vez que hayas salido”.

De hecho, una vez que salió del complejo de apartamentos, no pudo regresar, a pesar de que tiene un pase y una prueba válida de una prueba negativa de COVID-19.

La policía lo llevó a un área designada para refugiarse, pero la dirección era falsa.

Dijo: “La policía nos mintió. Las calles aún estaban húmedas por la lluvia de la noche anterior. Tuve que encontrar un poco de cartón para poner en el suelo para poder dormir por la noche”.

Los repartidores sin hogar fueron colocados cerca de la orilla de un río. Él dijo: “Es para mantener la imagen de la ciudad. No quieren personas sin hogar en las calles”.

En el encierro, la policía tiene la tarea de evitar que los vean. Yan dijo: “¿Qué más hicieron? Ninguna cosa. No [me han dado] una botella de agua, ni comida”.

Un repartidor se prepara para entregar comida en su motocicleta, el 16 de abril de 2022 en Shanghai, China. (Getty Images)

Sentirse como un ladrón

Durante los primeros 10 días en la calle, solo comió arroz una vez. No fue hasta dos días después cuando un supermercado local creó en secreto un grupo de compra de WeChat, que comenzó a comer arroz nuevamente.

Yan dijo que se siente como un ladrón bajo la política de bloqueo cero-COVID.

Cuando los clientes hacen una solicitud, tiene que conducir por la ciudad para obtener los artículos, a veces visitando a varios proveedores antes de encontrar lo que se ordenó. Él dijo: “Todo se hace en secreto, como un ladrón”.

Explicó que una vez apareció la policía cuando estaba comprando bollos al vapor. Los oficiales no permitieron la compra, dijo: “Los bollos aún no estaban completamente cocidos, pero me los comí”.

Discutió con la policía: “Muchos de nosotros nos hemos quedado sin hogar, necesitamos comida; pero ustedes cierran todas las tiendas, ¿intentan matarnos de hambre?”.

Señaló la gestión caótica de las autoridades locales. Él dijo: “He visto mucha ayuda humanitaria dejada fuera de los complejos y pudriéndose. Pero, la gente no puede conseguirlos. Sin los repartidores, muchos residentes de Shanghai se habrían muerto de hambre”.

Yan suspiró: “Cuando termine la pandemia, solo quiero volver a mi ciudad natal”.

Los uniformados causan dolor

Lin Nan (seudónimo) es de la provincia sin salida al mar de Shanxi.

Describió que la policía local patrulla diligentemente a lo largo del puente, tratando de patearlos unas 20 veces al día.

Lin dijo: “Hay alrededor de 150,000 repartidores en Shanghai. Menos del 20 por ciento se encuentran en el área de descanso designada. La mayoría de nosotros hemos estado vagando por las calles”.

Wang Jian (seudónimo), un repartidor de la provincia de Anhui, también ha estado en las calles desde el cierre de la ciudad.

Él dijo: “Siento que hay una falta de humanidad en Shanghai esta vez, especialmente las personas en uniforme. Después de que nos llevaron a dormir en las calles, nos persiguen todo el tiempo”.

Wang cree que dormir en la calle es mejor que quedarse atrapado en un complejo de apartamentos, donde la gente se queda sin comida ni ayuda.

Sin embargo, para él, la policía le causa más dolor que dormir en la calle.

Dijo: “He sido llevado por policías, personas en uniforme, personas que supuestamente están ‘sirviendo a la gente’, a las 10 p.m., 11 p.m., medianoche e incluso a las dos de la mañana. Lo he experimentado todo”

Wang continuó: “Es realmente miserable. Cada mañana a las 6, me echan de debajo del arco del puente. En el arco te dicen que alguien ha dado positivo, así que tendrás que irte. Y siguen persiguiéndote cuando llegas a la calle. Te dicen que eres malo para la imagen de la ciudad”, dijo Wang.

Describió una situación que encontró el día anterior. El día 16, los coches de policía patrullaban la zona cada una o dos horas. “No puedes tomar un descanso”, dijo Wang.

Ver a la policía tiene un tremendo efecto psicológico en él en estos días.

“Da miedo incluso ver acercarse un coche de policía”.

Un día, estaba listo para comer sentado en la acera, pero vio un coche de policía. Estaba tan asustado que se montó en su moto y se fue.

Policía y los trabajadores junto a autobuses en un vecindario donde los residentes se ven obligados a ir a centros de cuarentena centralizados en el distrito de Huangpu, en Shanghai, el 21 de enero de 2021. (STF/AFP a través de Getty Images)

Hace varios días, muchos ciclistas se refugiaron debajo de un puente cercano. De repente, llegó la policía, junto con varios miembros del personal de administración de la ciudad y voluntarios, con equipo de protección. Usando un megáfono ruidoso dijeron que, según una ordenanza de la ciudad, las personas sin hogar tenían que irse.

Las tiendas de campaña que no tenían nadie en ese momento fueron derribadas, y todo lo que había en su interior, como carnés de identidad y billeteras, fue desechado.

Cuando los hombres regresaron y reportaron sus pérdidas a la policía, la policía dijo que revisarían las cámaras de vigilancia y se fueron. Sin embargo, la policía no regresó.

Wang dijo que tener una motocicleta fue la razón por la que se convirtió en repartidor después del cierre de la ciudad.

Zhao Fenghua y Gu Xiaohua contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.