Los sandinistas aplastan a los periodistas de Nicaragua

Por Marco Navarro-Génie
13 de Julio de 2021
Actualizado: 13 de Julio de 2021

Comentario

La libertad de expresión es el oxígeno de los acuerdos democráticos. Cuando los periodistas ejercen su oficio de forma independiente y sin trabas, son canarios en la mina de carbón política. Según este criterio, si no se trata, la política nicaragüense se está asfixiando en el totalitarismo.

La pareja-dictadura sandinista de Daniel Ortega y Rosario Murillo, presidente y vicepresidenta de Nicaragua respectivamente, ha desatado una nueva ola represiva que aplasta los derechos democráticos y la libertad de prensa como nunca antes. Quienes son percibidos como una amenaza para las elecciones nacionales del 7 de noviembre —líderes comunitarios, aspirantes a candidatos políticos, líderes campesinos y estudiantiles, empresarios y periodistas— están siendo sistemáticamente secuestrados o encarcelados bajo acusaciones inventadas de traición o corrupción.

Las frágiles libertades políticas de los nicaragüenses comenzaron a disminuir tras el regreso de Ortega al poder en 2007. Los cambios constitucionales ilegítimos fueron apagando las libertades a medida que la pareja consumía todo el poder del Estado. La libertad de expresión ha sido suprimida desde entonces.

Una capa de visible prosperidad económica solapaba la maquinaria del fraude y la corrupción, al estilo de Beijing. Redirigiendo cerca de 5000 millones de dólares de la ayuda venezolana a sus arcas privadas, la pareja engulló tierras, empresas, industrias y medios de comunicación. Esparcieron dinero en el sector privado y entre sus partidarios políticos para consolidar su control del poder total.

El control de todas las instituciones formales resultó insuficiente para el apetito de la pareja sandinista. Ahora controlan o han domesticado las instituciones informales del país: asociaciones privadas, organizaciones benéficas, partidos políticos, iglesias y la prensa convencional.

Los espacios independientes para los comentarios políticos se redujeron. Las asociaciones privadas fueron amenazadas, la actividad caritativa fue acorralada con la legislación, los partidos políticos no cooperativos fueron prohibidos, los líderes católicos romanos fueron engañados y acaparados, y la mayoría de los medios de comunicación se convirtieron en instrumentos para apoyar, promover y defender la pareja-dictadura.

Cuando los ciudadanos ancianos protestaron por los cambios en el sistema de seguridad social, la pareja Ortega-Murillo volvió a derramar sangre. En todo el país, cientos de miles de personas exigieron pacíficamente la salida de la pareja dirigente. Entonces, la violencia aún más brutal de la policía y los matones paramilitares sandinistas mató a más de 300 personas e hirió a más de 2000. Los lobos sandinistas encontraron cierta resistencia por parte de los clérigos católicos que defendían pacíficamente a su rebaño, pero el Vaticano les ordenó que se retiraran. Más de 70 periodistas independientes huyeron del país.

En las dictaduras latinoamericanas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la persecución de periodistas y opositores se hacía normalmente de forma extrajudicial en rincones oscuros. Los periodistas nicaragüenses han recibido la peor parte de la brutalidad sandinista durante décadas, pero las nuevas leyes elaboradas tras las protestas de 2018 han criminalizado la oposición pacífica y el periodismo independiente.

Con leyes que restringen a los “agentes extranjeros”, una ley contra los “crímenes de odio” y una ley para “defender la soberanía nacional”, los brutos ahora persiguen abiertamente a la información objetiva con cargos fabricados de traición, servilismo al imperio y lavado de dinero. En la Nicaragua sandinista de la pareja Ortega-Murillo, sin ninguna disconformidad sonrojante, perseguir a los periodistas es ahora lícito.

La fiscalía cita ahora a los periodistas para que justifiquen prácticas fundamentales de su oficio: Se les interroga sobre cómo recogen la información, sobre las decisiones editoriales y sobre sus fuentes. Para la pareja-tiranía, los reporteros operan con motivaciones nefastas, y tratan como prácticas criminales métodos periodísticos que son universalmente aceptados.

El 21 de junio, el periodista deportivo Miguel Mendoza fue detenido por cargos inventados de traición. Juan Sebastian Chamorro también fue detenido 12 horas antes de su comparecencia ante el fiscal. Sus familias no tienen contacto con ellos. La nueva legislación otorga al fiscal sandinista la facultad de secuestrar ciudadanos sin recurso de habeas corpus durante 90 días, en lugar de 48 horas.

Los secuestros están haciendo huir a decenas de periodistas independientes. El periodista Carlos Fernando Chamorro, reconocido internacionalmente y formado en McGill, ha huido del país por segunda vez en tres años. Cuando el 21 de junio los equipos antidisturbios de Ortega-Murillo allanaron su domicilio para detenerlo, ya había huido a Costa Rica. Chamorro es hijo de la expresidenta Violeta Chamorro, que derrotó a Ortega en unas elecciones limpias en 1990. También es hermano de Cristiana Chamorro, el nombre político más popular del país. Cristiana ha sido puesta bajo arresto domiciliario y se le ha impedido ser candidata electoral bajo cargos inventados de corrupción y lavado de dinero. Como tantos otros, Carlos Fernando continúa su excelente trabajo periodístico en el exilio, pero no está fuera del alcance de la violencia asesina sandinista.

Es seguro que la pareja Ortega-Murillo ganará en noviembre. Tienen el monopolio de la violencia, controlan todas las instituciones formales y cuentan con una maquinaria bien engrasada de fraude electoral. Para las próximas elecciones, además, han vetado a los observadores extranjeros, su policía disuelve regularmente las reuniones de campaña de la oposición y sigue secuestrando y deteniendo a los líderes cívicos y políticos que puedan desafiarlos.

Los ataques descarados a la prensa garantizan la ausencia de la crítica pública, mientras la dictadura Ortega-Murillo se acerca más que nunca al totalitarismo.

Marco Navarro-Génie es presidente del Instituto de Investigación Haultain.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS