Los secadores de manos pueden dañar los oídos de los niños, asegura estudiante de 13 años

Por Michael Wing - La Gran Época
26 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

Cuando pensamos en cosas que podrían ser perjudiciales para los oídos de un niño, la música alta es probablemente lo primero que nos viene a la mente. ¿Pero secadores de manos? ¿Podrían los secadores de manos de baños públicos ser realmente dañinos para los oídos de los niños?

La audición juega un papel importante en el desarrollo infantil. La pérdida de audición a una edad temprana puede tener un impacto negativo en el habla, las habilidades sociales y la capacidad de equilibrio de un niño. El daño a los oídos de un niño puede llevar incluso a discapacidades permanentes de aprendizaje y problemas de comportamiento problemático.

Investigaciones anteriores han demostrado que los volúmenes de los secadores de manos podrían ser perjudiciales para los oídos de los adultos, y Nora Keegan, una adolescente de Calgary, Canadá, se propuso averiguar si los secadores también estaban dañando a los niños. Nora sospechó que los secadores eran demasiado ruidosos cuando notó un zumbido en sus propios oídos después de usar algunos de ellos. También observó que otros niños se tapaban los oídos en el baño y que algunos de ellos evitaban las secadoras por completo.

Illustration – Shutterstock | Khairil Azhar Junos

Nora tenía solo 9 años en ese momento, pero no dejó que eso la detuviera para probar su teoría. Y resulta que tenía razón.

Nora decidió realizar un experimento para medir el volumen de los secadores. Sabía que el ruido fuerte producido sería aún más dañino para los niños, porque sus oídos están mucho más cerca de las secadoras, y que el volumen cambiaba cuando alguien ponía sus manos debajo de ellas.

Nora tomó en cuenta estas variables en su experimento al medir cada secador un total de veinte veces diferentes. Tomó 880 mediciones en total, notando los niveles de ruido desde 10 alturas y distancias diferentes cuando las manos estaban dentro y fuera de la corriente de aire.

Después de probar 44 secadores de manos, Nora pudo demostrar que la mayoría funcionan a volúmenes superiores a 100 dB, que es el volumen máximo permitido para juguetes y otros productos diseñados para niños según la legislación canadiense. Nora también encontró que los secadores Xcelerator representaban la mayor amenaza, ya que eran los más ruidosos de todos.

Illustration – Shutterstock | Chubykin Arkady

Varios secadores Dyson Airblade que Nora probó también eran bastante ruidosos, incluyendo uno que midió 121 dB. Y casi todos los secadores funcionaban en volúmenes más altos de lo que los fabricantes afirmaban.

Nora dio a conocer los resultados de su experimento en la Feria de Ciencias Juveniles de Calgary. Sus hallazgos también fueron publicados en Internet, y al menos dos fabricantes de secadores de manos se enteraron de su experimento.

Excel Dryer, el propietario de los secadores Xcelerator, emitió una declaración, señalando que las instalaciones tienen el poder de controlar el sonido y la velocidad de todos los modelos de alta velocidad y eficiencia energética fabricados por la empresa. Dyson, el fabricante de los secadores Airblade que Nora probó, prometió enviar a un ingeniero de acústica a reunirse con Nora y revisar su investigación.

Esperamos que otros fabricantes de secadoras también tomen medidas para proteger los oídos de niños inocentes en todas partes. Nora espera que su arduo trabajo se vea recompensado con una regulación necesaria del volumen de los secadores de manos. También sabe que se necesitará mucha más investigación para que esto suceda. Mientras tanto, taparse los oídos suena como una buena idea.

*****

Descubre a continuación:

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS