Los vínculos de Jeffrey Epstein con Bill Clinton y su cuestionable fuente de riqueza

Mientras los medios de comunicación se centran en Trump, aún quedan preguntas más amplias sobre las finanzas de Epstein y sus vínculos con Bill Clinton.
Por Jeff Carlson
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

Jeffrey Epstein fue arrestado el 6 de julio luego de aterrizar en el aeropuerto de Teterboro en Nueva Jersey a su regreso de un viaje a Francia. Anteriormente, Epstein fue acusado formalmente por abuso de niñas menores de edad, pero llegó a un controvertido acuerdo de culpabilidad, en el que solo cumplió 13 meses en una instalación de baja seguridad que le permitió trabajar desde su oficina todos los días.

Epstein ahora enfrenta cargos federales de tráfico sexual y conspiración para cometer tráfico sexual, que puede llevarlo a pasar el resto de su vida en prisión. Los funcionarios del Departamento de Justicia (DOJ) han indicado que esperan que los cargos contra Epstein se expandan a medida que profundicen en el caso. El Fiscal General William Barr dijo que no se retirará del nuevo caso de Epstein, aunque “permanecerá recusado de cualquier revisión retrospectiva” del caso anterior de Epstein en Florida.

Las preguntas en torno a Epstein han existido durante mucho tiempo, incluida la fuente de su riqueza y su relación con el expresidente Bill Clinton, quien, según los registros de vuelo, voló en el avión personal de Epstein 26 veces.

El vuelo de Trump a la ciudad de Nueva York

Gran parte de los principales medios de comunicación ha optado por centrarse en los lazos sociales pasados ​​del presidente Donald Trump con Epstein. En 2002, Trump fue citado en un artículo de la revista New York Magazine, que fue una de las primeras publicaciones que describió a Epstein luego de un viaje bien publicitado que realizó a África con Clinton:

“’Hace quince años que conozco a Jeff. Estupendo chico,’ Trump retumba desde un altavoz. “Es muy divertido estar con él. Incluso se dice que le gustan las mujeres hermosas tanto como a mí, y muchas de ellas son más jóvenes. Sin lugar a dudas, Jeffrey disfruta de su vida social”.

Esta cita, junto con el vuelo que Trump tomó en uno de los aviones de Epstein, se ha utilizado para retratar al presidente como cercano a él. Pero un análisis más detallado destaca cómo esta caracterización es probablemente inexacta.

En una declaración de Mark Epstein el 21 de septiembre de 2009 el hermano de Jeffrey dijo que el avión que involucró a Trump se planeó específicamente. Se le preguntó a Mark Epstein si alguna vez había conocido a Donald Trump y respondió que una vez, en un vuelo de Florida a Nueva York a bordo del más pequeño de los aviones de Jeffrey Epstein:

Mark Epstein: “Volamos juntos en el avión de mi hermano desde Florida. Donald estaba en el avión”.

P: “¿Cuándo?”

Mark Epstein: “Hace 5 ó 10 años”.

P: “Está bien. Así que estamos hablando de…”

Mark Epstein: “Ya sea a finales de los 90 a principios de 2000. Más probable a finales de los 90”.

P: “¿Fue esa la única vez que conociste a Donald Trump?”

Mark Epstein: “Sí”.

Como se mencionó, el vuelo se realizó en el avión más pequeño de Jeffrey Epstein, no en el 727 más grande que se ha denominado “Lolita Express”:

P: “¿Fue en uno de los aviones grande, el 727?”

Mark Epstein: “No. No fue en ese, no”.

P: “Está bien. ¿Cuántas personas habían en este avión?

Mark Epstein: “Era mi hermano, yo, Donald, el piloto, el copiloto”.

Parece que Trump viajó a Nueva York en el avión más pequeño de Jeffrey Epstein luego de una estadía en Mar-a-Lago en Florida. También parece que esta puede ser la única vez que Trump voló en uno de los aviones de Jeffrey Epstein.

P: “¿Cuál fue el propósito de Donald Trump en el avión de tu hermano?”

Mark Epstein: “Tendrías que preguntarle a Donald. Creo que quería regresar a Nueva York”.

En enero de 2016, el abogado de Trump, Alan Garten, dijo a Vice News que “el candidato presidencial” no tenía relación “con [Jeffrey] Epstein, y solo lo conocía porque Epstein era miembro de Mar-a-Lago, el club privado y residencia de Trump en Palm Beach”.

Trump prohíbe la entrada a Epstein en Mar-a-Lago

Durante una entrevista en diciembre de 2018 con el usuario de YouTube The Conscious Resistance, Bradley Edwards, un abogado que representó a algunas de las víctimas de Jeffrey Epstein en un caso civil en Palm Beach, habló sobre cómo Trump era el único dispuesto a ayudarlo en el caso contra Epstein.

“Lo único que puedo decir sobre el presidente Trump es que él es la única persona que, en 2009, cuando entregué muchas citaciones a muchas personas o, al menos, notifiqué a algunas personas muy influyentes de que quería hablar con ellos, [Trump] fue la única persona que alzó el teléfono y dijo: ‘Vamos a hablar. Te daré todo el tiempo que quieras. Te diré lo que necesita saber'”, recordó Edwards.

El Mar-a-Lago Resort el 3 de abril de 2019 en Palm Beach, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Edwards agregó que Trump “fue muy útil, en la información que proporcionó, y no dio indicios de que estuviera involucrado en nada en absoluto, pero tenía buena información que verificó y que nos ayudó”.

El autor best-seller, James Patterson, quien escribió un libro sobre Epstein titulado “Filthy Rich” (“Millonario Sucio”), ha declarado que Trump prohibió la entrada a Epstein de Mar-a-Lago. En una entrevista reciente en Fox News, Patterson dijo: “Hubieron algunas quejas sobre Epstein en Mar-a-Lago. Hablé con el jefe del spa allí… Ella dijo que fue donde Trump y él echó a [Epstein] del club”.

En un artículo de diciembre de 2018 publicado por The Washington Post, se informó de una versión similar de los hechos, que señalaba que Trump había prohibido de forma permanente a Epstein de Mar-a-Lago “porque Epstein agredió sexualmente a una niña menor de edad en el club”, según los documentos judiciales presentados por Edwards.

El artículo del Washington Post también señaló que todas las partes acordaron que la participación de Trump en el caso de Epstein fue solo tangencial y que ni siquiera requeriría su testimonio:

“Los abogados involucrados en los diversos casos de Epstein dijeron que prácticamente no hay posibilidad de que el presidente tenga que testificar en un asunto en el que ambas partes acuerdan que su participación fue tangencial”.

El 9 de julio de 2019, en respuesta a las preguntas, Trump comentó sobre Epstein y dijo: “Bueno, lo conocía, como todos en Palm Beach lo conocían. La gente en Palm Beach lo conocía. Era un personaje en Palm Beach”.

Pero Trump continuó: “Tuve una pelea con él hace mucho tiempo. No creo que haya hablado con él en 15 años. Yo no era su fan. No hablábamos, hace mucho tiempo, diría que tal vez 15 años. Yo no era un fan suyo. Eso te lo puedo asegurar. Yo no era un fan suyo”.

Trump bajo un microscopio

A pesar de que Trump estuvo bajo una estrecha investigación por el abogado especial Robert Mueller durante casi dos años, no se mencionó ninguna información relacionada con Epstein.

Pero la investigación de Mueller no fue el único escrutinio al que Trump fue sometido. El Washington Times informó en un artículo de diciembre de 2017, que Glenn Simpson y su firma, Fusion GPS, que estaban detrás del llamado “expediente Steele”, habían tratado de impulsar “la idea de una relación cercana entre el Sr. Trump y Jeffrey Epstein”, pero no pudieron encontrar ningún problema o evento real relacionado con el presidente.

“El enlace Trump-Epstein parece puramente social, muy lejos de los 20 o más viajes en avión de Clinton en el jet privado “Lolita Express” de Epstein a principios de la década de 2000″, informó The Washington Times.

Trump es uno de, si no el único, candidato presidencial más investigado en la historia de los Estados Unidos. Es casi seguro que si hubiese habido una conexión desfavorable con las actividades de Epstein, se habrían descubierto hace mucho tiempo.

Sin embargo, parece que otras figuras conocidas podrían verse atrapadas en el escándalo de Epstein. Christine Pelosi, la hija de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, destacó las posibles consecuencias en un tweet del 6 de julio:

“Este caso de Epstein es horrible y las jóvenes merecen justicia. Es muy probable que algunos de nuestros personajes favoritos estén implicados, pero debemos seguir los hechos y dejar que las fichas caigan donde tengan que caer, ya sea contra republicanos o demócratas”.

Los lazos de Bill Clinton con Epstein

Durante mucho tiempo se ha informado que el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, tiene vínculos con Epstein, y el 8 de julio de 2019, en respuesta al arresto de Epstein, un portavoz de Clinton emitió una breve declaración diciendo que el ex presidente “no sabe nada” sobre los “terribles delitos” de los que es acusado Epstein:

“En 2002 y 2003, el presidente Clinton realizó un total de cuatro viajes en el avión de Jeffrey Epstein: uno a Europa, uno a Asia y dos a África, que estuvieron relacionadas con el trabajo de la Fundación Clinton”, dice el comunicado.

“El personal, los partidarios de la fundación y su Servicio Secreto viajaron en cada tramo de cada viaje. Tuvo una reunión con Epstein en su oficina de Harlem en 2002, y casi al mismo tiempo realizó una breve visita al apartamento de Epstein en Nueva York con un miembro del personal y su seguridad. No ha hablado con Epstein en más de una década, y nunca ha estado en Little St. James Island, el rancho de Epstein en Nuevo México, o en su residencia en Florida”.

Bill Clinton en el Saint Paul RiverCentre el 15 de julio de 2018 en St. Paul, Minnesota. (Adam Bettcher/Getty Images para la Fundación Auditiva Starkey)

La declaración de Clinton puede ser objetivamente correcta, pero también parece ser una mentira potencial por omisión. Hay que tener en cuenta que la declaración de Clinton solo aborda los vuelos en el avión de Epstein que tuvo lugar en 2002 y 2003. Clinton afirma que no habló con Epstein en “más de una década”. En otras palabras, la declaración de Clinton no toma en cuenta los años anteriores a 2002 y el período de 2004 a 2008.

En un artículo de 2016, Fox News informó que, sobre la base de una revisión de los registros de vuelo, Clinton había realizado “al menos 26 viajes” a bordo del jet privado de Epstein, que ha sido denominado “Lolita Express” por los medios. Los registros de vuelo indican que Clinton voló sin el Servicio Secreto en al menos cinco vuelos.

El artículo de Fox menciona específicamente el año 2001, el cual no fue mencionado en la declaración de Clinton, como un período en el que Clinton viajó a bordo del avión de Epstein:

“Los viajes entre 2001 y 2003 incluyeron viajes prolongados por todo el mundo con Epstein y otros pasajeros identificados en sus manifiestos por sus iniciales o nombres, incluyendo ‘Tatiana’. El avión obtuvo su apodo inspirado en Nabakov porque, según informes, estaba equipado con una cama donde los pasajeros tenían sexo en grupo con chicas jóvenes”.

Es posible que el expresidente esté en lo cierto al afirmar que nunca ha estado en Little St. James Island, la isla privada de Epstein. De hecho, Fox informó que los registros de vuelo no muestran a Clinton a bordo de ningún vuelo a St. Thomas, el aeropuerto más cercano a Little St. James.

Lo que sí parece claro es que Clinton viajaba con frecuencia en el avión 727 de Epstein. Según el artículo, estos mismos registros de vuelo “muestran a Clinton volando a bordo del avión de Epstein a destinos como Hong Kong, Japón, Singapur, China, Brunei, Londres, Nueva York, las Azores, Bélgica, Noruega, Rusia y África”.

El artículo también señala que quienes viajaban regularmente con Clinton eran “los asociados de Epstein, la socialité de Nueva York Ghislaine Maxwell y la asistente de Epstein, Sarah Kellen, quienes fueron investigados por el FBI y la Policía de Palm Beach por reclutar niñas para Epstein y sus amigos”.

Durante un viaje con 5 paradas a Asia que tuvo lugar en mayo de 2002, no se incluyó a ningún agente del Servicio Secreto en los registros de vuelo. Fox News intentó forzar al Servicio Secreto a responder a solicitudes en virtud de la Ley de Libertad de Información en relación con la falta de agentes en ese viaje.

La constante presencia de Clinton en el avión de Epstein también se nota durante una declaración del piloto de Epstein, Larry Visosky, el 15 de octubre de 2009:

P: ¿Viajó Bill Clinton en el avión entre diez a veinte veces, ¿verdad?

Visosky: Sí. Él es mi principal objetivo. Recuerdo que estaba en el avión, claro.

En la Conferencia de Acción Política Conservadora de febrero de 2015, en el período previo a las elecciones presidenciales de 2016, Trump indicó a Sean Hannity de Fox que las conexiones de Bill Clinton con Epstein serían problemáticas para el expresidente:

“Buen chico. En mi opinión, se le vienen muchos problemas con la famosa isla, con Jeffrey Epstein. Muchos problemas”.

Según una carta de 2007 enviada por los abogados de Epstein Alan Dershowitz y Gerald Lefcourt, Epstein era parte del grupo original que concibió la formación de la Iniciativa Clinton Global, una división ahora desaparecida de la Fundación Clinton:

“El señor Epstein formó parte del grupo original que concibió la Iniciativa Global Clinton, que se describe como un proyecto ‘que reúne a una comunidad de líderes mundiales para diseñar e implementar soluciones innovadoras para algunos de los desafíos más urgentes del mundo'”.

La declaración de los abogados de Epstein fue reportado por primera vez por Fox News en 2016. Epstein donó USD 25.000 a la Fundación Clinton en 2006.

El pasado misterioso de Epstein

Epstein ha sido descrito como un multimillonario y un administrador financiero para multimillonarios. Es probable que ambas descripciones sean incorrectas.

El estatus de Epstein como multimillonario evolucionó a partir de declaraciones de la corte provenientes de un caso civil anterior en West Palm Beach, Florida. A pesar de una orden judicial, Epstein inicialmente se había negado a “divulgar cualquier información sobre su patrimonio neto, aparte de decir que [sic] es más de USD 50 millones”.

El juez en el caso amenazó a Epstein con la divulgación forzada de sus declaraciones de impuestos a menos que proporcionara una contabilidad más definitiva de su patrimonio neto. En los documentos presentados ante el Tribunal de Distrito de EE.UU., los abogados de Epstein declararon que valía “más de nueve cifras”, lo que, dependiendo de su lectura, deja el asunto abierto a interpretación. Nueve cifras equivalen a que Epstein es un multimillonario. Diez cifras significarían que Epstein era un billonario.

En realidad, nunca se produjeron documentos para respaldar esta afirmación, y la riqueza real de Epstein sigue siendo débil en el mejor de los casos. En 2010, Forbes informó sobre la designación de multimillonario de Epstein, señalando que Spencer Kuvin, un abogado que representó a tres de las presuntas víctimas de Epstein, dijo a la revista que “en el litigio en sí mismo nunca pudimos lograr que él proporcione información financiera verificada. Las ‘nueve cifras’ vinieron por negociación. Siguió subiendo y subiendo y subiendo. Comenzaron en cero, no nos querían decir nada en absoluto”.

Epstein nunca ha sido clasificado o incluido en la lista de los 400 de Forbes, y en una reciente revisión del caso de Epstein, los reporteros de Forbes señalaron que “Forbes nunca ha incluido a Epstein, de 66 años, en su clasificación de los multimillonarios del mundo, ya que hay pocas pruebas que sostengan que tiene una fortuna de diez cifras”.

El fiscal federal para el distrito sur de Nueva York, Geoffrey Berman, anuncia cargos contra Jeffery Epstein el 8 de julio de 2019. (Stephanie Keith / Getty Images)

Como señaló Bloomberg, “Hoy en día, se sabe tan poco acerca del negocio o los clientes actuales de Epstein que las únicas cosas que se pueden valorar con certeza son sus propiedades”.

Igualmente de incierta es la profesión de Epstein como administrador financiero para multimillonarios. La fuente reportada para la riqueza de Epstein es su firma de administración financiera, The Financial Trust Co., ubicada en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Pero ningún registro de la firma se ha hecho público, ni se ha publicado ninguna lista de clientes. Una conocida cliente de Epstein es Leslie Wexner, la fundadora multimillonaria de Limited Brands, ahora conocida como L Brands, pero se dice que Wexner rompió lazos con Epstein hace más de 10 años.

Se ha especulado que Wexner fue la fuente principal de la riqueza de Epstein. En un momento dado, Wexner asignó el poder fiduciario a Epstein “sobre todos sus fideicomisos y fundaciones privadas”, según un artículo de Vanity Fair de 2003 que se basó en entrevistas con Epstein y personas cercanas a Wexner.

La extrañeza de esta relación se destacó por primera vez en la revista New York Magazine por una persona de Wall Street que conoce a Epstein. “Es una relación extraña”, dijo la fuente.

“Simplemente no es típico que alguien con una riqueza tan enorme entregue su dinero a un tipo que la mayoría de la gente no conoce”.

En el artículo de Vanity Fair de 2003, Vicky Ward dio a conocer algunas señales iniciales de que Epstein podría no ser lo que parecía:

“No se encuentran las transacciones de Epstein que dijo Bloomberg o de las que se habló en las salas de tesorería. Los mostradores de comercio no parecen conocerlo. Es inusual que animales tan grandes no dejen huellas en la nieve”, dice un gerente de inversiones de alto nivel.

Para un hombre que tiene la reputación de haber administrado al menos USD 15 mil millones, todo para multimillonarios, parecería casi imposible que Epstein no sea conocido en las oficinas comerciales de Wall Street. Además, Epstein, según se informa, no empleó a gerentes de cartera o analistas, y le dijo a la gente que él mismo manejaba toda la parte de la inversión del negocio, y que todos los demás empleados eran puramente administrativos.

Epstein, por razones desconocidas, también fue reportado como altamente selectivo cuando se trataba de sus clientes. En el artículo de la revista New York Magazine, el famoso abogado de fusiones y adquisiciones Dennis Block dijo que una vez le envió a Epstein un cliente de USD 500 millones, solo para que Epstein rechazara al cliente. Block señaló: “Tanto el cliente como yo nos quedamos asombrados. Pero así es Jeffrey”.

El artículo de Vanity Fair cita a Epstein diciendo: “Muy pocas personas necesitan más dinero cuando tienen mil millones de dólares. La clave es no hacer que dañe más que cualquier otra cosa. (…) No quieren perder su dinero”. Pero luego el artículo continúa discutiendo la supuesta implicación de Epstein en el comercio de divisas, un mercado que es a la vez volátil y arriesgado. Apenas es el lugar al que uno va para invertir de manera segura y conservar el dinero de su cliente

El artículo también informó que “Epstein tuvo varias reuniones con Harold Levin, entonces jefe de Wexner Investments, en el que enunció ideas sobre monedas que Levin encontró incomprensibles”.

Ward, que ya no trabaja para Vanity Fair, recientemente detalló cómo su informe de la historia de 2003 debía incluir una sección importante sobre las denuncias hechas por dos mujeres jóvenes de que Epstein había agredido sexualmente, mientras una de ellas era menor de edad.

Vanity Fair respondió a una pregunta de The Daily Beast, diciendo: “Epstein negó los cargos en ese momento y, dado que las reclamaciones no estaban fundamentadas y no se había iniciado una investigación criminal, decidimos no incluirlas en lo que era una historia financiera”.

El fondo de cobertura de Bear Stearns

Según los informes, Epstein tuvo su inicio en el mundo financiero mientras trabajaba para el banco de inversión Bear Stearns, pero abandonó abruptamente la firma en 1981 bajo circunstancias menos que claras. Algunos informes de los medios indican que Epstein fue expulsado. Otros informes indican que Epstein dejó la compañía por su propia voluntad. Pero sea cual sea la razón detrás de su partida, Epstein pudo haber mantenido lazos financieros con la empresa en su lugar.

The Miami Herald informó que “como parte del acuerdo de culpabilidad, Epstein proporcionó lo que el gobierno llamó ‘consideración valiosa’ por la información no especificada que proporcionó a los investigadores federales. “No se sabe exactamente qué información proporcionó Epstein, pero como señala el Miami Herald: “El caso de delitos sexuales de Epstein ocurrió justo cuando el mercado de hipotecas de alto riesgo del país colapsó, lo que marcó el comienzo de la crisis financiera mundial de 2008”.

Según los informes del Herald: “Los registros muestran que Epstein fue un testigo federal clave en el procesamiento penal de dos ejecutivos prominentes de Bear Stearns, la correduría de inversiones global que fracasó en 2008, quienes fueron acusados ​​de fraude de valores corporativos. Epstein fue uno de los mayores inversionistas en el fondo de cobertura administrado por los ejecutivos, que luego fueron absueltos. No se sabe qué papel, si lo hubo, jugó el caso en las negociaciones de declaración de Epstein”.

El hecho de que Epstein haya sido reportado como “uno de los mayores inversionistas” en el fondo de cobertura de Bear Stearns es contrario a su interpretación de administrador único y directo de los fondos de sus clientes y plantea interrogantes sobre los propósitos detrás de las comisiones de administración.

Los rumores de chantaje han rodeado a Epstein durante años. En una presentación judicial de 2015, la acusadora de Epstein, Virginia Roberts Giuffre, dijo que Epstein la “traficó” con “muchos otros hombres poderosos, incluidos políticos y poderosos ejecutivos de negocios”. Ella dijo que “Epstein me obligó a describir los eventos sexuales que tuve con estos hombres para potencialmente poder chantajearlos”.

 

TE RECOMENDAMOS