Lucha de facciones en Beijing influirá en las elecciones del líder de Hong Kong

25 de Febrero de 2017 Actualizado: 25 de Febrero de 2017

Por cada elección para jefe ejecutivo de Hong Kong desde que la región fue entregada  a China, Li Ka-shing, el multimillonario más prominente de Asia, ha apoyado públicamente a un candidato para el puesto más alto de la ciudad. Sin embargo, en esta elección Li se opuso.

Los cuatro candidatos son viejos amigos, explicó Li en una conferencia de prensa el 19 de febrero; elegir un favorito podría “ofenderlos”, agregó.

La evasiva de Li es inusual. El magnate de bienes raíces, de transporte marítimo y de venta al por menor no escaló el mundo de los negocios de Hong Kong, y luego se sentó encima de él durante décadas, tratando a los que le rodeaban como copos de nieve. El en el pasado no ha tenido miedo de apoyar a un seguro perdedor. En las últimas elecciones, apoyó a Henry Tang por sobre el hombre de Beijing, Leung Chun-ying, quien es el que ocupa el puesto hoy.

Tal vez Li Ka-shing esté indeciso porque todavía no sabe qué clan de élite en Beijing está administrando el portafolio de Hong Kong. En los últimos cuatro años, el líder chino Xi Jinping y su predecesor Jiang Zemin han estado involucrados  en una lucha por el poder, con el primero decidido a tomar el control total que viene con su posición, y el último tratando de mantener sus feudos en diversos sectores políticos y económicos.

La visión convencional de Xi es que él está en control absoluto de China. Esta noción se ve impulsada por el hecho de que Xi, al encabezar varios grupos políticos clave y teniendo los títulos principales, es el “líder de todo” en el régimen chino.

Pero la historia ha demostrado que el poder de los líderes del Partido Comunista Chino nunca debe ser juzgado solo por el puesto, especialmente si un líder retirado del Partido no ha muerto. Mao Zedong y Deng Xiaoping agotaron a varios sucesores y permanecieron líderes supremos hasta sus últimos momentos. De la misma manera, Jiang Zemin jugó a titiritero durante el reinado de Hu Jintao, y si no fuera por un golpe de estado frustrado casi seguramente habría visto a sus propios tenientes sentados en el trono rojo.

En China, la lucha de facciones entre el gobierno de Xi Jinping y el clan de Jiang es observable a través de la campaña anticorrupción de Xi, y los esfuerzos de represalia por parte de los órganos políticos que aún no han sido completamente purgados de los seguidores de Jiang, tales como los aparatos de seguridad y de propaganda.

En la actualidad, la facción de Jiang está en declive en China continental, y muchos cuadros prominentes en el grupo de 200 altos funcionarios purgados por corrupción son partidarios conocidos de Jiang Zemin.

Mientras tanto, Xi ha afirmado recientemente su control sobre los militares y tomó el título de líder “central”, dos pasos cruciales para determinar la autoridad de un líder del Partido.

Para aquellos en Hong Kong, las señales de un cambio político notable en Beijing llegaron en la mitad posterior de 2016.

En agosto, el periódico local Sing Pao Daily comenzó a criticar fuertemente a altos funcionarios de Hong Kong y China relacionados con Jiang Zemin en rigurosas historias de portada y gráficos sensacionalistas, un movimiento muy irregular para una oficina de noticias pro-Beijing.

El mes siguiente, la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, la agencia de Beijing para manejar Hong Kong, fue censurada por los investigadores anticorrupción por la disciplina laxa además de no “hacer cumplir las políticas pertinentes del Partido Central”.

En diciembre, el líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, sorprendió a los observadores al anunciar que no iría por un segundo mandato de cinco años como jefe ejecutivo. Este periódico anticipó la retirada de Leung de la política un mes antes, citando fuentes internas.

Bajo asedio, la facción de Jiang siguió operando como el único sheriff de la ciudad, pero la presión no ha disminuido.

A finales de enero, los medios de comunicación de Hong Kong señalaron que Zhang Dejiang, superintendente de Beijing para la ciudad, declaró que Carrie Lam, la ex secretaria en jefe de Hong Kong, era la elección de Beijing como presidente ejecutivo. Zhang no hizo comentarios sobre los otros tres candidatos, el ex ministro de Finanzas John Tsang, el juez retirado Woo Kwok-hing, y un político pro-Beijing Regina Ip.

Los candidatos que reciben un claro asentimiento de Beijing suelen terminar ganando las elecciones. Esto se debe a que el comité electoral de 1.200 miembros que nomina al jefe ejecutivo está con grupos electores empresariales y sociales pro-Beijing que se alinean con los intereses de Beijing.

Pero el discernimiento de los intereses de Beijing en el clima de lucha entre facciones se ha vuelto difícil para los votantes pro-Beijing.

El 14 de febrero, el portavoz del estado, el Diario del Pueblo, criticó a los cuadros que se retiraban por intentar mantener su influencia en su departamento promoviendo lealtades antes de abandonar el puesto -un posible golpe a Zhang Dejiang, quien debe retirarse este año.

Días después, Sing Pao publicó una serie de artículos muy críticos dirigidos a Carrie Lam y a Zhang, donde Zhang es etiquetado como “el demonio de la nación” por intentar manipular las elecciones. Desde la publicación de esos artículos, el personal de Sing Pao ha sido acosado y amenazado por personajes sospechosos, y la policía de Hong Kong les ha ofrecido protección.

Mientras tanto, una fuente cercana a las discusiones en el alto liderazgo chino, dijo a La Gran Época que las “autoridades relevantes” admiran el trabajo del ex secretario de finanzas de Hong Kong y candidato a jefe ejecutivo John Tsang, y también están bien con el juez retirado Woo Kwok-hing. Tsang actualmente lidera las encuestas de popularidad para jefe ejecutivo.

Li Ka-shing ha dicho públicamente que trata las conversaciones de Beijing sobre las elecciones de Hong Kong como “rumores”. Pero también cree en la determinación de Xi Jinping de preservar y no deformar el acuerdo de “un país, dos sistemas” entre Hong Kong y el régimen chino.

Sin embargo, la renuencia de Li a elegir un candidato sugiere que ha estado vigilando de cerca la forma en que el viento político está soplando en Beijing. Siendo un hombre de negocios astuto, Li puede haber decidido que apoyar la elección de una facción que declina no es una apuesta rentable.

TE RECOMENDAMOS