La lucha de un Marine contra la caza furtiva

Por Andrew Thomas
22 de Noviembre de 2019 Actualizado: 22 de Noviembre de 2019

La caza furtiva es un grave problema en África que no solo es cruel con la vida silvestre, sino que también proporciona ingresos a los sindicatos del crimen organizado y a los extremistas violentos. Un Marine de los Estados Unidos vio la barbarie de la práctica y se sintió obligado a hacer algo. Aunque no es un extraño en la batalla, ahora tiene una nueva misión por delante. Esta es su lucha contra la caza furtiva.

Ryan Tate siempre fue patriótico al crecer en Tampa, Florida. Cuando tenía 16 años, vio por televisión el segundo avión que chocó contra el World Trade Center. Después de presenciar ese ataque cobarde, su deseo de unirse al Cuerpo de Marines se solidificó. Además, el joven necesitaba estructura y disciplina en su vida.

Tate quería estar en primera línea y se alistó en el Cuerpo de Marines como soldado de infantería. Durante su servicio, fue desplegado tanto en Irak como en el sudeste asiático.

“Mi experiencia en el Cuerpo de Marines fue increíble. Eso marcó la pauta para el resto de mi vida. Me convirtió en un hombre. Me hizo ser quien soy hoy”, dijo Tate a The Epoch Times.

Caza furtiva y barbarie

Tate aprendió algunas lecciones duras y valiosas a una edad temprana. Fue testigo de lo peor y lo mejor de la humanidad. Fue testigo de actos de valor y heroísmo, pero también aprendió que la vida es injusta.

Mientras Tate estaba en el Cuerpo de Marines aprendió habilidades de liderazgo, cómo adaptarse, innovar e improvisar sin muchos recursos.

Después de brindar servicio activo desde 2003 hasta 2008, Tate comenzó a trabajar para el Departamento de Estado de Estados Unidos. Trabajó en detalles de seguridad para diplomáticos extranjeros y nacionales. Sin embargo, no encontró su trabajo satisfactorio.

Ryan Tate con un rinoceronte. (Cortesía de Veterans Empowered to Protect African Wildlife)

Tate encontró su vocación después de ver un documental sobre la vida silvestre en la CNN. El documental presentaba a un elefante tendido en medio de un camino. Los cazadores furtivos le habían cortado la cara al elefante, y Tate quedó impactado.

La siguiente pieza de la filmación mostraba un rinoceronte que había sido tranquilizado por los cazadores furtivos. Los cazadores furtivos le habían cortado la cara y el rinoceronte se despertó. Los veterinarios trataron de llegar a este, pero el animal estaba asustado y no les dejaba acercarse. Trágicamente, el rinoceronte se desangró.

“Lloré como un bebé durante una semana. Llamé fuera del trabajo. Esto me impresionó mucho. Fue un momento del 11 de septiembre para mí. Fue un momento en el que supe que si no tomaba medidas sería uno de los mayores arrepentimientos de mi vida, y no quería vivir con eso”, recordó Tate.

Una nueva misión

Tate comenzó a sugerir la protección de la vida silvestre como una propuesta del gobierno de Estados Unidos, y su carrera fue amenazada por un secretario de Estado adjunto. Sin embargo, no iba a dejar que un burócrata le impidiera perseguir algo que le apasionaba.

Tate renunció al Departamento de Estado de Estados Unidos en marzo de 2014, y lanzó su organización sin fines de lucro llamada “Veterans Empowered to Protect African Wildlife” (Veteranos con poder para proteger la vida silvestre africana), también conocida con el acrónimo VETPAW.

Ryan Tate (Izq.) con uno de los veteranos de su equipo. (Cortesía de Veterans)Empowered to Protect African Wildlife)

Él y otros veteranos comenzaron a entrenar, asesorar y ayudar a los guardaparques locales y a los conservacionistas en África. El objetivo es transmitir habilidades que ayuden a mantener vivos a los guardaparques y a los conservacionistas, a la vez que se aumenta la tasa de supervivencia de la vida silvestre.

Tate y su equipo entrenan a los guardaparques en habilidades médicas en el campo de batalla, operaciones nocturnas, manejo del área de operaciones, habilidades de liderazgo y tiro.

Uno de los mayores desafíos es que los guardaparques patrullen las enormes reservas. Algunos de ellos son un cuarto de millón de acres, con 10 a 20 guardaparques responsables de toda el área.

Métodos

Tate y su equipo desarrollaron una base de datos de información relevante, y pueden poner una sobreimpresión en el mapa del área de la reserva. De esta manera, pueden reducir de la mejor manera posible las áreas de mayor riesgo para los cazadores furtivos. Recopilan información de incidentes pasados de caza furtiva, analizan las huellas de los pies y registran la ubicación de las cercas cortadas.

VETPAW también emplea una técnica llamada mapeo del terreno humano y reconocimiento de patrones de comportamiento, que enseña a los guardaparques a pensar como un criminal o un cazador furtivo.

Ryan Tate está en una misión para combatir a los cazadores furtivos. (Cortesía de Veterans Empowered to Protect African Wildlife)

De esa manera, los guardabosques pueden reconocer el comportamiento sospechoso y tomar medidas. De hecho, los guardaparques pudieron reconocer y detener a ocho cazadores furtivos después de la primera sesión de entrenamiento. La enseñanza también va en ambos sentidos.

“Aprendemos tanto de los guardabosques como ellos aprenden de nosotros. Han vivido en estas comunidades desde siempre”, explicó Tate.

Tate y su equipo adaptan las habilidades que aprendieron en el ejército a la misión de los guardabosques. VETPAW enseña a los guardaparques tácticas de patrullaje y medicina de campo de batalla, y cómo adaptar esas tácticas a la lucha contra la caza furtiva.

Las Misiones

Una de las primeras misiones de VETPAW se llamó Operación Tanzania. El objetivo era ayudar al gobierno tanzano a desarrollar un grupo de trabajo basado en la inteligencia para combatir la caza furtiva. El objetivo era que los guardaparques persiguieran a los grandes capitanes de la caza furtiva, con el asesoramiento y apoyo de los veteranos de VETPAW. La operación dio lugar a numerosas detenciones de presuntos cazadores furtivos, incluidos algunos de los principales actores implicados en la red criminal.

La siguiente misión de VETPAW fue la Operación “Rhino Shield”. La operación tenía por objeto repoblar un santuario en la provincia de Limpopo, en Sudáfrica. El equipo trasladó rinocerontes negros a la zona, y esa zona no había tenido rinocerontes negros en más de 200 años. Ahora, hay una población creciente de rinocerontes negros y blancos.

La misión más reciente de VETPAW es la campaña “Fuerza para la Naturaleza”, que es un esfuerzo para reubicar a los rinocerontes blancos y negros de las áreas de alto riesgo en santuarios seguros. La meta es que eventualmente regresen a su hogar original y repoblar otras áreas.

Ryan Tate con un elefante. (Cortesía de Veterans Empowered to Protect African Wildlife)

VETPAW, los guardaparques y conservacionistas no solo están trabajando para proteger la vida silvestre, sino que también están tratando de desbaratar a las organizaciones criminales y a los extremistas violentos que se benefician de la industria de la caza furtiva. Grupos como “Boko Haram” y “Al-Shabab” apoyan muchas de sus operaciones con la caza furtiva.

Además, muchos países de África dependen de una gran industria turística. Sin vida silvestre, la industria del turismo disminuye. A su vez, la inestabilidad económica resultante hace que las comunidades sean vulnerables a los extremistas violentos.

Para Tate, salvar a estos animales ha ayudado a salvarlo a él también.

“En mi honesta opinión, estos animales me salvaron la vida. Tomé todo mi estrés postraumático y mis emociones de la guerra y las metí en un frasco, y lo enrosqué tan fuerte como pude. Cuando vi ese rinoceronte con la cara cortada y empecé a llorar como un bebé, ese animal básicamente abrió ese frasco de emociones que tenía, y me obligó a lidiar con ello”, dijo Tate.

*****

A continuación:

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS