Made in China 2025: Otro sueño del PCCh truncado

Por Antonio Graceffo
30 de Septiembre de 2021
Actualizado: 30 de Septiembre de 2021

Análisis de noticias

Desde el principio de su mandato, Xi Jinping ha estado predicando la necesidad de China de acabar con el dominio mundial de Estados Unidos, crear la independencia de China y reescribir el orden social global.

El Partido Comunista Chino (PCCh) atribuye nombres a los diversos planes e iniciativas que espera que culminen en la dominación global de China, incluyendo “Made in China 2025” (MIC 25), la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI), la “prosperidad común”, la “doble circulación” y una serie de otras iniciativas. Recientemente, Xi intensificó la retórica nacionalista, pero parece que la MIC 25 y la BRI han sido víctimas de la política china de cero tolerancia COVID-19 y de la represión de Xi contra todo.

Ahora, Xi está promoviendo una versión intensificada de sus anteriores narrativas sobre la independencia y la conquista global, pero parece creer que China logrará la dominación mundial reprimiendo internamente, en lugar de expandirse en el extranjero.

Cuando se anunció el MIC 2025 en mayo de 2015, el objetivo era invertir fuertemente en el desarrollo de tecnología nacional para acabar con la dependencia china de la tecnología extranjera, transformando a China en una potencia mundial de las industrias de alta tecnología. De este modo, el PCCh esperaba que las empresas chinas fueran capaces de competir a nivel mundial, haciendo que China ascendiera en la cadena de valor desde la fabricación de gama baja hasta la innovación de gama alta. Como cada uno de estos objetivos mencionados forma parte de una estrategia gubernamental más amplia, el MIC 2025 es un componente importante del objetivo de Xi de que China se convierta en una nación totalmente industrializada para 2035.

Una pantalla muestra la cobertura de noticias del líder chino Xi Jinping pronunciando un discurso durante una cumbre del Partido Comunista de China y los Partidos Políticos Mundiales, mientras la gente camina fuera de un centro comercial en Beijing el 7 de julio de 2021. (Jade Gai/AFP vía Getty Images)

El PCCh planeó mejorar los sectores financiero, educativo, sanitario y manufacturero de China, creando innovación china y mejorando la fabricación tanto de componentes esenciales como de productos finales. Áreas como el aprendizaje automático, que son difíciles de manipular mediante ingeniería inversa, fueron un foco particular de estos programas.

Otras áreas en las que se hizo hincapié fueron las redes de sensores inalámbricos, la impresión 3D, el comercio electrónico industrial, la computación en la nube y el big data. Los bancos estatales y las instituciones financieras pusieron fondos a disposición de las empresas que realizaban investigaciones, especialmente en el área de los semiconductores. El objetivo concreto era que China pasara de su actual nivel de autosuficiencia en semiconductores del 16 por ciento a un objetivo del 70 por ciento.

El apoyo financiero de Beijing incluía subvenciones, incentivos fiscales, subsidios a la investigación, préstamos a bajo interés y bonos. La financiación y los planes estatales condujeron a un favorecimiento de las entidades estatales y controladas por el Estado, así como de las empresas cercanas al régimen. Esto ya empezó a abrir una brecha entre los sectores público y privado, que se agravó en los años siguientes.

Los expertos de fuera de China creían que, incluso antes de la pandemia económica y de las recientes medidas represivas de Xi, el MIC 2025 no iba a tener éxito. Básicamente, el objetivo de China era inyectar dinero en investigación y desarrollo para alcanzar un nivel de desarrollo que Estados Unidos, Alemania y Japón ya habían alcanzado. Esto, en sí mismo, sería muy costoso y, al final, solo nivelaría el campo de juego, no necesariamente daría a China una ventaja. Además, Estados Unidos, Alemania y Japón no solo tienen ya la tecnología avanzada, sino que también tienen acceso a la fabricación en la India, donde los costos de la mano de obra son aproximadamente la mitad de los de China. El objetivo de Beijing, por el contrario, era desarrollar la tecnología y luego fabricar en China. Por lo tanto, parece que China no habría tenido ninguna ventaja.

Ahora, parece que el MIC 2025 y algunos de los programas anteriores han sido completamente abandonados. Antes, Xi había estado inyectando dinero en la investigación tecnológica; ahora, está exigiendo que los gigantes de la tecnología cedan gran parte de sus beneficios.

Bajo el nuevo plan de “prosperidad común”, Alibaba, por ejemplo, se comprometió a invertir 15,500 millones de dólares en desarrollo económico y social. Tencent también se comprometió a destinar 100,000 millones de dólares a diversas iniciativas sociales, al igual que Pinduoduo, Meituan y Xiaomi.

A shop for Chinese telecom giant Huawei features a red sticker reading “5G” in Beijing on May 25, 2020. (Photo by NICOLAS ASFOURI / AFP) (Photo by NICOLAS ASFOURI/AFP via Getty Images)

Pasando de promover y alentar a las empresas tecnológicas del sector privado para nutrir y desarrollar la tecnología nacional, Xi ahora está tomando medidas enérgicas contra empresas como Alibaba, Tencent, Meituan y Didi. La cancelación en el último momento de la oferta pública inicial de Ant Group es uno de los mayores ejemplos de las medidas enérgicas del PCCh contra las grandes empresas tecnológicas. Xi está regulando el comportamiento de los gigantes tecnológicos, al tiempo que les exige que regalen dinero. Esta no parece la mejor estrategia para desarrollar la tecnología y la innovación nacionales. Como es lógico, los mercados están reaccionando negativamente, y el índice tecnológico Hang Seng ha caído un 40 por ciento desde febrero.

La búsqueda de Xi de los semiconductores, en particular, se ha desviado por completo. A unas nueve millas de Jinan, la capital de la provincia de Shandong, se estaba construyendo una planta de semiconductores por parte de Quanxin Integrated Circuit Manufacturing, financiada con dinero del gobierno. Un año después, la fábrica aún no está terminada, la construcción se ha detenido y la empresa se ha quedado sin dinero. Los talentos de alta calidad que contrató Quanxin están abandonando el barco después de que la empresa fuera incapaz de hacer frente a las nóminas.

Otra empresa, Hongxin, en Wuhan, también recibió el dinero inicial del gobierno, pero al final no produjo nada. Tacoma Nanjing Semiconductor Technology, en Jiangsu, y Kuntong Semiconductor Technology, en la provincia de Shaanxi, fueron otros ejemplos de asociaciones público-privadas que se quedaron sin dinero y quebraron, antes de producir un producto final. Las células solares y los coches eléctricos son otras áreas en las que las empresas han recibido dinero del gobierno, pero se declararon en bancarrota antes de completar sus proyectos.

Con la falta de financiación y apoyo del gobierno, parece poco probable que las empresas tecnológicas chinas puedan ayudar al PCCh a cumplir los objetivos de Made in China 2025 o el objetivo de convertirse en una nación totalmente industrializada para 2035. Mientras tanto, la represión de las empresas tecnológicas, la insistencia en que mantengan células del Partido y miembros del Partido en sus consejos de administración, y que redistribuyan su riqueza de acuerdo con los decretos del gobierno, parecen políticas que las alejarían de la consecución de los objetivos de desarrollo tecnológico del régimen.

Algunos expertos creen que con el aumento de los controles gubernamentales, estas empresas de alta tecnología se convertirán en empresas casi estatales, que trabajarán para la “prosperidad común” y el “bien mayor” en lugar de para la independencia tecnológica.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS