Madre comparte fotos “preocupantes” de las condiciones insalubres de un hospital de niños en Cuba

Por Julian Bertone
30 de Octubre de 2019
Actualizado: 30 de Octubre de 2019

Una madre cubana cuya hija se encontraba ingresada en un hospital de la isla publicó fotografías del centro médico a principios de semana denunciando la situación crítica de las instalaciones: sobrecargadas, desabastecidas e incluso en precarias condiciones de higiene.

“Uno sabe con la enfermedad que entra, pero no con la que sale”, así ilustra Wendy Cirion la preocupante situación del hospital Octavio de la Concepción y la Pedraja en Baracoa en una publicación en Facebook acompañada de fotografías.

La señora Cirion denuncia que la “escasez de medicamentos en las farmacias, unido a los brotes de enfermedades de la piel e infecciones respiratorias, así como las amenazas de cólera, dengue y meningitis”, entre otras enfermedades comunes en su municipio, llevaron a un hacinamiento en las salas de pediatría del hospital.

En las fotos compartidas en la publicación pueden verse pasillos colmados de personas, camas y niños ingresados con condiciones mínimas y sin privacidad. Como las camillas no alcanzan para todos, muchos menores descansan en brazos de sus padres acompañantes.

Cirion describe a las enfermeras como “verdaderas heroínas”, ya que por trabajo y vocación, se ven en la necesidad de lidiar con un gran número de pacientes y familiares nerviosos y preocupados, que interrumpen sus jornadas con “enfrentamientos y exigencias”. 

Enfermeras cubanas en el Hospital de Cardiología Infantil William Soler de La Habana, el 27 de septiembre de 2018. (ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images)

La madre también comenta que en cuanto a los “antibióticos y otros medicamentos”, la situación parece “no moverse por el camino del alivio”, haciendo referencia a que son insuficientes y su reposición es incierta.

A medida que la crisis económica y social se profundiza bajo el régimen comunista cubano, este tipo de denuncias son cada vez más comunes y apuntan no solo a las fallas en el sistema sanitario, sino al general de las instituciones y empresas públicas que atraviesan por las mismas dificultades, además de la ya conocida falta de productos básicos para la población.

A finales de septiembre, una paciente internada en el Hospital Gineco-Obstétrico América Arias, en la Habana, denunció otra situación alarmante de la que fue testigo mientras permanecía en el centro médico.

La mujer, que decidió conservar su anonimato, reveló al periódico digital CiberCuba que el personal del hospital lavaba los guantes médicos descartables y los dejaban secar en la terraza del edificio para poder reutilizarlos.

La paciente también compartió con el periódico fotografías de lo que se encontró el la azotea. En ellas puede verse una gran cantidad de guantes descartables amontonados en tendederos e incluso regados por todo el suelo.

Las enfermeras le explicaron que hacían eso para reciclar los guantes y reutilizarlos previa esterilización. 

“Por supuesto, no es culpa de ellas, es lo que les ordenan que hagan”, comentó la mujer a CiberCuba, y añadió: “Yo me asusté mucho porque mi herida se me infectó y estaba con una sepsis después de mi cirugía”.

Los guantes médicos descartables son un elemento básico de higiene hospitalaria y a los médicos se les requiere descartarlos luego de haberlos utilizado con un paciente para evitar la transmisión y el contagio de enfermedades.

CiberCuba también reportó otro caso similar cuando un médico del Hospital Iluminado Rodríguez Rodríguez de Jagüey Grande, provincia de Matanzas, escribió al periódico sobre las condiciones que experimentaba en su trabajo. 

“En nuestro centro no contamos con los insumos necesarios para una atención médica responsable. Hace alrededor de dos meses que no contamos con antibióticos de amplio espectro como es el caso de las Cefalosporinas, siendo estos piedra angular en el tratamiento de las principales causas de ingreso hospitalario”, denunció el médico.

“La situación no termina ni cerca (…) No existe solución salina fisiológica al 0.9%, ni solución de Ringer Lactato para la hidratación de los pacientes hospitalizados”, añade, al referirse a insumos esenciales de uso cotidiano en los hospitales.

Las enfermeras caminan junto a una sala de Geriatría del Hospital Comandante Manuel Fajardo en La Habana, el 6 de julio de 2017. (YAMIL LAGE/AFP vía Getty Images)

Situaciones similares fueron reportadas en informes de otros años. No se trata de un problema nuevo con la dictadura comunista de Cuba.

En 2013 ABC destacó en un artículo que “el mito de la sanidad cubana se desmorona a la misma velocidad que sus desvencijados hospitales”. Esto era hace seis años, cuando no existía la escasez de hoy y la despreocupación del régimen por la salud del pueblo era igualmente denunciada.

“La sanidad en Cuba es pésima para el ciudadano de a pie por la falta de recursos. Existe un apartheid que favorece a la élite gobernante y a los extranjeros que pagan en dólares, mientras se les niega atención médica a los presos y algunos disidentes por motivos políticos”, informó ABC con las palabras de María Werlau, directora de Archivo Cuba, una organización sin ánimo de lucro con sede en EE.UU.

El gran éxito del Sistema Nacional de Salud cubano, coinciden los expertos, es que “la propaganda oficial lo ha convertido en el mejor del mundo”, pero la realidad para los pobladores es diferente, señala el informe.

Con información de Pachi Valencia

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS