Madre invierte en máquina expendedora para hacer que sus niños hagan tareas para pagar las golosinas

Por La Gran Época
14 de Julio de 2020
Actualizado: 14 de Julio de 2020

Sarah Balsdon, madre de cuatro hijos, tuvo dificultades para cuidar de los niños durante el encierro de la pandemia del Reino Unido. En particular, conseguir que sus cuatro hijos hicieran las tareas de la casa y los deberes fue demasiado pedir. Sin embargo, eso cambió con la adquisición de una máquina expendedora de segunda mano.

La enfermera de 29 años de Ashington, Northumberland, Reino Unido, pagó 100 libras (125 dólares) por la máquina expendedora que funcionaba con monedas, que dispensaba chocolate, caramelos y papas fritas. Ella y su marido, Kyle, de 29 años, la compraron como último recurso después de que sus cuatro hijos, Shannon, de 9 años, Lucy, de 8 años, Jack, de 5 años y Elijah, de 2 años, se negaran a ayudar en la casa.

Shannon, de 9 años, Lucy, de 8, Jack, de 5 y Elijah, de 2, con la máquina expendedora (Caters News)

Mientras pasaban más tiempo en casa durante el cierre, también estaban pidiendo golosinas más de lo habitual, señaló la madre. “También empezaron a subirlas a escondidas sin que yo lo supiera”, compartió Sarah con CafeMom.

“Los refrigerios saludables son gratis pero de esta manera tendrán que hacer trabajos y tareas escolares para ganar dinero para comprar los dulces de la máquina expendedora”, dijo Sarah a Caters. “Durante el encierro, los niños han querido dulces todo el tiempo y niegan a ayudar en la casa”.

Ella tuvo la idea de una máquina expendedora en casa por casualidad, pero pronto se dio cuenta que era genial. Al principio, a los hijos de la familia les pareció “malo”, dijo. Sin embargo, poco después empezaron a ayudar en varias tareas como descargar el lavavajillas, quitar el polvo, ordenar sus habitaciones y sacar las botellas de leche usadas para el lechero.

La máquina expendedora que Sarah Balsdon compró para que sus hijos pudieran pagar sus propios dulces y golosinas (Caters News)

Por su parte, los niños empezaron a desarrollar un sentido de iniciativa empresarial mientras ahorraban dinero para pagar los refrigerios de la máquina expendedora. Los precios no eran altos, pero aún así sus hijos tendrían que ganarse el dinero de la merienda.

También ha sido una forma de reducir la comida basura y fomentar una alimentación más saludable, dice Sarah. “Estaba cansada de las discusiones sobre los refrigerios poco saludables, así que espero que esto los anime a trabajar por ellos”, dijo la madre, aunque admite que no sabe por cuánto tiempo funcionará la estrategia.

Sarah Balsdon con su marido Kyle, ambos de 29 años, e hijos, Shannon, de 9, Lucy, de 8, Jack, de 5, y Elijah, de 2 (Caters News)

Sarah compartió su estrategia de golosinas en las redes sociales, aunque no pensó en que se volviera viral. Muchas personas en la web compartieron en su mayoría reacciones positivas, dice ella. “¡Veamos si pueden conseguir dulces y golosinas ahora!”, escribió el 24 de mayo. “Creo que la gente está entendiendo que los niños están aprendiendo acerca del dinero”.

Al mismo tiempo, el encierro ha causado molestias a Sarah y a su marido, añade.

“Como los niños están fuera de la escuela, ha sido muy difícil cuidar a los chicos”, compartió. “He estado en el trabajo todo el tiempo y mi marido estuvo de permiso durante seis semanas, pero ahora regresó al trabajo. Las niñas regresan de la escuela a cuidar a los niños”.

En un tono positivo, añade: “Siempre hay formas divertidas de mantener el control de la paternidad en momentos difíciles como el encierro”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

 

TE RECOMENDAMOS