Madre italiana que queda sin trabajo cocina su receta familiar de lasaña gratis para todos

Por Agencia de noticias
30 de Junio de 2020
Actualizado: 30 de Junio de 2020

Cuando Michelle Brenner perdió su trabajo debido a la pandemia, decidió utilizar su tiempo extra y una receta familiar de lasaña para crear un movimiento de comida gratis en su comunidad de Washington.

Hasta el momento, ha hecho más de 1275 bandejas de lasaña para amigos, vecinos, socorristas y cualquiera que necesite una buena comida fresca, sin cobrarle a nadie.

Para Brenner, esta es una labor de amor y no tiene planes de parar.

“Sabía que era el momento en mi vida para devolverle a la gente que me preparó el camino hasta tener los 45 años de vida que he tenido”, le dijo a CNN.

La lasaña congelada no es un regalo

Brenner, quien se mudó a Gig Harbor, Washington, hace unos seis años, fue despedida del trabajo en una tienda de ropa de hombre, después del golpe del COVID-19. Rápidamente se dio cuenta de que no es muy buena para quedarse sentada.

Michelle Brenner prepara las comidas con su receta familiar de lasaña. (Cortesía de Michelle Brenner)

La mujer dijo que decidió que quería ayudar a los miembros ancianos de su comunidad y a los que no podían salir a comprar por sí mismos debido a la pandemia.

Así que se inscribió para trabajar como compradora en Instacart. Solo pasó dos días trabajando en la aplicación de entrega de comestibles, pero durante ese tiempo, notó un artículo que sus clientes seguían pidiendo: lasaña congelada.

Uno de esos clientes era un hombre de unos noventa años. Brenner dijo que cuando ella le entregó la lasaña congelada y otros artículos, él le confesó que no había comido nada fresco en casi un mes y medio.

Ese momento inspiró a Brenner a hacer sus propias compras y recoger los ingredientes para hacer a su familia una lasaña fresca basada en la receta de su abuela.

“La lasaña congelada no es una delicia”, dijo. “No soy fan de la lasaña congelada. Soy muy italiana”.

Después de que su plato salió del horno, Brenner saltó a Facebook para hacer lo que tantos otros han hecho durante la cuarentena: compartir su comida casera en las redes sociales. En su mensaje, Brenner se ofreció a hacer su lasaña y entregarla gratis a cualquiera que quisiera una.

Comidas preparadas por Michelle Brenner usando su receta familiar de lasaña. (Cortesía de Michelle Brenner)

Cuando recibió suficientes pedidos, fue a la tienda y gastó su cheque de estímulo de 1200 dólares en ingredientes y comenzó a cocinar.

Hizo más de 130 lasañas y las distribuyó a los que lo solicitaron de forma gratuita.

“El objetivo de todo esto es difundir ese sentido de comunidad dondequiera que podamos a través del agrado de la lasaña”, dijo. “Así que no quiero que nadie se sienta excluido porque la realidad es que hay gente que no puede permitirse un dólar”.

Una operación de una sola mujer

Esta es una operación de una sola mujer. Brenner pasa de ocho a 14 horas al día cocinando sola. Ella pasó los últimos 90 días trabajando sin un día libre.

“Muchos de nosotros vamos a trabajar y queremos volver a casa de inmediato (…) pero nunca tuve esa sensación”, dijo de su reciente proyecto de cocina.

Brenner comenzó la producción en su propia casa, llevando su cocina al límite y montando una despensa de comida sin contacto en su patio delantero.

Recientemente, dijo que le dieron uso libre de una cocina comercial en el club de deportistas de Gig Harbor, permitiéndole crecer su producción.

El proceso de distribución de las lasañas ha permitido a Brenner ver el impacto de su trabajo de primera mano.

De acuerdo a su relato, una familia dijo que lloró cuando ella llegó para la Pascua, estaban sin la lasaña y otras golosinas y le dijeron que no tenían suficiente dinero para celebrar la fiesta este año. Otra mujer le dijo a Brenner que había donado la lasaña a las enfermeras que cuidaban a su madre en una sala de Alzheimer.

Brenner dijo que ella siente que su lasaña proporciona algo más que nutrición: crea una oportunidad para que los miembros de la familia se unan.

“Es una comida familiar, es tiempo de sentarse juntos, de crear recuerdos, de conversar”, declaró. “Es algo que recordarás el resto de tu vida”.

Aunque distribuye las lasañas gratis, muchos en su comunidad han querido participar. Ellos decidieron organizar una serie de recaudaciones de fondos en línea para ayudarla a mantener la producción. En las últimas nueve semanas, Brenner dijo que recaudaron más de 23,000 dólares para ella, lo que se tradujo en 1275 cacerolas de lasaña.

Aunque no sabe qué pasará cuando termine su permiso, dijo que no piensa dejar de hacer lasaña para otros. Ella llamó a la experiencia de hacer lasaña para su comunidad “un sueño hecho realidad”.

“La gente dice ‘¿estás cansada?'”, dijo, “y yo les  digo, ‘ya saben, no tengo tiempo para pensar en eso, tengo que hacer lasaña'”.

The-CNN-Wire& © 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

 

TE RECOMENDAMOS