Temerosa madre primeriza publica una ‘actualización’ de su hija con Síndrome de Down y se hace viral

Por Louise Bevan - La Gran Época
09 de Junio de 2019 Actualizado: 09 de Junio de 2019

Una “revelación de embarazo” a menudo requiere que la futura mamá emocionada con el impulso de gritar a los cuatro vientos el momento perfecto. Pero para Jessica Young Egan, de Salt Lake City, Utah, la necesidad de gritar no existía. Tenía miedo de hacer el anuncio.

Jessica fue testigo de una fila continua de parejas que anuncian sus embarazos, tres de las cuales tenían gemelos, pero recibió algunas noticias sobre su embarazo que hicieron estallar su burbuja de alegría.

La mujer de 31 años y su esposo sufrieron una ronda fallida de fertilización in vitro después de luchar durante años para concebir, pero al final, recibieron la feliz noticia  que esperaron en tanto tiempo: Jessica estaba embarazada. Sin embargo, la euforia de la pareja no duró mucho.

Un análisis de sangre realizado a las 11 semanas detectó una trisomía 21, también conocida como síndrome de Down, un trastorno cromosómico genético que causa reveses en el desarrollo. Al hablar con Mamamia, Jessica se abrió: “En ese momento sentí una devastación extrema”.

Foto cortesía de Jessica Young Egan

Jessica temía mucho que su bebé no fuera aceptada o celebrada como la de sus otras colegas. “Pasé los siguientes tres días en casa llorando, con miedo de compartir con alguien la noticia”, recordó.

Foto Cortesía de Jessica Young Egan

Jessica y su esposo, deseosos de conocer el diagnóstico de su bebé por nacer, se pusieron en contacto con la Fundación para el Síndrome de  Down local. Aprendieron que el trastorno es el resultado de una división celular anormal en el útero: la formación de una copia extra completa o parcial del cromosoma 21. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos cada año nacen alrededor de 5300 bebés con este trastorno en dicho país.

Foto cortesía de Jessica Young Egan

La pareja consciente, después de hablar con la fundación, se dio cuenta  que sus temores se disiparon. “Comenzamos a entender que el síndrome de Down no era nada que temer”, dijo Jessica. “Cuando nuestra bebé [Gwendolyn] nació, nos sentimos abrumados por su amor”.

Para cuando la bebé Gwendolyn tenía dos meses de edad, sus padres estaban profundamente enamorados de la pequeña.

Deseosa de asegurar a otros padres que un diagnóstico de síndrome de Down no es nada que temer, y con un poco de experiencia en el mundo real a sus espaldas, Jessica decidió publicar en Facebook una “revisión” de su experiencia como madre hasta el momento. Utilizó el eufemismo humorístico de “hacer un pedido” de un bebé para aligerar el ánimo. “Cuando hice mi pedido, dije: ‘Cantidad regular de cromosomas, ¡por favor!'”, comenzó a decir. “Eso es lo que todos los demás tienen, y lo que yo también quería”.

Foto cortesía de Jessica Young Egan

“Me llamaron poco después que mi pedido estaba en producción”, continuó Jessica, “y me dijeron ‘buenas noticias, ¡seguimos adelante y te actualizamos a cromosomas adicionales gratis! Recibirá los cromosomas extra con su pedido completo en 9 meses'”. Ella continuó expresando una indignación cómicamente exagerada sobre el cromosoma extra de su bebé nonato, pero al final llegó a la conclusión que la “actualización”, era aceptable: “Decidí que recibir mi pedido con cromosomas adicionales era mejor que no recibir ningún pedido, así que me acomodé para esperar a que llegara esta actualización sorpresa”.

Jessica compartió lo mucho que adora a su hijita, y animó a otros futuros padres a aceptar su “actualización de cromosomas adicionales” si se presentaba la oportunidad: fue su manera de decir, sin lugar a dudas, que ni ella ni su esposo albergan ningún miedo residual. La bebé Gwendolyn es perfecta.

Foto cortesía de Jessica Young Egan

“He publicado algunas fotos debajo del producto terminado”, concluyó la ingeniosa madre, “y se puede ver que el cromosoma extra vale la pena…. Lo compraría de nuevo con seguridad”.

Mamamia informó que el posteo fue publicado al principio para familiares y amigos, pero sus ingeniosas palabras se volvieron virales, al ser compartidas la enorme cantidad de 74.000 veces desde que fueron publicadas. Y la retroalimentación fue para Jessica un gran apoyo. “Espero que la gente encuentre consuelo en mi posteo” añadió, “pero también espero que las personas que no tienen experiencia con el síndrome de Down u otras anomalías cromosómicas tengan sus mentes y corazones abiertos”.

Foto cortesía de Jessica Young Egan

Jessica compartió un sueño que tuvo sobre el futuro de Gwendolyn: “Nuestra niña crecía y trabajaba en una tienda de decoración de moda, y también era una talentosa chef”, compartió. “Mi esperanza es que no exista un límite para lo que pueda llegar a ser”.

Con el amor y la aceptación de la familia, los amigos y la sociedad en general, el cielo es el límite para Gwendolyn.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS