Madre se ve obligada a alimentar con la mano a su hijo adicto a los videojuegos porque se niega a dejar de jugar

Por Simon Veazey - La Gran Época
23 de Febrero de 2019 Actualizado: 23 de Febrero de 2019

Una madre fue filmada alimentando a su hijo de 13 años con sus manos mientras el niño se niega a levantar los dedos del teclado durante una sesión de videojuego de 48 horas en un cibercafé.

Los ojos del niño no se mueven de la pantalla mientras su madre le lleva trozos de comida a la boca, diciendo: “Mi pobre hijo… Aquí, come ahora”. En lugar de eso, se pone nervioso, preocupado de que ella pueda interrumpir su juego.

Su madre, Lilybeth Marvel de 37 años de edad, puede ser vista en el video transportando el plato del desayuno desde su casa hasta el café de la ciudad de Nueva Écija, en Filipinas.

Mientras pone comida en la boca de su hijo parece animarlo para que regrese a casa.

Según el Daily Mail, uno de los medios de comunicación que obtuvo el video, a la mujer le preocupa que no coma nada si no le lleva comida durante las maratónicas sesiones de su videojuego favorito llamado “Rules of Survival”.

El chico, Carlito García, ha faltado a la escuela para estar en estas sesiones de videojuegos, que su madre dice que lo dejen como un “zombie”.

Según el Mirror, ella dijo: “Solía quejarme de sus juegos online. Pero eso no funcionó. Así que estoy intentando un enfoque diferente”.

“Trato de hacerle sentir que, pase lo que pase en su vida, soy su madre que lo ama y lo cuida”.

Cuando ella trató de prohibirlo, él se escabullía para satisfacer su hábito.

Ella dice que lo sacaron de la escuela debido a su adicción.

La abuela de Carlito también esta profundamente preocupada por su salud y le sigue enviando vitaminas ya que siente que podría estar desnutrido.

Adicción a los videojuegos recibe reconocimiento oficial

El creciente uso de computadoras, teléfonos inteligentes y dispositivos de videojuegos en las últimas décadas ha dejado a muchos padres preocupados por el impacto potencial en la salud de sus hijos, ya que los estudios sobre el tema van atrasados en relación al avance tecnológico.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud añadió el “desorden de los videojuegos” a su lista de clasificación de enfermedades, a pesar del desacuerdo de la industria de los videojuegos.

La clasificación de la OMS enumera tres síntomas clave.

Jugadores compiten en juegos de PC en el stand de ‘Nvidia’ durante la Electronic Entertainment Expo E3 en el Centro de Convenciones de Los Ángeles el 13 de junio de 2017. (Christian Petersen/Getty Images)

“Uno es que el comportamiento de juego toma prioridad sobre otras actividades en la medida en que otras actividades son llevadas a la periferia”, dijo a CNN el Dr. Vladimir Poznyak, miembro del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

La segunda característica es “el control deficiente de estos comportamientos”, señaló Poznyak. “Incluso cuando ocurren consecuencias negativas, este comportamiento continúa o se intensifica”.

Por ejemplo, alguien puede negarse a comer o beber a pesar de tener hambre y sed.

La tercera característica es la angustia y el deterioro significativo en el funcionamiento personal, familiar, social, educativo u ocupacional, dijo Poznyak. El impacto puede incluir “patrones de sueño alterados, problemas de dieta, o deficiencia en la actividad física”.

Otros estudios han comenzado a sugerir que las pantallas ubicuas podrían estar dañando el desarrollo de los niños pequeños.

Un estudio publicado el año pasado en el Journal of the American Medical Association mostró que una mayor cantidad de tiempo frente a una pantalla entre las edades de 2 y 3 años estaba asociada con un desempeño de desarrollo más deficiente entre los 3 y 5 años.

Foto de archivo de una niña pequeña usando un iPhone. (Getty Images)

“Las pantallas se han convertido en una preocupación significativa para los padres, así que queríamos saber más sobre cómo el tiempo frente a una pantalla estaba afectando las trayectorias de desarrollo de los niños”, aseguró a Healthline, Sheri Madigan, profesora adjunta de la Universidad de Calgary y autora principal del estudio.

“Estábamos particularmente interesados en el impacto a largo plazo de las pantallas, por lo que hicimos un seguimiento de los niños a lo largo del tiempo, desde los 2 hasta los 5 años, y evaluamos repetidamente tanto el tiempo frente a las pantallas como los resultados del desarrollo de los niños”, señaló Madigan.

El estudio no fue el primero en mostrar que demasiado tiempo frente a las pantallas afecta el desarrollo de los niños, pero fue el primero en confirmar sus efectos a largo plazo.

**********

Mira a continuación:

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS