Maduro dice que entregará una mina de oro a cada gobernación para que salgan de la crisis

16 de Octubre de 2019
Actualizado: 16 de Octubre de 2019

El dictador venezolano Nicolás Maduro anunció este martes por una transmisión televisada que entregará una mina de oro a cada gobernación oficialista para que hagan frente a la crisis económica que atraviesa el país.

“Voy a proceder a entregar una mina de oro en pleno proceso productivo, en plena capacidad productiva, a cada gobernación de los estados bolivarianos para la producción de recursos en divisas convertibles para nuestro pueblo”, dijo Maduro desde el Palacio de Miraflores.

Asimismo, indicó que los gobernadores dispondrán sin intermediarios y “de inmediato” de los recursos que extraigan de los yacimientos que les correspondan para luego poder invertirlos en las varias necesidades de sus estados, y con esto sortear el “bloqueo económico” impuesto por Estados Unidos. 

“Déjame explicarlo compadre”, dijo Maduro encabezando un encuentro con gobernadores bolivarianos. “El oro llega a las regiones directamente. No llega una gota de oro, no, llegan nuestras minas. Recurso directo de la mina de oro al estado, de la mina de oro a la gobernación, al pueblo”, indicó el líder chavista.

Trabajador desciende a la mina de oro subterránea La Culebra en El Callao, estado Bolívar, sureste de Venezuela, el 1 de marzo de 2017. (Foto de JUAN BARRETO/AFP vía Getty Images)

Con esto el régimen socialista intenta hacer frente a la asfixiante falta de liquidez y a las sanciones impuestas por Washington que tienen como objetivo poner fin a la dictadura.

Venezuela está integrada por 23 estados en total, de los cuales 19 son gobernados por el oficialismo, además del distrito capital, y el anuncio va dirigido a estos últimos.

Maduro también prometió a cada uno de ellos que recibirán bimestralmente 1 millón de petros, la criptomoneda creada por el régimen ante la falta de papel moneda, para su uso “libre” en lo que haga falta dentro de sus territorios. “Esto significa que les estamos asignando entre 1,3 y 3,2 millones de euros bimensuales”, resaltó en la reunión, de acuerdo a un informe de Diario Las Américas.

Sin embargo, al igual que en otros anuncios, la dictadura dio la noticia, firmó los documentos y se quedó sin explicar u ofrecer detalles sobre cómo se llevará a cabo, en este caso, la explotación del mineral y su comercialización.

Para muchos el régimen socialista condujo a Venezuela a la peor crisis política y económica de su historia reciente, con una inflación estimada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) del 200.000% y una caída del PBI de 35% para 2019, según proyecciones presentadas por el organismo en Washington este martes.

Vista aérea de la favela de Petare en Caracas, Venezuela, el 29 de septiembre de 2019. (Foto de MATIAS DELACROIX/AFP/Getty Images)

El informe del FMI también resalta la “escasez” de bienes esenciales en Venezuela y los impactos devastadores derivados de la “profunda crisis humanitaria y la implosión económica”, según informes de varios medios de comunicación.

Actualmente la dictadura chavista se encuentra acorralada por sanciones económicas impuestas por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, que tienen el objetivo de sacar a Nicolás Maduro del poder y de frenar el saqueo del régimen chavista de las riquezas naturales del país sudamericano mientras su población queda sumida en la pobreza y el hambre.

Las sanciones apuntan, por un lado, a cualquier compañía internacional vinculada con EE. UU. que brinde apoyo a Maduro tanto en la producción como en la comercialización de petróleo venezolano o sus productos derivados; y por el otro, a empresas y funcionarios involucrados en la producción y distribución ilícita de oro.

De esta forma los fondos del régimen para mantenerse en el poder y el apoyo de otros países con intereses económicos se ven considerablemente disminuidos.

Vista aérea de una mina ilegal ubicada en el Parque Nacional Canaima, al sureste de Venezuela, el 16 de diciembre de 2014. (Foto de FEDERICO PARRA/AFP vía Getty Images)

“Vamos a perseguir de manera agresiva a aquellos involucrados con el imprudente comercio ilícito de oro de Maduro que está contribuyendo a esta crisis financiera, humanitaria y ambiental”, apuntó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a mediados de marzo luego de anunciar sanciones impuestas a la empresa venezolana Minerven y a su presidente Adrián Antonio Perdomo.

Minerven, propiedad del Estado venezolano y con sede en El Callao (Venezuela), se dedica a explorar y procesar el oro de las minas de Guayana, en el sur del país.

“La minería y la posterior venta de oro han sido una de las estrategias financieras más lucrativas del régimen de Maduro en los últimos años, ya que cientos de miles de mineros han extraído oro en minas improvisadas y peligrosas en el sur de Venezuela, todas controladas por el ejército venezolano”, argumentó Mnuchin en un comunicado.

Como consecuencia de estas sanciones, se congelaron los activos que estas entidades e individuos tienen bajo jurisdicción estadounidense y quedaron prohibidas transacciones financieras con ellas.

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS